100. articulos


Parte 2 de 4 - El gran powwow de la industria relojera

English
agosto 2010


Pierre Maillard

Innovaciones, intenciones e interrogantes - Tiempos modernos - Parte 2 de 4

Un signo de los tiempos, El reloj intemporal de Ferrier (similar en algunos aspectos a otro de H. Moser & Cie) eclipsó a casi todas las otras proposiciones espectaculares que se presentaron en La feria. Y había muchas, suficientes para satisfacer a todo tipo de aficionados a los relojes.

Entre las otras piezas verdaderamente espectaculares de este año se hallaba La presentada por Jean Dunand. Ya estamos familiarizados con las exigentes normas de diseño sin concesiones de Thierry Oulevay, el motor y la inspiración detrás de la marca Jean Dunand, que trabaja con Christophe Claret, el hombre que se encarga del diseño técnico y la fabricación. Después del Tourbillon Orbital y el Shabaka, la marca de Ginebra hundió aún más sus raices en el Art Nouveau y el Art Déco con el Palace. Inspirado directamente en los principios de construcción de la Torre Eiffel, el dibujo de la imaginación mecánica de la película clásica de Chaplin «Tiempos Modernos» y «Metrópolis» de Fritz Lang, el Palace de Jean Dunand consigue con éxito la mezcla y la integración, de una manera bastante sorprendente, de una construcción mecánica con una caja que es innovadora, mientras que al mismo tiempo es una reminiscência de esta época de esplendor. Las placas evocan los elementos de acero de los puentes metálicos montados en diez pequeños pilares visibles desde el corte lateral de la caja cuyos arcos también traen a la mente la Torre Eiffel. Una pequeña cadena de eslabones equipada con minúsculos tensores, que recuerdan las cadenas de las motocicletas de época, transmite la energía al barrilete. Todo, hasta el más mínimo detalle y la pieza más pequeña, han sido pensados y diseñadas de aa mejor manera de acuerdo con los motivos principales de este período histórico.

Parte 2 de 4 - El gran powwow de la industria relojera

PALACE de Jean Dunand

A cada lado del tourbillon volante, situado a las 6 en punto y rematado con un contador cronógrafo de 60 minutos en un disco de zafiro, se pueden ver dos indicadores verticales lineales que cada uno de los cuales evoca un ascensor. El de la derecha muestra la reserva de marcha (72 horas) y el de la izquierda muestra La hora GMT. Las 24 horas del GMT están marcados por una flecha que se eleva verticalmente. Cuando el disco llega a la cima de una escala, la flecha gira rápidamente 180 grados para trazar la escala en el otro lado y se mueve hacia abajo en 12 horas. Vamos a volver en breve, con más detalle, a esta imponente cronógrafo de un solo pulsador, cuya caja de titanio tiene unas medidas de 48 mm por 49 mm. Cada reloj es totalmente único.

Las grandes animaciones

El Palace no es el único reloj en utilizar un sistema de transmisión en cadena. La cadena, en todas sus formas, en realidad parece ser muy popular (en este sentido es un post-V4?). Hautlence, con su conceoto HL2.0, ha ido un poco más lejos en la espectacularidad ofreciendo una verdadera escultura cinética, donde se ha estructurado la esfera - como sabemos, las esferas son la especialidad de esta marca - en torno a una hora saltante en una cadena de 12 eslabones movidos por un sistema de barras de conexión. Al igual que para el Palace, la inspiración para el HL2.0 procede de la gran época de la revolución industrial, en este caso de las locomotoras de vapor de antaño. Hautlence ha llegado incluso más lejos en el montaje del movimiento de fuga de los saltos de cada hora, que saltan 60 grados desde su posición anterior. Al igual que Laurent Ferrier, el Palacie utiliza un resorte Straumann de boble balancín,que muestra que los tipos más tradicionales de relojería y las creaciones más novedosas beben de las mismas fuentes. Que yo sepa, es la primera vez que estamos viendo el órgano regulador no sólo saltando, - El balancín, El muelle del balancín, las paletas, La rueda de paletas, la rueda cuarta y La tercera rueda, hacen una rotación en un eje paralelo a la muñeca - sino que, aun más sorprendente, es impulsado por la esfera. En general, el proceso es al revés.

