¿Que es lo siguiente?


Tiempo: ¿congelado o quemado?

CRÓNICAS DEL CORONAVIRUS

English Français
abril 2020


Tiempo: ¿congelado o quemado?

La relojería no saldrá ilesa de esta histórica crisis del coronavirus. Su cara futura dependerá de las lecciones generales que se aprenderán de esta dramática secuencia de eventos. Porque la relojería nunca ha sido más que un espejo de la sociedad. Entonces, ¿el tiempo simplemente se ha congelado o se ha quemado? La relojería mecánica tiene una carta que jugar aquí.

E

l tiempo ha cambiado. Es como si ya no estuviera pasando de la misma manera que antes. Las horas y los minutos pasan de manera diferente que antes de la pandemia de coronavirus. Al obligar a miles de millones de terrícolas a permanecer encerrados en casa, les ha suspendido el tiempo, ya sea en una casa palaciega contra el cielo azul de las Granadinas en el caso de ciertos reclusos multimillonarios, o en una cabaña de madera donde se agolpan tres generaciones de la misma familia.

Las condiciones no son las mismas, pero por una vez, los ricos y los pobres se enfrentan al mismo miedo a un enemigo invisible pero democrático, ya que no hace distinción social (la distinción se produce después de la infección, no debido al coronavirus, sino a la la humanidad).

Ahora, el tiempo ya no se extiende ante nosotros como lo hacía antes. Ya no es una flecha, disparada hacia adelante, sino un bucle dando vueltas y vueltas, hipnotizando a todo el planeta.

En consecuencia, los reclusos que todos somos tenemos en común una percepción del tiempo que ha cambiado radicalmente. Ahora, el tiempo ya no se extiende ante nosotros como lo hacía antes. Ya no es una flecha, disparada hacia adelante, sino un bucle dando vueltas y vueltas, hipnotizando a todo el planeta.

¿Cómo puede la relojería, cuya función principal es medir y mostrar el tiempo - el mismo para todos - no cambiar también?

No estamos hablando aquí de los cambios económicos que sufrirá el sector de la relojería, los trastornos futuros en sus canales de distribución, el problema de cómo vender las existencias que se habrán acumulado, el fortalecimiento de los principales actores o el derramamiento de sangre entre los relojeros independientes, las consecuencias para el sector industrial, las nuevas rivalidades por venir... la lista continúa.

No, al contrario de lo que algunas personas todavía se atreven a creer, no será un retorno, por gradual o abrupto, a “lo de siempre”. El largo período de desaceleración y la brutal detención impuesta a la agitación implacable, la aceleración interminable del tempo, la tiranía del tiempo real, dejarán una marca profunda.

¿Cómo puede la relojería, cuya función principal es medir y mostrar el tiempo - el mismo para todos - no cambiar también?

¿NOS RALENTIZAREMOS O NOS ACELERAREMOS?

O bien, aprenderemos una lección de este K.O. técnico, que nos comprometerá a reducir la velocidad, reflexionar, y por fin tratar de cambiar lo que debe cambiarse por el bien del planeta y optar por el largo plazo.

O, de lo contrario, sucederá lo opuesto: la precipitada carrera comenzará de nuevo más rápido que antes. El tiempo girará fuera de control.

En cualquier caso, la tendencia general (porque escucharemos y veremos todo tipo de cosas) dictará qué será de la industria relojera.

Si el tiempo se ralentiza, los relojes mecánicos pueden convertirse en el talismán de eso. Si el mundo pisa los frenos, la esfera personal se reducirá a proporciones más íntimas. El reloj que hace tictac calma y dice la verdad. Cuenta los minutos de manera imparcial. Es como el hogar de una casa.

Si el tiempo se ralentiza, los relojes mecánicos pueden convertirse en el talismán de eso.

Estilísticamente, para los relojes esto significaría un retorno a una mayor mesura, un mayor clasicismo. Su función sería relajar, en lugar de flexionar los músculos. Para ser transmitido en lugar de estar condenado a la obsolescencia.

