articulos



El glamour contemporáneo de Glamrock

English 中文
septiembre 2007


Por Pierre Maillard

La historia de “Glamrock” comenzó en noviembre de 2005 en Miami, donde residen Enrico Margaritelli e Isabelle Maujean. Decir que esta pareja entiende de relojería es una obviedad.Trabajaron doce años en Armani Watches dentro del grupo Fossil, antes de cambiar a Binda. Entonces, un buen día de noviembre de 2005, se decidieron a lanzar su propia marca.

El glamour contemporáneo de Glamrock

La nueva marca se llama “Glamrock”, una evocación de la vida en la gran metrópoli americana Miami, con su famoso waterfront, su ritmo de vida vistoso y desenfadado, su sol y sus playas… Mientras sus relojes capitalizan esta imagen, son también auténticos medido-res de tiempo con sus detalles y particularidades. Enrico e Isabelle querían crear algo diferente, que fuera reconocible de inmediato. Pero crear una marca “diferente” hoy en día, en un mercado saturado de toda clase de artículos de relojería, no es cosa fácil, y ellos lo saben. En sus muchos años de labor en el grupo Fossil, que ha disfrutado de un notable crecimiento en el mundo relojero, penetraron en los secretos de la distribución de relojes a gran escala. Su experiencia allí les enseñó además a ser veloces, reactivos y creativos. (Como paréntesis, el grupo Fossil, desde que cotiza en bolsa, parece haber perdido empu-je en su creatividad y reactividad y, por primera vez en muchos años, no estuvopresente en BaselWorld 2007).

Siete meses desde la concepción hasta la primera entrega

En la primavera de 2006, ambos acudieron a Basel World con sus primeros prototipos y ya en junio estaban realizando sus pri-meras entregas. En total, desde la primera idea a la primera entrega, les tomó solo siete meses. Y ya desde un buen principio, han ido a buen ritmo gracias a que fueron recibidos con los brazos abiertos en Italia (donde Enrico nació y trabajó un buen número de años). Especialmente, fueron bien recibidos por el potente grupo Rocca, un detallista de prestigio cuya tienda principal en la Via Montenapoleone de Milán cuenta con las más pres-tigiosas firmas, desde Patek Philippe a Rolex y Audemars Piguet, Jaeger-LeCoultre y Omega entre muchas otras. Esta cadena posee 16 relojerías en los mejores empla-zamientos de Italia. En cuatro meses, Glamrock vendió 200 relojes en las tiendas Rocca. ¡Qué buen arranque! A finales del 2006, Glamrock tenía 130 puntos de venta en Italia y había penetrado en el mercado Español. Su tarea consiste ahora en abrir los mercados de Alemania, Austria y Suiza antes de intentarlo con el mercado Estadounidense. “El mercado de EEUU es, para nosotros, enorme, pero hemos de actuar con cautela,” explica Isabelle Maujean, Presidenta a cargo de la comercialización. “Este es un mercado que te brinda una y solo una oportunidad. Es necesario estar completamente entrenados para ser capaces de realizar las entregas a su debido tiempo. Un fallo y se acabó.”

El glamour contemporáneo de Glamrock

La clave del éxito

¿Que hay en los relojes que propone Glamrock que los haga merecedores de un éxito tan fulgurante? Enrico Margaritelli, CEO y respon-sable del diseño, nos manifiesta que “Glamrock pretende ser la marca que aporta moda, cambio, versatilidad y diversión a las relojerías tradicionales. Queremos ser creativos y ofrecer muchas piezas sin tener que producir demasiados modelos. Al contrario, nuestro principio es ofrecer siempre el mismo reloj en mil combinaciones de aspecto diferente, gracias a las infinitas combinaciones de materiales y colores.” Una de las lecciones que la pareja aprendió en Fossil es la flexibilidad. Si un modelo de presérie no cuaja, le cambiarán el bisel o la correa para darle otro aspecto. La caja, de 46 mm. o 50 mm. de diámetro es siempre la misma, y con su tapa ligeramente curvada se adapta con comodidad a la mayoría de muñecas. La facilidad de ofrecer aspectos radicalmente distintos a los relojes es la clave del éxito de Glamrock. Así, el bisel puede estar decorado, forrado de piel (cuero, cocodrilo, serpiente) o diamantes o simplemente hecho de diferentes materiales en dife-rentes colores. El bisel variable combinado con correas diversas y que pueden intercambiarse fácilmente le da un carácter al reloj que es a la vez divertido y dife-rente. La caja unisex sobredimensionada, para seguir la última moda, y un aspecto decididamente masculino al que se le puede dar un toque de feminidad, confieren esta imagen de glamour contemporáneo a Glamrock.

El glamour contemporáneo de Glamrock

Relojes Reales

Equipados con mecánicas de cuarzo Ronda de la mejor calidad, o de calibres ETA en los modelos deportivos, los relojes Glamrock poseen todas las características de un buen reloj: caja de acero, sumergibilidad a 100 m., corona con cabujón, tapa de caja fijada con seis tornillos y grabada con el logotipo de la marca, esfera de madreperla, correas de piel fabricadas en Francia, cierres plegables y una garantía internacional de dos años. Montados en Italia, estos verdaderos relojes con aspecto de relojes de moda, como los describe Isabelle Maujean, se venden a precios desde los 495 euros. Para los modelos con inserciones de diamantes los precios están entre los 800 y los 900 euros, mientras que los modelos de oro de 18K se sitúan sobre los 2500 euros. Las nuevas colecciones, aunque con las mismas características de imagen de gama fueron presentadas en BaselWorld, donde los ágiles Glamrock hicieron una breve parada.