Parte 2 de 4 - El gran powwow de la industria relojera

HL2 de Hautlence

Por otra parte, a causa de la posición del balancín, la compensación de los errores de equilibrio de la espiral del balancín es similar al obtenido por un tourbillon. Volveremos a este reloj también, ya que se encuentra ahora en la fase de prototipo. Pero, de paso, podríamos mencionar la coherencia en el enfoque de marca que está realizando Hautlence – trás su retorno después de la salida de uno de sus dos fundadores – que siempre ha insistido a favor de la investigación en diversos y diferentes tipos de esferas mecánicas. Sin embargo, Hautlence no es el única que há realizado un despliegue espectacular. Uno de sus primos de Basilea, la marca muy punk-rock, Ladoire, secretamente nos mostró su próximo proyecto. Aunque no podemos ofrecer más detalles, podemos decir que será algo más que una Grand Complication. Será una verdadera Grand Animation...

El péndulo oscila de nuevo

En cuanto al tema de la innovación, TAG Heuer, una vez más hizo hervir la olla con el anuncio sensacional del primer movimiento mecánico sin muelle de balancín, el TAG Heuer Péndulum Concept. Por el momento, es sólo un concepto "debido a que su desarrollo final se ha encontrado con un obstáculo – uno muy grande – sobre el que volveremos más adelante en el artículo. El principio de esta obra, sin embargo, es bastante impresionante y, probablemente abrirá nuevos y originales caminos en la relojería. Después de haber atacado, con su V4, uno de los elementos de la trilogía clásica de la relojería mecánica – la transmisión - mediante la introducción de la utilización de bandas, TAG Heuer está hoy centrando su atención en el segundo elemento - la regulación - antes de pasar quizás al tercer elemento , la acumulación de energía. El objetivo de TAG Heuer es la creación de un oscilador mecánico que es totalmente diferente de todo lo que conocemos hoy en día. Después de haber optado por mantener el escape y la misma rueda de escape, que era el corazón del sistema, los ingenieros de la marca han puesto sus ojos sobre el muelle del balancín. Y ello es porque el muelle del balancín, por muy bien que se realize, es sensible, no obstante a la gravedad y a los golpes, dos problemas fundamentales que no están totalmente resueltos mediante el uso de otros materiales como el silicio, por ejemplo.

FOTO2

TAG HEUER PENDULUM CONCEPT Parte 2 de 4 - El gran powwow de la industria relojera

La investigación de TAG Heuer se centró en una técnica totalmente original: un dispositivo formado por cuatro imanes. Dos de estos imanes, uno positivo y uno negativo magnetizados, en una sola dirección, se mantienen cara a cara en el borde interior de un soporte redondo fijo de hierro dulce, formando así una especie de jaula de Faraday. En el centro, en el eje de la rueda con el apoyo de un puente tradicional, se situan dos imanes móviles cuya rotación alterna los pólos positivo y negativo, creando así un campo magnético en cada parte del dispositivo. Para que esto funcione, es necesario crear una forma especial para los imanes para que su fuerza sea «lineal» (ya que uno de los problemas con los imanes es que su fuerza disminuye muy rápidamente, de manera inversamente proporcional al cuadrado de la distancia) . También era necesario colocarlos en una posición precisa con el fin de controlarlos en tres dimensiones, lo que les permite por lo tanto aportar un par adecuado de regresión lineal para las oscilaciones alternantes del balancín. ¿Cuáles son las ventajas de este sistema? Hay varias. Los campos magnéticos no son sensibles a la gravedad o las perturbaciones, lo que elimina dos de los principales problemas del muelle de balancín tradicional. Además, la sencillez de su montaje facilita enormemente el trabajo del relojero. Por otro lado, hay un obstáculo grave, tal como fue reconocido abiertamente por Stéphane Linder, vicepresidente a cargo del marketing y el diseño de la marca -los imanes son muy sensibles a la temperatura, un problema que no ha sido todavía resuelto.

Parte 2 de 4 - El gran powwow de la industria relojera

La primera encarnación del movimiento 1887 en el cronógrafoTAG Heuer Carrera 1887, el cual con su diseño muy clásico, favorece la legibilidad, la ergonomia y la seguridad (doble pulsador con presión lateral)

