articulos



¿Y así que, Baselworld 2012...? - Parte1

mayo 2012


La pregunta que siempre respondemos, al regresar de BaselWorld se puede resumir en una palabra: «¿Así que» Bueno, ¿y qué pasó? ¿Cuáles son las tendencias, los chismes, los rumores, las estrategias, las tácticas, los cambios, las continuaciones, los nuevos modelos, los éxitos, las preocupaciones ...? Cada vez, sentimos un poco de vergüenza, porque ¿cómo es posible resumir esta enorme e impresionante cueva de Aladino que llamamos BaselWorld, en la que nos encontramos, casi democráticamente, artículos que van desde los tesoros del lujo a los modestos adornos? ¿Cómo podemos responder fácilmente a esta pregunta (demasiado) simple, ya que la relojería, como la sociedad, se mueve a velocidades muy distintas dependiendo de si usted es poderoso y reconocido o débil y desconocido? Y sí, las cifras globales son excelentes y el panorama parece muy positivo, pero, detrás de esta fachada atractiva y sonriente hay paisajes mucho más variados y contrastantes.

Acuciante ansiedad

Este año, había algo extraño en la atmósfera en BaselWorld, algo que se sentía como una ligera pero perceptible ansiedad. Con unas exportaciones totales de 19,3 mil millones de CHF (+19,2 por ciento), el año 2011 sin duda pasará a la historia. Estos números se logra, sin embargo, en el contexto general de la aceleración de los niveles de concentración, ya sea en producción o en distribución.

Todo el sector relojero – particularmente en Suiza - está sufriendo modificaciones estructurales, ya que busca un nuevo equilibrio. Y, sin lugar a dudas, este proceso de reequilibrio, aunque este término no es realmente lo suficientemente fuerte como para describir lo que es en realidad una verdadera mutación que se va a acelerar aún más durante el próximo año.

Un gran juego de go se está llevando a cabo, lo que explica el estado febril de algunos jugadores que ven el desmoronamiento de sus posiciones y la reducción de sus territorios. Entre estos jugadores están las marcas, agentes, distribuidores y minoristas que temen los efectos de toda la mayor integración vertical, que comenzó simbólicamente hace doce años cuando Richemont compró LMH (Jaeger-LeCoultre, IWC, A. Lange & Söhne) por más de 3 mil millones de CHF, y la adquisición de TAG Heuer por LVMH por 739 millones de dólares (1.138 millones de CHF en aquel momento). Al mismo tiempo, vino el anuncio hecho por Nicolas Hayek, de su intención de dejar de forma gradual la entrega de movimientos a terceros.

Ha tomado una década el que los efectos de este «big bang» - la formación de los grandes grupos y el paro previsto de entregas por parte de ETA y Nivarox-FAR - se hayan hecho sentir plenamente. Por un lado, esta situación ha sido para mejor, es decir, la progresiva re-industrialización de la industria relojera Suiza. Por otro lado, sin embargo, ha sido para peor, ya que ha dado lugar a la supresión gradual de las marcas, distribuidores y minoristas independientes. Esta reconfiguración se acelerará aún más con el cierre previsto de un gran número de puntos de venta independientes. A modo de ejemplo, rumores (sin fundamente) en los pasillos de BaseWorld hablaban de que de los más o menos 80 puntos de venta al por menor de Omega, sólo serán tal vez diez en alrededor de dos años. Claramente, esto no solo beneficiará a las propias marcas y sus propias redes de tiendas, sino que también beneficia a los grandes grupos de distribución y sus relojerias «multimarca» que se están construyendo en casi todas partes.

¿Y así que, Baselworld 2012...? - Parte1

Centrándose en Asia

Otras consideraciones también se han añadido al nerviosismo prevaleciente. Entre ellas se encontraba el reciente anuncio de la adquisición del estratégico fabricante de movimientos La Joux-Perret por parte del grupo Japonés Citizen (como recordatorio, Citizen tiene un valor aproximado de 1,5 miles de millones de CHF, cercano al valor equivalente de la división de relojes de LVMH). Sin embargo, otro paso simbólico, pero más sorprendente aún, fué el paso de Eterna (que produce una parte de sus propios movimientos) a manos chinas. Luego fue la adquisición de Grisogono por parte de un grupo de intereses Portugueses y Angoleños. Además de Citizen, que se está instalando en el corazón del paisaje de la relojería Suiza y por lo tanto pronto estarán en condiciones de ofrecer movimientos Miyota Swiss Made – el otro gigante Japonés, Seiko, está proporcionando un apoyo vital a TAG Heuer, que ha estado, sin surtidos de Nivarox FAR (Swatch Group) desde el comienzo del año, mediante el suministro de surtidos especialmente desarrollados producidos por su filial de Seiko Instruments Inc. (SII) producido con el avanzado proceso LIGA. Hoy en día, las cartas se están volviendo a barajar y los jugadores que reaccionaron un poco tarde a la clara amenaza del Swatch Group están tratando desesperadamente mejorar sus manos (véase nuestro editorial sobre este tema).

Otro tema que provocó muchas discusiones interesadas en BaselWorld es la dependencia de la industria del Imperio Chino (China, Hong Kong, etc), que absorbe más de la mitad de los relojes exportados fuera de Suiza. Algunas voces preocupadas consideran esto como una gran «burbuja» que muy bien podría estallar, si hubiera algún tipo de cambios políticos o económicos.

Frente a todos estos desafíos – reales para algunos, imaginarios para otros - las primeras detonaciones se empiezan a escuchar aquí y allá. «Los distribuidores y los minoristas ahora saben que van a perder sus vacas lecheras», explica Jan Edöcs, que dejó Milus (en manos Chinas) para unirse a Consalve, una firma consultora para el «desarrollo empresarial» y un «negocio familiar», con sede en Berna. Tiene la intención de desarrollar soluciones alternativas, incluidas las plataformas de coordinación que agrupan a los inversionistas, marcas y distribuidores independientes. Edöcs incluso quiere encontrar alternativas viables para los minoristas independientes que se ven privados de cualquiera de las marcas clave o forzados por ellas para llenar sus estanterías a rebosar. (Continúa a la Parte 2)

Fuente: Europa Star Magazine Junio-Julio del 2012