archivos



El Reverso, único durante 80 años

English Pусский 中文
agosto 2011


1931

Thomas Edison murió, el Empire State Building en Nueva york fue finalmente acabado (con un coste de 40 millones de USD), Al Capone fue sentenciado a 17 años de prisión, Josephine Baker cantó J´ai deux amours, Charlie Chaplin presentó Luces de la Ciudad, y Marconi, inventor de la radio, proveyó a Radio Vaticano con la más poderosa emisora del mundo de onda corta.

En la India Británica, que tenía por aquel entonces poco más de 350 millones de habitantes, Mahatma Gandhi firmó un acuerdo con el virrey, Lord Irwin, dando a los pobres del subcontinente el derecho a recolectar la sal por sí mismos. Al mismo tiempo, también en Bombay, los oficiales del ejército británico, expertos en polo, llevaban un nuevo y por completo sorprendente reloj - el Reverso.

Como su nombre indica, se trataba de una construcción revolucionaria y elegante que permitía que la caja del reloj pudiera girar a fin de proteger la esfera contra los posibles golpes que pudiera recibir durante sus rigurosos juegos. Un pequeño detalle se convirtió rápidamente en algo muy importante - la parte de atrás de esta caja giraba, lo que ofrecía no sólo una impecable protección impecable para el reloj, sino que también tenía una hermosa superficie pulida que permitía cualquier tipo de personalización. El hombre que presentó este Reverso, con su estilo Art Déco se llamaba César de Trey, un rico hombre de negocios suizo que recientemente se había involucrado en la promoción de relojes finos. Un año antes, mientras viajaba por la India, uno de los oficiales Ingleses le dio su reloj que se había roto desgraciadamente durante un furioso partido de polo. El oficial desafió a César de Trey para tratar de buscar y encontrar un cronómetro que fuera resistente a las sacudidas y roturas durante el juego.

A su regreso a Suiza, de Trey se puso en contacto con un fabricante de relojes que él conocía bien, Jacques-David LeCoultre. La manufactura que LeCoultre dirigía era una de las más completas y modernas que existían, y había diseñado y producido ya cerca de 200 calibres cronógrafos diferentes, además de ser responsable de muchas innovaciones técnicas en el dominio de la producción de relojes mecánicos. Jacques-David LeCoultre trabajaba generalmente con una marca parisina llamada Jaeger. Juntos, ya habían diseñado, en 1925, el revolucionario reloj Duoplan. Este reloj combinaba la miniaturización extrema y la excelencia técnica, gracias a la construcción del movimiento en dos planos escalonados, lo que permitía a los diseñadores mantener un gran equilibrio a pesar del pequeño tamaño de la pieza.

Trabajando juntos, Jaeger y LeCoultre cumplieron con los requisitos de César de Trey con una caja capaz de girar sobre sí misma de modo que sólo el metal estuviera expuesto a cualquier posibilidad de choque. El 4 de marzo de 1931, el ingeniero Alfred Chauvot, a quien se le confió la realización del proyecto, presentó una patente para un reloj, «capaz de girar sobre sí mismo para caer en su soporte». Había nacido una leyenda: el Reverso. Pero en 1931, todavía nadie sabía que estos primeros pasos serían el comienzo de una gran saga. Rápidamente, este reloj llamó mucho la atención, y lo hizo mucho más allá del círculo de los oficiales británicos jugadores de polo. De hecho, el Diccionario, al tiempo que protege perfectamente el reloj - la razón de su invención - es también un magnífico objeto en sí mismo. Sus formas puras y geométricas encarnaban el espíritu moderno del Art Déco, el movimiento de estilo que daría a luz a lo que hoy llamamos «diseño».

El Reverso pasaría a disfrutar de un éxito extraordinario, mucho mayor debido a las infinitas posibilidades de personalizar la caja. Asociando tanto la tecnología como la elegancia, el Reverso es también un reloj «emocional». La parte trasera de acero o de oro del reloj es como una «hoja en blanco», que cualquiera puede grabar o decorar de acuerdo a su propia voluntad. Ya en sus primeros años de existencia, el Reverso se utilizó de esta manera y, para millones de sus fieles seguidores, se convirtió en una pieza única.