El reto para TAG Heuer, entonces, es encontrar un tipo de imán que sea menos sensible a las variaciones de temperatura como sea posible. (De manera similar, es el mismo problema que los relojeros encararon frente AL muelle del balancín antes de la invención del Elinvar por Guillaume en la década de 1920.) Una vez que este reto haya sido superado - quién sabe como será - el Pendulum, con sus 6 Hz, 43.200 alternancias por hora, sin pérdida de amplitud, y la posibilidad de modular su frecuencia sin sobrecargar la fuente de alimentación, verá sin duda ventajas significativas en términos de precisión y rendimiento. Em la parte industrial, TAG Heuer este año presentó su ya famoso calibre 1887, un cronógrafo de rueda de columnas con piñón oscilante. Esta se desarrolló, como sabemos ahora oficialmente, basado en el TC78 de Seiko Instruments. El “gazapo” inicial de comunicación fué rápidamente corregido (ver más sobre este tema en Europa Star 1/10), la marca fué de concentrarse a continuación, con más serenidad en esta realización titánica. TAG Heuer ha invertido 20 millones de francos suizos en desarrollar esta pieza original, junto con su herramienta de producción industrial, que se ha configurado para la fabricación de varias decenas de miles de movimientos al año. Es evidente que esta inversión se hizo en el marco de la creación de su propio movimiento, asegurando la independencia de TAG Heuer, vital en este sector. El 1887 es un movimiento sólido, diseñado para ser de fácil mantenimiento y ofrece rendimiento de alta calidad, gracias sobre todo a una nueva versión del piñón oscilante inventado por Edouard Heuer en 1887, que cuando se asocia con la rueda de columnas permite el «ajuste» del cronógrafo a 2/1000 de segundo. También vamos a volver a este movimiento con más detalle en nuestra próxima edición.

Zenith en el décimo cielo

Hablando de cronógrafos, Zenith - otra marca de la cartera de LVMH - presentó su muy esperado calibre, El Primero Striking 10th. Esta obra innovadora, que permite una fácil lectura de 1/10 de segundo, sorprendentemente demuestra la reorientación que Zenith está llevando a cabo com su nueva gestión bajo la dirección de Jean-Frédéric Dufour. Zenith está volviendo a sus raíces históricas, donde la precisión es un valor cardinal de la relojería, algo ignorado por la extravagancia de los años anteriores. Al mismo tiempo, la marca se está reposicionado económicamente para ofrecer un contenido real y un valor «correcto» de los precios. En este caso, el precio es de alrededor de 8.000 € por el de caja de acero y pulsera de cuero, que compite directamente con el Daytona todo de acero por € 7600. Con El Primero Striking 10th., Zenith ha tenido «simplemente» la intención de mostrar el desempeño natural del movimiento El Primero. Con sus 36.000 alternancias por hora, requiere a la aguja cronográfica realizar diez saltos por segundo (recordemos que una hora tiene 3.600 segundos). Hasta el momento, esta particularidad no se podía leer en décimas de segundo en la esfera. La pregunta que se hacían los ingenieros de Zenith era como transmitirlo a fin de ser mostrado? En el barrido clásico de la aguja de los segundos, se realiza la rotación a lo largo de la esfera en un segundo, o según el caso, cuatro o cinco saltos por segundo, lo que no permite una fácil división de los períodos cortos de tiempo, por ejemplo en las divisiones de1/8o o de 1/5o de segundo. solución de Zenith fue graduar la periferia de la esfera en 100 divisiones, que la aguja cubre en diez segundos, con cada división correspondiendo a 1/10 del total.

Parte 2 de 4 - El gran powwow de la industria relojera

EL PRIMERO Striking 10th de Zenith

Sin embargo, para la presentación en la esfera, era necesario encontrar una solución técnica para capturar estos diez divisiones por segundo. En el corazón del sistema está una doble rueda de silicona que gira a 36.000 alternancias por hora y está directamente conectada a la rueda de acoplamiento. Esta lleva a la rueda dentada del cronógrafo con 100 dientes que corresponden a 100 1/10 de segundo por rotación alrededor de la esfera completada en 10 segundos. Cuando se activa la parada, el engranaje de acoplamiento se mueve precisamente en la doble rueda de silicio. La aguja través de los 100 de dientes de la rueda del cronógrafo se detiene instantáneamente ante una de esas 100 divisiones. Contrariamente a los comentarios escuchados aquí y allá, esta preciosa realización no es el primer reloj mecánico en indicar 1/10 de segundo. Entre otros, fue un cronógrafo Longines en la década de 1970 que utilizo la escala Vernier (un principio que lleva el nombre de su inventor, que lo describió en 1631, y que se encuentra, por ejemplo, en los compases de calibrado). La aguja está directamente prorrogado por una escala minúscula móvil que va desde 0 hasta 9 y que, por la alineación en la escala de segundos, indica la décima de segundo. Otro ejemplo, más cercano a nuestro tiempo, es el TAG Heuer Grand Carrera Calibre 36 Caliper Chronograph, que utiliza el mismo principio de Vernier, pero integrado en una escala móvil en el interior de la esfera. Por otra parte, esta es realmente la primera vez que el principio de barrido de los segundos se ha utilizado al nivel de1/10 segundos, que sólo una oscilación de 36.000 alternancias por hora lo permite. En cualquier caso, el Striking 10th es, sin duda emblemático de la nueva ruta seguida por Zenith. Y más allá de nuestra era?

