archivos



El Regreso del Reloj Pródigo de Audemars Piguet

English Pусский
mayo 2015


Ginebra es el lugar para algunas de las más grandes y más caras las subastas de relojes en el mundo. Una raro repetidor de minutos de Audemars Piguet rompió otro récord mundial, y regresó a casa.

 

La versión corta de la parábola del hijo pródigo nos habla de un hijo, que después de perder una fortuna que su padre le había dado y acaba pasando hambre, vuelve a casa. Por supuesto, el padre da la bienvenida a su hijo de vuelta a casa, con la protesta de su hermano.

Ginebra es el hogar de algunas de las marcas de relojes Suizas más grandes y prestigiosas del mundo. La ciudad también alberga algunas de las subastas más grandes en el mundo de la relojería, lo que permite que algunos de esos relojes vuelvan a casa. Con el inicio de la temporada de subastas de 2015, Audemars Piguet ha unido al grupo sin precedentes de élite de las subastas en Ginebra, con un repetidor de minutos extremadamente raro.

La referencia 5528, un reloj de pulsera, hecho en 1885, fue vendido en la subasta Christie’s Important Watches aquí la semana pasada, como Lote 204 . La oferta ganadora fue de 605.000 francos suizos, lo que es un récord mundial para un reloj repetidor de minutos de Audemars Piguet. ¿Y el ganador? Bueno, eso fue el propio Museo Audemars Piguet, que siempre tuvo la intención de llevar el reloj de vuelta a casa.

Audemars Piguet Minute Repeater Vintage
Audemars Piguet Minute Repeater Vintage

El Director de Patrimonio y del Museo Audemars Piguet, Sebastián Vivas, explicó el por qué volver a comprar el reloj era importante para la marca. Según Vivas, ese reloj realza la opinión del público acerca de la historia anterior de la marca. También valoró el hecho de que es un ejemplo de cómo «los primeros relojes de señora influenciaron a los relojes para hombres.»

Así es, este reloj esconde un poco de un secreto también. De acuerdo a Quill y Bloc, el movimiento se que se encuentra en el reloj fue encerrado originalmente en un colgante de señora vendidos en 1889, después de lo cual fue devuelto a la manufactura para re-encajarlo y que comenzará su segunda vida dentro de un reloj de pulsera de estilo Art Deco en 1921.

Añadiendo al misterio del reloj su rareza. De acuerdo con el catálogo de los lotes, esos relojes repetidores de minutos vintage son «los trofeos más raros y más deseables» para los coleccionistas. Esto es en parte debido al coste extremo de su producción, lo que significa que solo un número muy pequeño de estas obras fueron jamás hechas.

De acuerdo con los archivos de Audemars Piguet, solo se conoce la existencia de otros dos ejemplos de este reloj de pulsera. Pero su existencia sólo se asume a partir de imágenes de archivo. Por el momento, nadie sabe dónde están los otros dos relojes, por lo que este ejemplo de la referencia 5528 es el único en mostrar su rostro en público.

Y ahí tenemos la respuesta para el precio de adjudicación, y el por qué Audemars Piguet trajo el reloj de nuevo a casa. Ahora le toca a usted decidir si la el precio record de 605.000 francos Suizos vale la pena. Eso sí, no deje de lado el hecho de que la palabra pródigo también significa «despilfarrador» o «imprudentemente extravagante». (VJ)