100. articulos


H. Moser & Cie, directo a lo esencial

English Pусский
abril 2007


Por Pierre Maillard

Entre los muchos lanzamientos de marcas de relojes que han tenido lugar recientemente una atrajo inmediatamente la atención al ganar, desde el primer año, dos de los principales galardones relojeros de Suiza. Es H. Moser & Cie. Los relojes mecánicos presentados por esta marca afincada en Schaffhausen no son excelentes solamente desde el punto de vista estrictamente relojero (volveremos a esto con más detalle más abajo) si no que son también sorprendentes por su espléndida moderación. En contraste con la gran profusión de los diseños exagerados que muchas marcas presentan, utilizando las formas y los materiales más ostentosos, haciendo alarde de sus “músculos” y creando múltiples ventanas donde mostrar las tripas y engranajes de sus piezas, H. Moser & Cie se desmarca. Esta compañía ofrece relojes redondos,perfectamente proporcionados, ni demasiado pequeños, ni demasiado grandes, desprovistos de ornamentación superflua, con unas líneas que llevan la noción de la pureza hasta el extremo. Estas piezas de relojería van directamente a lo esencial, mostrando las horas, minutos y segundos.

H. Moser & Cie, directo a lo esencial Modulo central

Una magia particular

Así pues ¿De dónde viene la magia especial que emana de estos relojes? ¿Por qué nos producen la idea de que son intemporales, que no pasarán de moda, y que probablemente “enterrarán” a muchos de sus competidores más vistosos? ¿Qué es lo que crea esta magnífica elegancia natural, esta sutil distinción que atrae inmediatamente la atención? Las respuestas a estas preguntas se pueden encontrar en la gran cantidad de detalles que resultan de un planteamiento basado en las grandes tradiciones de la relojería. Veamos la caja, por ejemplo. Es redonda, hasta aquí nada nuevo, pero sus lados están deliciosamente tallados en arcos a cada lado de la corona, lo que le otorga una ligereza y sensualidad especiales, mientras permite un pequeño juego de luz en las superficies pulidas alternas. Pero, mientras la caja podría parecer bastante clásica, es sin embargo técnicamente muy compleja. Fabricada con no menos de 27 elementos, va equipada con siete precintos que encierran y protegen el movimiento. Un cristal zafiro de sutil redondez y antirreflejo ofrece una vista en profundidad del delicado trabajo realizado en la esfera ofreciendo una mayor legibilidad con sus agujas tridimensionales y sus indicadores facetados. Las asas ligeramente realzadas sujetan una correa de piel que se adapta perfectamente a la forma de la caja.Otro detalle importante es la corona,bastante grande pero muy elegante y de fácil manejo. En los modelos con indicador de fecha, la corona va también equipada con un mecanismo único que Moser llamó la “corona de doble tirón” (DPC). Aunque esto sea solamente un detalle, dice mucho sobre la atención que H. Mose & Cie presta a la comodidad de la persona que utiliza el reloj. Los propietarios de relojes mecánicos con indicador de fecha saben que es a veces difícil encontrar la posición exacta para ajustar la fecha, y a menudo en vez de ello se cambia el tiempo inadvertidamente. Con el DPC esto no puede suceder puesto que es necesario tirar de la corona hasta la primera parada, y entonces soltarla antes de poderla tirar otra vez para la segunda posición,que permite ajustar las agujas.

