70. archivos



ARCHIVOS - TISSOT renacido de la Roca

English Français
febrero 2017


ARCHIVOS - TISSOT renacido de la Roca

En 1974, Tissot vendió exactamente 919.200 relojes con calibres mecánicos de la propia manufactura. Diez años más tarde, en 1984, el número total de relojes vendidos se había desplomado a 14.140, 10.226 de los cuales estaban equipados con calibres mecánicos. Esa, en pocas palabras, fue la magnitud de la caída.

Además, Tissot había dejado de fabricar sus propios movimientos en 1976, contentándose con montar sus relojes. Integrada en la red de la marca SMH desarrollada por Nicolas Hayek, y para entonces no más que una pura entidad de marketing y ventas, el «despertar» de Tissot ocurrió de una manera inesperada. En la estela tras el éxito del reloj Swatch de plástico, que acababa de ser lanzado en 1983, Ernst Thomke le hizo a Tissot una oferta extraña. «Para relanzar la marca, Tissot tenía que tener un nuevo producto», explicó en 1987. "Durante una noche cargada de alcohol nos dijimos a nosotros mismos: ¡vamos a hacer un reloj de Piedra! Cuando sugerí vender un reloj hecho de piedra para ellos, ellos dijeron: "Eso es una buena broma. Ok, si usted insiste, venderemos 3.000... Dije: 10.000 por lo menos, de lo contrario lo voy a dar a otra marca... Creo que pensaron que estaba completamente loco."

Rock Watch de Tissot

En 1985, el Rock Watch fue lanzado en el mercado estadounidense, que Tissot había descuidado durante la última década aproximadamente. No fue una inversión mediana: de 5 a 7 millones de francos Suizos para los costes de desarrollo y la compra de equipos especiales capaces de mecanizar granito, y 20 millones para marketing y publicidad. El éxito de este reloj, tallado en granito en su mayor parte de los Alpes suizos, fue estupendo. «Los trabajadores de Tissot ahora están trabajando horas extras para abastecer los mercados de prueba de Chicago, Boston y Atlanta», escribía L’Illustré en Diciembre de 1985. En la fuerza de este test, que pasó con creces, el lanzamiento oficial en el mercado Suizo tuvo lugar en marzo de 1986 - la portada de la edición 2/1986 de Europa Star así lo atestigua.

El RockWatch de Tissot portada del número 2/1986 de Europa Star
El RockWatch de Tissot portada del número 2/1986 de Europa Star

Con sus agujas rojas y amarillas imitando las señales de los trenes Alpinos Suizos, el único de su clase, el Rock Watch levantó a Tissot y la llevo de nuevo a las cifras en negro. En 1994, cuando la producción llegó a su fin, se habían vendido más de 800.000 relojes. El Rock dio lugar a otras ideas: en 1988, Tissot lanzó el Pearls Watch, todo en madreperla, luego en 1989 el Wood Watch. Estos experimentos con materiales inusuales dieron paso al Two Timer, un reloj tanto analógico como digital que debía impulsar a Tissot a nuevas alturas Pero el Rock Watch había dejado una huella indeleble. En la apuesta de la marca para la reconquista de los EE.UU. en 2006 fue François Thiébaud, CEO de Tissot, quien dijo: "Los estadounidenses recuerdan el Rock Watch, no a Tissot.

Fuente: Europa Star TIME.BUSINESS/TIME.KEEPER Dic. 2016 - Ene. 2017