La serenidad de los dos templos

No muy lejos de Zenith, en el lugar preferido en el espectáculo, los stands de los dos gigantes frente a frente a ambos lados del gran pasillo central: Rolex y Patek Philippe. Estas estructuras son, en cierto modo, como dos templos. Una de ellas es en forma de fortaleza inexpugnable completada con una explanada que conduce a una gran escalinata. El otro es blanco, con líneas más suaves, que recuerdan un poco el Museo Guggenheim. En estos dos templos, que a menudo promocionan el lema del «retorno a lo básico» no se lo pueden aplicar. ¿Por qué? Por la sencilla razón de que ninguna de estas dos marcas nunca (o casi nunca) se desviaron de esta premisa. Cuando usted entra en su stand imponente, usted sabe qué esperar y, en medio de la vorágine de Basilea, les puedo asegurar que esto es muy reconfortante y acogedor.

Parte 2 de 4 - El gran powwow de la industria relojera

SUBMARINER DATE de Rolex

En Rolex, la presentación fué muy pragmática. Los últimos modelos fueron llevados a cabo - no hay noticias alarmantes, no hay ruptura con el pasado. Siempre es lo mismo, pero siempre es mejor, y en ello reside el secreto de Rolex. Con algunos toques discretos - algunas mejoras, el uso de diferentes materiales, en particular el Cerachrome, el juego de colores, los modelos se vuelven más sofisticados y, como siempre, impecablemente motorizados. Rolex relojes es a la relojería lo que los coches alemanes son para el automóvil -un valor seguro. Al mismo tiempo, tal como nos mostraron los relojes, se nos dijo sus precios. El nuevo y hermoso Submariner Date con bisel en Cerachrome y Chromalight azul cuesta 7.600 CHF. ¿Qué pasa con su versión verde con una esfera de oro verde? Para ello, usted está mirando a los 8.100 CHF. En cuanto al nuevo 39-mm Explorer con una muelle del balancín Parachrom y amortiguadores antichoque Paraflex , tiene un precio de 5.900 francos suizos. Luego está el nuevo 31-mm Datejust Lady con selección de esferas a elegir en chocolate, verde oliva, o púrpura que van desde los 6.500 a los 14.000 CHF en función de cantidad de diamantes que desee. Estos precios son una manera simple de demostrar que, en la relación precio / calidad / ecuación de prestigio, Rolex no tiene competencia, y no está a punto de tenerla en un futuro próximo. ¿Por qué? Contrariamente a la imagen de «lujo supremo» que Rolex ha adquirido y por el hecho de que Rolex está, obviamente, fuera del alcance de la mayoría de la población del planeta, no obstante, puede que todavía sea, dicen, la más asequible de las marcas de prestigio . En los términos del lujo frívolo de la última década, incluso este si no está en la mejor forma en estos días, todavía éramos capaces de encontrar buenos ejemplos de ello en los pasillos del gran colorido powwow BaselWorld.

Parte 2 de 4 - El gran powwow de la industria relojera

Rolex parece firmemente decidida a promover su segunda marca, Tudor, y dotarla de los medios para financiar sus nuevas ambiciones. Hemos visto en los últimos meses el aumento en la comunicación de la marca que multiplica las iniciativas en el ámbito de los deportes y otros eventos publicitarios. Este nuevo impulso de Tudor, dirigido por un equipo joven, se basa en dos líneas principales, Grand Tour y Glamour. Emblemáticas de la moda actual de «perfil bajo», el bello Tudor Heritage Chrono, como su nombre lo indica, se inspira en la marca histórica del pasado (fundada en 1929). Se han rediseñado y modernizado las formas y las proporciones de lacaja, bisel, cuernos, y las pulseras de su reloj de 1970 dedicado a carreras de coches. navegando en la moda del ’vintage’, que destaca aún más el negro, naranja y la correa de tela gris, esta pieza Tudor es muy atractiva y tiene un precio de alrededor de € 3.000.

Fuente: Europa Star Magazine Junio - Julio del 2010

Parte 1 de 4: El gran powow de la industria relojera

Parte 3 de 4: El gran powwow de la industria relojera: Limpiandonos los ojos

Parte 4 de 4: El gran pwwow de la industria relojera: Más Japonés y más global