H. Moser & Cie, directo a lo esencial MOSER PERPETUAL 1,‘Palanca dragón’, Volante

Una importante innovación

Bajo la pureza radical pero sin embargo sensual de su apariencia, los relojes de H. Moser & Cie contienen movimientos originales (cuatro calibres mecánicos de cuerda manual de la propia casa) que proporcionan una buena demostración del rigor relojero de la marca. Esto no es el rigor por el rigor o simplemente el arte por el arte, sino que éste está totalmente concebido con el objeto de aumentar la simplicidad, la utilización, el confort, la ergonomía, la legibilidad y la durabilidad de un reloj mecánico de funcionamiento perfecto. La empresa también aborda la necesidad estratégica, e incluso imperativa, de ofrecer un servicio irreprochable. En el centro de la noción de servicio se encuentra la innovación más importante que H. Moser & Cie es el único en ofrecer: un módulo de escape intercambiable que es común para todos los movimientos.Todos los órganos de regulación del reloj están de este modo unidos por un módulo que solo necesita ser desenroscado en dos puntos para poderlo separar e intercambiarlo. “La idea principal detrás de esta innovación,” explica Daniel W. Zimmermann, Director de Ventas y Marketing,“es la de responder eficientemente al gran desafío de hoy en día que concierne a todas las marcas que trabajan a un alto nivel mecánico en la relojería: el servicio. Sencillamente, no hay en todo el mundo suficientes relojeros formados capaces de reparar movimientos complejos. Y después de cinco o seis años en operación, un reloj necesita ser ajustado y lubricado. Básicamente, precisa un servicio completo, que puede durar semanas o incluso meses, durante los cuales los clientes son desprovistos de sus relojes, esto sin contar los precios que se cargan por ello.Con nuestro sistema, el cliente acude al relojero, quien desmonta el modulo de escape, lo limpia fácilmente y lubrica el resto del movimiento, luego reemplaza el modulo de escape con otro modulo previamente regulado que nosotros le hemos suministrado. Por tanto, después de esperar un rato puede volver salir, por lo general, con su reloj. En este tiempo el relojero cuida del modulo original, y lo vuelve a poner en su sitio una vez ha sido ajustado.” Esta ingeniosa y debidamente patentada idea va hacer, sin ninguna duda, rabiar de envidia a muchas otras marcas de prestigio.

H. Moser & Cie, directo a lo esencial MAYU, MONARD DATE , MONARD

Unos pequeños detalles clave

Pero la ingeniosa creatividad de los relojeros de H. Moser & Cie no se acaba aquí. También pude observarse en la manera que el propio escape ha sido diseñado y en la calidad intrínseca demostrada en varios detalles. Por ejemplo, los tornillos reguladores (0,35 mm de diámetro) del gran volante tienen muescas, evitando por tanto perder ajuste debido a las vibraciones. Otro “detalle” puede verse en la delicada paleta y en la rueda de la paleta, que están fabricadas en oro, que ha sido endurecido, no con martillo, sino a base de un proceso de endurecimiento conocido como Röutgenstrahltiefeulitographie o LIGA, que lleva al metal a 600 vickers de dureza y permite obtener superficies verticales particularmente lisas, reduciendo por tanto la fricción entre la piedra de la horquilla de la paleta y el diente de la rueda de escape. La precisión del reloj viene facilitada por otro mecanismo llamado la “palanca dragón” que permite que la distancia entre la paleta y la rueda de escape se ajuste con gran exactitud. Los movimientos de H. Moser & Cie están actualmente equipados con un volante Breguet Nivarox. Sin embargo, próximamente la marca fabricará sus propios espirales en colaboración con la empresa Precision Engineering, que consigió adquirir “la receta original” de la aleación Nivatrox, cuyo inventor fue nada menos que el abuelo de uno de los principales accionistas de H. Moser & Cie, el industrial Thomas Strauman. Sin embargo, H. Moser & Cie no tiene intención de verticalizar todo su proceso de producción y convertirse en una “manufactura” Mientras que el total conjunto sus mecanismos, calibres, movimientos y cajas están diseñados y desarrollados en la casa, la marca de Schaffhausen los hace fabricar por una serie de subcontratistas, situados principalmente en la región del Jura.

