articulos



Louis Vuitton, un viaje hacia la credibilidad relojera

English 中文
agosto 2012



ESPECIAL MECÁNICA

Han pasado diez años desde que la marca de artículos de cuero de lujo, Louis Vuitton, está activa en el mundo de la relojería. Con su famoso equipaje de cuero, el nombre de la marca, evoca imágenes de viajes y desplazamientos, y es en este sentido que su reloj emblemático lleva el nombre de «Tambour». Aunque el nombre pueda parecer extraño al principio, no es verdad. En el siglo 15, «Tambour» fue el nombre dado a los primeros relojes portátiles cuya forma evocaba la silueta este instrumento de percusión. Estos primeros relojes de viaje fueron creados para acompañar a los distintos soberanos en sus viajes de un castillo a otro, y por lo tanto les permitían saber siempre la hora. Durante esa época, esto era un signo importante de poder. ¿Quizás, es este aún el caso?

Hamdi Chatti, director de la división de relojes y joyas de Louis Vuitton, valora especialmente esta referencia histórica, ya que evoca la naturaleza viajera de la marca. Europa Star recientemente se reunió con él para hablar acerca de los últimos diez años de los relojes Louis Vuitton.

Hamdi Chatti
Hamdi Chatti

Europa Star: Uno tras otra, Louis Vuitton ha ido anunciando la adquisición de La Fabrique du Temps, un constructor avanzado de movimientos, seguida por la de Léman Cadrans, un fabricante de esferas de alta gama, y después la compra y la transformación de un gran instalación en las afueras de Ginebra. ¿Está la división de relojes de Louis Vuitton decidida a convertirse en una manufactura real?

Hamdi Chatti: No estoy seguro de que el término sea exactamente correcto. Yo prefiero llamarla una manufactura artesanal. En esencia, lo que estamos buscando es la independencia creativa. Nuestro plan es unir, bajo un mismo techo, entre 2013 y 2014, los tres polos principales de nuestra actividad relojera: los Ateliers Horlogers Louis Vuitton, que emplea a 50 personas en La Chaux-de-Fonds, La Fabrique du Temps, la unidad de desarrollo de movimientos, y Cadrans Léman. Hasta ahora, hemos dominado directamente el comienzo y el final del proceso de fabricación de relojes, en otras palabras, por un lado, nosotros hacemos el diseño, el desarrollo y los prototipos mientras que, por el otro lado están el enjoyado, regulación, encajado, y el control de calidad. La unión de estas competencias ya adquiridas bajo un mismo techo nos permitirá dominar los métiers que estaban desaparecidos en medio.

ES: ¿Es esta una cuestión de credibilidad relojera?

HC: Queremos llegar a ser un verdadero actor en el segmento de relojes de alta gama, y adquirir no sólo la credibilidad plena, sino también el replanteamiento en un territorio muy preciso en este ámbito. Nuestra estrategia por fuerza implica la obtención de la independencia creativa, lo que conducirá al desarrollo total de movimientos exclusivos, además de una credibilidad industrial que vamos a obtener por la progresiva industrialización de la producción propia. Una vez que estemos bien instalados en Ginebra, más de nuestros productos de nivel podrán portar el prestigioso Poinçon de Genève (Sello de Ginebra). [Ver el artículo de Paul O’Neil sobre la certificación en esta edición]

ES: En este proceso de integración, ¿también están incluidas las cajas?

HC: Nosotros queremos empezar por hacer todos los prototipos de las cajas nosotros mismos. Y, mañana, sin duda, vamos a tomar la decisión que todas nuestras cajas de oro se hagan directamente en la casa. Por el momento, sin embargo, la mayor parte de nuestros esfuerzos están dirigidos hacia el desarrollo de nuestros exclusivos movimientos propios

Louis Vuitton, un viaje hacia la credibilidad relojera

ES: En este sentido, la adquisición de La Fabrique du Temps es una fuerte señal. Sus dos fundadores, Michel Navas y Enrico Barbasini, se encuentran entre los mejores y más creativos constructores de movimientos en la industria relojera Suiza ...