El Reverso, único durante 80 años

Brevet N° 159982 – René Alfred Chauvot, REVERSO 1931

2011

Ochenta años (y 50 calibres mecánicos dedicados) más tarde, sería un eufemismo decir que el Reverso sigue tan vivo como siempre. Elevado a objeto de culto, es decir, anclado en la historia, pero sin dejar de ser nunca una pieza contemporánea, ha dado a luz a una rama de la relojería con características totalmente únicas. Desde el original arte de la reversión, se ha creado más de mil usos, casarse todas sus funciones con la combinación de varias caras en el mismo «cuerpo». Se asocia con la gran maestría de las complicaciones relojeras y con el arte de la joyería Relojera. Pasando entre las manos de los artesanos creativos, siendo iluminado con la pintura en miniatura, y mejorado con el esmalte.

Sin embargo, el Reverso no se ha olvidado de sus orígenes deportivos y su colección se ha ampliado con cronógrafos robustos impulsados por movimientos de altas prestaciones adaptables a todo tipo de condiciones, incluso las más extremas. En el 2006, en los archivos de la marca, se encontró un segundo dibujo de la caja - un cuadrado – que fue registrado al mismo tiempo que la famosa caja rectangular. Diseñada en 1931, la caja cuadrada que nunca se había hecho en la Manufactura Jaeger-LeCoultre se lanzó bajo el título de Reverso Squadra, un nombre decididamente deportivo.

El Reverso, único durante 80 años

Entre todos los relojes que han sido creados específicamente este año para el aniversario , dos modelos ofrecen un singular testimonio de las formas excepcionales seguidas durante la crónica del Reverso: el último reloj, y la fiel re-edición de la primera pieza.

Reverso Répétition Minutes à Rideau

Todo el por sí mismo, resume la fabulosa historia de la marca en un cronometrador excepcional, ya que sorprendentemente condensa el dominio de la complicación relojera (en este caso, el repetidor de minutos), la refinada habilidad técnica (una “cortina” totalmente única), y la excelencia estilística (la elegancia intemporal de su diseño). No sólo podemos girar el reloj y esconder una de sus esferas, sino que también se puede ocultar una las esferas, deslizando una cortina sobre ella que se compone de 16 láminas de oro blanco de18 quilates, cada una de 2,34 mm de ancho – y, es aquí donde las artes decorativas se unen a la Haute Horlogerie - cuando la cortina se mueve, directamente carga y activa el repetidor de minutos. En el momento en que el reloj detiene los gongs de la cuenta atrás musical de las horas, los cuartos y los minutos, la cortina vuelve a su posición y oculta la esfera una vez más. Es evidente que detrás de la belleza y la poesía de este mecanismo existe un alto grado de complejidad: el conjunto de 16 funciones se encadenan para actuar directamente sobre el mecanismo de repetición de minutos. El deslizamiento de la cortina carga el muelle del repetidor y se activa el timbre, transformando así un movimiento lateral en un movimiento de rotación.

A este modelo altamente sofisticado, que incorpora tanto el diseño de la caja (que consta de 270 componentes) y la cortina de micro-mecánica, hay que añadirle la alta complejidad del propio reloj. El nuevo calibre 944 de Jaeger-LeCoultre que equipa el Reverso Répétition Minutes à Rideau es el ejemplo más reciente de una larga serie de relojes de sonería creados por la marca - de hecho, Jaeger-LeCoultre ha desarrollado más de 200 versiones diferentes a lo largo de su historia. Este calibre se deriva del primer reloj de repetición rectangular, un Reverso que data de 1994, y que fue especialmente difícil de desarrollar. Está equipado con todos los avances, muchos de ellos espectaculares, a través de la experiencia de la marca en este delicado ámbito.

Tanto si se trata del diseño del propio gong (que tiene una sección cuadrada, a diferencia de los gongs normales que son redondos, y que está hecho de una aleación muy especial, producida enteramente en una sola pieza desde el talón hasta el fino alambre en el que termina), o el sistema de doble eje de los martillos con una junta especial sobre un brazo móvil que aumenta la energía suministrada, o el regulador centrífugo equipado con un volante que controla la sincronización de las operaciones mecánicas a través de la acción de tañido, o, finalmente, el original sistema original para activar el repetidor mediante la apertura de la cortina, todo ello se conjuga para hacer de este Reverso un resumen del savoir-faire de la marca y su dominio de la relojería.