Pero si, por el contrario, el tiempo se acelera de nuevo de manera desenfrenada y el dios de todas las cosas, el objetivo final, se convierte en tiempo real, para transacciones, comunicaciones, intercambios, desmaterialización, en ese caso los relojes se transformarán irrevocablemente en una plataforma ultra-inteligente que hace posible todos estos intercambios instantáneos, su función de contar el tiempo existe solo para controlar el resto. En este escenario, los relojes mecánicos atenderán únicamente a un nicho de mercado ultra-lujoso en la cima de la pirámide. Un objeto fetiche de un mundo desaparecido.

“Si, por el contrario, el tiempo se acelera nuevamente, los relojes se transformarán irrevocablemente en una plataforma ultra-inteligente.”

Tiempo: ¿congelado o quemado?

CHI VA PIANO, VA SANO

Seamos optimistas e imaginemos que el mundo decide ir piano y, por lo tanto, ir sano. Es realista tener dudas sobre la naturaleza humana, que es ciega por naturaleza, pero siempre se puede tener esperanza.

Lo que ha impresionado a todos es la rapidez con que esta pandemia se ha extendido por todo el mundo. Como si las manecillas del tiempo se hubieran acelerado repentinamente para retrasarnos. La velocidad vertiginosa de esta contaminación refleja exactamente el flujo incesante de personas y bienes que circulan como la sangre neoliberal (y post-comunista) de la globalización.

Lo que ha impresionado a todos es la rapidez con que esta pandemia se ha extendido por todo el mundo. Como si las manecillas del tiempo se hubieran acelerado repentinamente para retrasarnos.

Una ilustración perfecta y una demostración de esta circulación es proporcionada por este gráfico animado por ordenador del New York Times, que rastrea el progreso global del virus geográficamente y temporalmente mediante el monitoreo de teléfonos móviles (los relojes del siglo XXI) desde el cluster inicial, el Mercado de frutos del mar de Wuhan.

Clique aquí para leer: How the Virus Got Out de Jin Wu, Weiyi Cai, Derek Watkins y James Glanz, March 22, 2020, The New York Times.

Tiempo: ¿congelado o quemado?

El espacio y el tiempo parecen haber sido casi aniquilados por la velocidad de estos flujos que, paradójicamente, han resultado en una detención total. Los objetivos en los que nos hemos convertido han sido alcanzados por flechas rápidas. De forma sorprendente, pararon el tiempo. Y nos abocaron a un período de confinamiento en un espacio estrictamente limitado, y a la inmovilidad forzosa. Por lo menos, esta paradoja plantea ciertas preguntas.

En este contexto, ¿cuál es el significado del tictac de un reloj? En lugar de indicar el progreso del tiempo, el giro mecánico de las ruedas dentadas se ha convertido en una cuenta regresiva.

¿Cuál será el legado de este experimento incomparable del tiempo compartido por casi tres mil millones de personas?

Vivir a través del coronavirus es una experiencia filosófica que aún está en curso. A diferencia de la guerra y sus enemigos que son como nosotros (pero piensan de manera diferente), el virus no tiene plan, ideología ni conciencia. Ha surgido, y eso es suficiente. Se podría decir que es un estoico sin saberlo. Nos tiene cogidos por la garganta y nos obliga a considerar nuestra condición como seres muy temporales directamente por los ojos. Como los dioses ahora están ausentes para siempre, nos dice que nos recuerda que todos estamos sujetos a una sola ley común: la del tiempo, ¡y el suyo es limitado! Y para asegurarnos de no olvidar esta lección fundamental, ¡qué mejor objeto de transición que un reloj mecánico, cuya reserva de marcha es limitada!

Audemars Piguet Millenary Frosted Gold Philosophique

Por Jasmine Audemars, “El Millenary Philosophique se toma un descanso de los apresurados minutos de nuestro mundo y le invita a establecer su propio ritmo” (foto de Liam O’Donnell para Watchonista).

Se refiere al primer Philosophique, lanzado en 1982 por Audemars Piguet en respuesta a otro tipo de amenaza en aquel tiempo: el “virus” del cuarzo.

Tiempo: ¿congelado o quemado?

Visite los archivos de Europa Star - ¡Únase a nosotros como miembro del Club!
Como novedad se han añadido 40.000 páginas, desde el año 1950
Nuestra base de datos incluye a más de 100.000 páginas y 70 años de historia de la relojería con todas las herramientas de búsqueda a su disposición. Un tesoro para todos los conocedores profesionales y aficionados.