HC: Para nosotros no eran desconocidos ni el uno ni el otro, ya que, ya a partir de 2009, hemos trabajado con ellos para desarrollar nuestro muy innovador movimiento Spin Time, con su esfera del tiempo hecha de cubos rotatorios. En un principio, el objetivo era hacer sólo una serie de relojes en una serie muy limitada de muy alta calidad. Dado que funcionaban perfectamente, no sólo desde el punto de vista técnico, sino que también fueron un gran éxito comercial, nos preguntamos si podíamos desarrollar e industrializar todo el proceso con el fin de producir cantidades mucho más grandes. Esta idea está en perfecta sintonía con nuestro tema del viaje ... Esto no tiene nada que ver con un golpe de publicidad o marketing puro. El tema de los viajes nos da la estructura de desarrollo de nuestros movimientos en el largo plazo. Es la columna vertebral, se podría decir.

ES: Sin embargo, este movimiento sigue siendo muy limitado en cuanto cantidad, en comparación con la producción general …

HC: Nosotros tenemos dos tipos de productos, de acuerdo a sus movimientos. Por debajo de los 4.000 €, nuestros relojes de tres agujas están y seguirán estando equipados con movimientos ETA. Para productos entre los 7.000 € y los 10.000 €, tenemos la intención de producir nuestros propios calibres en Ginebra. Con este fin, ahora estamos trabajando en el desarrollo de nuestro movimiento cronógrafo propio con tiempo mundial. Todavía con el tema de los viajes en mente, por supuesto.

ES: Louis Vuitton tiene una particularidad esencial. Es, a nuestro entender, la única marca de relojes que distribuye sus relojes exclusivamente en sus propias boutiques. ¿Serán capazes de continuar siguiendo con esta política?

HC: Es un modelo bastante singular, sí, pero que puede trabajar a nuestro favor. Louis Vuitton tiene actualmente alrededor de 400 tiendas exclusivas del mismo nombre en casi 60 países en todo el mundo, y estamos abriendo entre 10 y 15 cada año. Esto significa que unos 10.000 agentes de ventas pueden vender nuestros relojes. Louis Vuitton ha estado, por ejemplo, presente en China desde 1992, y cada año, este mercado crece un 60 por ciento. Sólo se puede comprar un reloj de Louis Vuitton en una de nuestras tiendas. Y, mientras que, por desgracia, es posible encontrar falsificaciones aquí o allá, como sucede con todas las grandes marcas, este método de distribución nos permite evitar por completo el mercado gris.

Louis Vuitton, un viaje hacia la credibilidad relojera

ES: Pero parece que los clientes que acuden a las tiendas de Louis Vuitton, no vayan allí principalmente para comprar un reloj …

HC: En su mayor parte, nuestros clientes son mujeres, y hombres, a quienes les gusta la marca Louis Vuitton, en todas sus diversas formas de expresión. Si, en el comienzo de nuestra aventura relojera, la compra de un reloj Louis Vuitton ocurría a causa del amor a primera vista - el amor por la forma, el estilo, o el nombre - nuestra credibilidad relojera la estamos construyendo paso a paso, y lo hemos demostrado con productos tales como el Tambour Spin Time GMT, por ejemplo, haciendo un llamamiento a una clientela específica, para aquellos que van en busca de la calidad, la creatividad y los valores intrínsecos relojeros de nuestros relojes. Nuestros principales vendedores - o nuestros minoristas, si usted lo prefiere - son nuestros representantes de primera línea. Así, hemos previsto abrir un verdadero centro de formación en el corazón de nuestras instalaciones en Ginebra dedicada a las ventas de relojes y joyería de Louis Vuitton. Aquí, nuestro equipo aprenderá de primera mano sobre el diseño y la producción de un reloj con el fin de ser capaz de transmitir nuestro mensaje lo más cerca posible del cliente. A otro nivel, también queremos demostrar a la comunidad relojera que, incluso si nuestro modelo es diferente al de otras marcas, que es un actor en plena actividad en el sector de la relojería de alta gama, y que hemos adquirido la necesaria credibilidad, y esto es lo más importante, que estamos en esto para un largo trayecto.

Fuente: Europa Star Magazine Agosto - Septiembre del 2012