El equipo de diseñadores, dirigido por Janek Deleskiewicz, un experto indiscutible en todas las evoluciones estilísticas del Reverso, optó por una esfera muy actual para el lado del repetidor de minutos, que pone de relieve la alta tecnología de la caja, con sus líneas onduladas, que revelan casi todo el mecanismo. Al otro lado del reloj, que también indica las horas y los minutos, tiene una esfera abierta cuyos trabajados puentes están decorados con motivos de ondas, mientras que la segunda cara está grabada con motivos geométricos, inspirados en el famoso Palacio Ducal de Venecia, una de las ciudades elegidas por el Reverso.

El Reverso, único durante 80 años

REVERSO RÉPÉTITION MINUTES À RIDEAU

Grande Reverso Ultra Thin Tribute to 1931

Rindiendo homenaje directo al primero de una estirpe orgullosa de cronómetros Reverso, Jaeger-LeCoultre también está ofreciendo un modelo de serie limitada para el 80º aniversario – el Grande Reverso Ultra Thin Tribute to 1931. Una verdadera re-edición del primer y legendario modelo, que reproduce fielmente su apariencia, mientras que adopta nuevas y mayores dimensiones que el Grande Reverso Ultra Thin.

Creado en 888 piezas para la versión en acero con una esfera de color negro, y en sólo 388 piezas para el modelo de oro rosa con esfera blanca, el Grande Reverso Ultra Thin Tribute to 1931 tiene una esfera en la que, al igual que en el original, sólo aparece la término «Reverso», con las iniciales de Jaeger-LeCoultre discretamente grabadas en la base del alojamiento del reloj. Las Horas y los minutos corren a lo largo de la famosa pista negra que bordea la esfera del reloj, dando a este modelo una pureza de estilo Art Déco claramente identificable como en ningún otro.

El Reverso, único durante 80 años

GRANDE REVERSO ULTRA THIN TRIBUTE TO 1931

Nuevas opciones de personalización

También para celebrar el 80 aniversario del Reverso, la Manufactura Jaeger-LeCoultre propone nuevas opciones para personalizar los relojes de acuerdo con los deseos del propietario, desde un grabado simple de las iniciales, un número favorito o un símbolo para reproducir un motivo más complejo , e incluso incluyendo el esmaltado o el engaste de piedras. Se ofrecen nuevas fuentes de caracteres además del Inglés y Art Déco e incluso se pueden añadir toques de color. Gracias a una nueva herramienta de personalización, que está disponible on-line (http://personalisation.jaeger-lecoultre.com), cualquier persona puede personalizar fácilmente su Reverso para si mismo - o para otra persona a la que le gustaría ofrecer un objeto a temporal y transmisible, una evocación de una espléndida historia, pero disponibles para su uso en el presente.

El Reverso, único durante 80 años

TESTIMONIOS

A principios de la década de 1930, el rey Británico Eduardo VIII tenía gravado el escudo de su familia grabado en su Reverso, tal como lo hizo el príncipe de Dinamarca quien, en una carta de 1934,declaraba que su Reverso «siempre me ha dado gran satisfacción, incluso después de ser sometido al mal tiempo en el sur de Marruecos». La famosa aviadora estadounidense, Amelia Earhart, había grabado en su Reverso el itinerario de su primer vuelo desde México a Nueva York, que hizo el 8 de mayo de 1935.Los Caballeros británicos decoraban sus relojes con el escudo de armas del muy selecto British Racing Drivers’ Club. Relojes Reveso pertenecían a la élite de los Rifles Ghurkha, la guardia personal del Maharajá de Jaipur, así como a los integrantes del Royal Sussex Regiment y los estudiantes en la Cranwell College of the Royal Air Force, todos ellos decorados con los colores de sus unidades . Jóvenes estudiantes ingleses también usaron sus piezas Reverso, grabados con el escudo de la universidad de Eton, Harrow School, o la Saint Andrews University. Otros propietarios del famoso reloj optaron por grabados que representaban decisiones más personales, como una cabaña en una isla desierta, el mapa de un país favorito, o incluso escenas eróticas.

El Reverso, único durante 80 años

Fuente: Europa Star Magazine Agosto - Septiembre del 2011