articulos



DISTRIBUCIÓN - Paris: Una Calle, Dos Disidentes: Colette - Chronopassion

octubre 2015


Situados a sólo a unos metros de distancia el uno del otro, ambos son influyentes y extravagantes en un territorio conservador: uno abastece a los hipsters y las vanguardias, el otro a los conocedores de la relojería independiente. La visita combinada a los dos mundos distintos de Colette y Chronopassion.

París, Rue Saint Honoré. Entre varias boutiques de lujo tradicionales y dos pasos del Louvre están dos ovnis relojería. El primero, en el número 213: Colette, un punto de encuentro para todos los inconformistas en el planeta, un lugar donde ante las barbas espesas no suenan las alarmas establecidas por la vigilancia anti-terrorista. Fundada hace 18 años por Colette Rousseaux, con un rango de precios que va de Nixon a Corum, es decir, de 100 $ a 60.000 $, la boutique se ha vuelto popular por ser uno de los pocos lugares del mundo en ser seleccionados para presentar y vender el Apple Watch en su reciente lanzamiento. Esto demuestra la intención de la marca de Cupertino para ganarse los favores de este “pionero de la moda”.

El segundo, que se encuentra un poco más arriba de la calle, en el número 271, es el escondite del extravagante y más grande que la vida Laurent Picciotto. En este caso, el propietario también es muy difícil de complacer, con una selección de las mejores marcas independientes que aparecieron durante la década de oro del 2000: Richard Mille, Greubel Forsey, MB & F, URWERK, HYT, Ressence... Una constelación que ha concedido a Laurent Picciotto el título excepcional de ’formador de opinión’. Su fuerte carácter despierta la admiración, a veces también la sospecha; sus maneras burlonas no siempre encajan con el prudente mundo relojería suiza... Justo al lado se encuentra la tienda parisina de Hublot, también gestionada por Laurent Picciotto.

COLETTE Y APPLE, UN ENCUENTRO

2015 THE prints by Marke NewtonTM
2015 THE prints by Marke NewtonTM

Volvemos al número 213 donde estamos viendo prepararse abrir la boutique en una horas tardía - 11 am. Estamos sentados en el sótano de la tienda, en el muy de moda Water Bar que es el escenario habitual de presentaciones previas para las marcas. Para preservar la mística en torno a este moderno bazar inconformista que actualmente emplea a 120 personas, Colette Rousseaux casi nunca da entrevistas, y tampoco lo hace su hija Sarah Andelman, quien es la co-propietaria de la tienda.

Después de esconder lejos su bici fixie con altavoces externos, Guillaume Salmón nos une. El portavoz de la tienda, que vende mucho más que relojes (discos antiguos, ropa, revistas, incluso obras de arte en la planta superior), no lleva reloj: «Probé el Apple Watch, y me acabó ganando», dice. «Es muy fácil de ajustar alrededor de su muñeca. Los mensajes de texto funcionan muy bien, también. Y el reloj se ve muy bien, pero Todavía tengo que estudiarlo para utilizarlo a su máxima capacidad». ¿Cómo hizo una alianza con la compañía más rica del mundo? «Ellos nos contactaron. Invitaron a Sarah ir a Cupertino para una presentación el año pasado. El próximo paso lógico era vender el modelo en nuestra tienda cuando se lanzase en unas boutiques selectas. No fue fácil al principio, y tuvimos que hacer frente a una clientela mucho más grande de lo habitual. La ironía era que teníamos loa Apple Watch, pero las tiendas de Apple cerca de nosotros no lo tenían.»Actualmente, las tiendas de Apple lo tienen también, y las ventas han disminuido un poco".Pero nosotros seguimos vendiendo varios modelos todos los días. El modelo Sports es el más popular."

“Sea cual sea el precio o la notoriedad de la marca, Colette es más interesada en la calidad del diseño, en productos exclusivos y de edición limitada.”

DISTRIBUCIÓN - Paris: Una Calle, Dos Disidentes: Colette - Chronopassion

RELOJES PARA HIPSTERS BARBADOS

La peor pesadilla de la tienda Parisina - que también es una paradoja, teniendo en cuenta la distribución en masa de los productos de Apple – es caer en la cultura dominante. Guillaume Salmon explica que «sea cual sea el precio o la notoriedad de la marca, en Colette es más interesados en la calidad del diseño, en la exclusividad y en productos de edición limitada.»Sarah Andelman maneja personalmente la selección: «Nosotros sólo trabajamos con lo que realmente queremos. Y sucede con regularidad que nos enamoramos de una pieza: cambiamos nuestros escaparates de relojes semanalmente. No tenemos una gran cantidad de productos en stock, pero queremos que nuestros clientes ven algo especial cada vez que nos visitan.»Algunas marcas son conscientes de esto y llegan a la serie especial «Colette»...

Con el auge de la relojería en los últimos diez años, los relojes han hecho su camino en las ventanas de la tienda. ¿Quien los compra? «Podemos comparar nuestros clientes a los lectores del cómic de Tintín: que tienen entre 7 y 77 años de edad, son de París, así como Australia, son ricos o han venido de más modestos orígenes. La característica especial de la relojería, en comparación con los demás productos que ofrecemos, es que atrae principalmente a los hombres. Tenemos la suerte de tener clientes que están interesados en la relojería, pero cuya principal preocupación no es el precio.»