El calendario perpetuo más hermoso

Las muchas características de los movimientos de H. Moser & Cie se expresan particularmente bien en el emblemático modelo llamado Moser Perpetual 1. Este es simplemente el más clásico, el más evidente, el más simple y el más legible de los calendarios perpetuos jamás creados. Dos de sus características son simplemente extraordinarias: en primer lugar está la muy corta y gruesa flecha que indica los meses del año simplemente apuntando a uno de los 12 índices, cada uno de ellos correspondiente a un mes distinto; y en segundo lugar, la gran fecha saltante instantánea. Para empezar, esta fecha tan grande no aparece en dos ventanas paralelas, sino en una sola. Por tanto la fecha, ya sea de uno o dos números, está siempre perfectamente centrada, y por ejemplo, se lee “1” y no “01”. También de manera muy interesante, el “Calendario Flash” del Moser Perpetual 1 ofrece no solamente una fecha saltante instantánea, sino que además se ajusta hacia delante y hacia atrás en cualquier momento simplemente activando la cuerda de la corona colocada en una posición intermedia. También ofrece la particularidad de saltar directamente desde el último día del mes al primero del mes siguiente sin tener que pasar por los días de entremedio; por ejemplo, este sistema instantáneo patentado pasa del 30 al 1, del 31 al 1, y del 28 al 1, o en el caso de los años bisiestos, del 29 al 1. La estrella que indica año bisiesto es visible por la parte de atrás del reloj,y puede ser fácilmente ajustada, si es necesario, utilizando un corrector que pasa desapercibido colocado en el lado de la caja. Esencial, puro, superlegible, desprovisto de cualquier indicación superflua (de este modo no hay ninguna indicación para el año, pero de todos modos ¿quién la puede necesitar?), el Moser Perpetual 1, en su delicada caja curvada, es sin comparación, el reloj del año.

Mayu y Monard

Mayu y Monar son dos colecciones al nivel más alto de la familia de relojes de la marca. La línea Mayu, con sus 38,8 mm de diámetro y 9,3 mm de grosor, tiene una aguja pequeña de segundos a las 6 h de gran diámetro, inspirada en los relojes de bolsillo y situada contra el borde de la pieza. Solamente un calibre bastante grande – 32 mm o 14 líneas – permite esta bastante extraña posición e inmediatamente diferencia este reloj del Valjoux o de otros calibres ETA. Solamente posee un gran tonel, que ofrece 80 horas de reserva de marcha, cuyo indicador es visible por detrás. La línea Monard, con un diámetro de 40,8 mm, va equipado con dos toneles lo que proporciona una reserva de marcha de siete días. Muestra las horas, minutos, aguja pequeña de segundos, y una gran fecha a las 6 h. Con una producción de 500 piezas en 2006, 750 piezas en 2007, el objetivo a largo plazo son 5000 relojes al año. Actualmente se vende en 25 puntos de venta en 12 países. Las piezas sólo están disponibles en oro blanco y rosa y platino y posee un ratio precio/calidad bastante razonable (comenzando a 12.500 CHF para el Mayu básico hasta 36.000 CHF para el Moser Perpetual 1 de oro). Esta es claramente una marca a seguir.

¿De dónde viene el nombre H. Moser y Cie?

Muchos pueden haberse olvidado, pero Heinrich Moser, nacido en 1805 en Schaffhausen, descendiente de una dinastía de relojeros, y relojero él mismo, emigró a Rusia a la edad de 22 años, donde rápidamente estableció un verdadero imperio en relojería bajo el nombre de H. Moser & Cie. Fundó una fábrica en LeLocle para sus propios suministros y también adquirió partes a Urban Jürgensen y Jaeger-LeCoultre. A estas alturas, H. Moser & Cie tenía ya 70 calibres diferentes, vendía relojes a la Corte Imperial de Rusia, y también enviaba grandes cantidades de relojes a Japón, China, Persia y Nueva York. A su regreso a su nativa Schaffhausen, Heinrich Moser contribuyó en gran manera al auge industrial de esta ciudad, sobre todo con la construcción de una presa hidroeléctrica sobre el Rin, y al atraer a ella a F.A. Jones, el fundador de IWC.A su muerte en 1874, sus herederos vendieron sus posesiones en Rusia. La fábrica de LeLocle continuó produciendo movimientos mecánicos hasta 1980, cuando cerró sus puertas definitivamente. El renacimiento de H. Moser & Cie se debe a la iniciativa de un hombre, el Dr. Jürgen Lange. Él, originariamente de Alemania del Este, trabajó durante mucho tiempo en IWC antes de decidirse a instalarse por su cuenta, para ello reunió a un pequeño grupo de inversores y re-lanzó H. Moser & Cie, con Roger Balsiger, un descendiente directo de Heinrich Moser, que se convirtió en el Presidente Honorario del Consejo de Directores y Embajadores de la marca.