¿Cómo exactamente Colette se convirtió en un creador de tendencias global? ¿Qué la hace diferente de las demás? «Parte de ello es todavía un misterio - ¡Y nosotros le debemos mucho a la suerte! Llegamos al lugar correcto en el momento correcto. Hace dieciocho años el barrio no era tan elegante. Creo que las decisiones artísticas tomadas por Colette y Sara dieron sus frutos en un contexto más bien conservador. Ellas siempre han hecho todo lo posible para sorprender a la gente.»La tienda se ve como un experimento, como un lugar«abierto». ¿Puede este éxito se reproducirse en todo el mundo? La respuesta es clara: «No, Colette debe seguir siendo única.»

LAURENT PICCIOTTO, REBELDE CON CAUSA

DISTRIBUCIÓN - Paris: Una Calle, Dos Disidentes: Colette - Chronopassion

En nuestro camino tras dejar Colette continuamos nuestro paseo por la Rue Saint Honoré y caminamos pasado muchas tiendas de lujo de marca antes de detenernos en una pequeña tienda de aspecto corriente. Entramos en ella y bajamos un pequeño tramo de escaleras para entrar en la oficina del dueño; está cubierta de carteles y referencias a la música rock y a las motocicletas. Bienvenidos a la cueva mágica de Laurent Picciotto, fundador de Chronopassion. Una cara, una voz, una actitud... ¡No es un minorista al uso!

«Empecé en 1988, una época en la que no había un mercado real o una verdadera boutique de París que se dedicase exclusivamente a los relojes. La norma era ir a comprar un reloj de vez en cuando a un joyero. Los márgenes no eran buenos, los clientes eran viejos y los relojes eran complicados objetos que a menudo se rompían.»

Al igual que Colette, Chronopassion tiene un enemigo nítido: la cultura dominante. «Hoy en día, podemos encontrar más o menos las mismas diez o quince marcas de relojes en todas las calles de compras más importantes del mundo. Siempre me pregunto que trae una determinada marca a la mesa en lugar de centrarme en lo que vende.»

Los primeros años no fueron amables con Laurent Picciotto o su concepto, una boutique dedicada exclusivamente a la relojería en el corazón de la capital Francesa. «Abrí un poco demasiado pronto. ¡Al principio, yo tenía alrededor de 1,2 cliente por día!»Esto fue antes de que la nueva economía floreciera, con su cohorte de jóvenes que podían permitirse el lujo de gastar un millón de francos en un reloj. Entre 1995 y 2000, los actores externos comenzaron a comprar las marcas de relojes. «Vimos una ’ola’ financiera que se acercó a Suiza y sus relojeros de zapatillas resistentes, que se detienen cada quince minutos y en silencio crean objetos maravillosos. Todo el mundo empezó a comprar todo.»Desde el año 2000 el frenesí se ha transformado en «locura» real.

"Mi enfoque no es razonable, pero mi gestión si es razonable. Soy un comprador emocional y compulsivo. Apuesto por mis favoritos, pero No puedo perder una apuesta de cada tres.”

APUESTAS Y AMOR A PRIMERA VISTA

En en el escaparate de Chronopassion hoy encontramos las marcas más exitosas de la década de 2000 y más: Hublot, Audemars Piguet, Richard Mille, Panerai ... ¿Cuáles son los criterios de selección de Laurent Picciotto? «Mi principal preocupación no es la venta de relojes caros. Voy más allá de pensamiento simplista. Quiero que los modelos sean innovadores, confidenciales y únicos. En pocas palabras, diría que mi enfoque no es razonable, pero mi gestión es razonable. Soy un comprador emocional y compulsivo. Apuesto por mis favoritos, pero no puedo perder una apuesta de cada tres.»

El año pasado en Baselworld Laurent Picciotto se enamoró del HM6 por MB & F: «Es la pieza más loca de Max Büsser, ¡me he comprado dos y vendió cuatro! Es importante encontrar el equilibrio entre las marcas que producen un cierto volumen, como Breguet o Hublot, y marcas que son mucho más confidenciales: no sabemos cuántos relojes Sarpaneva vamos a vender, ¡y él sólo hace 40 cada año!»

Entre sus favoritos se encuentra la joven Fiona Krüger. «Ella me agarró por el brazo un día en Baselworld y me dijo que no tenía los márgenes de los minoristas... tomé el riesgo con independencia!» Otro recién llegado a Chronopassion es Christophe Claret. «Yo no entendía su posición durante mucho tiempo: ¿era un subcontratista para otras marcas o una marca? Pero con el Margot conquistó el corazón de las mujeres con las complicaciones que a menudo atraen a los hombres y a las mujeres asustan.»

Chronopassion with, right next door, the Parisian Hublot store.
Chronopassion with, right next door, the Parisian Hublot store.

PIRATERÍA Y POLUCIÓN RELOJERA

Laurent Picciotto se enamora, y al mismo tiempo, si él es infeliz, se lo haré saber. Una de sus diatribas más memorables ocurrió durante una conferencia de prensa de Nicolas Hayek Senior. Cuando Breguet anunció un reloj tourbillon cumpleaños cuyos márgenes se habían reducido a la mitad para los minoristas. El Francés sigue representando la marca del Swatch Group, pero otros, como él han abandonado. «La IWC de 1990, con sus anuncios en blanco y negro de la época del modelo de Da Vinci, no tiene nada que ver con la marca actual. Del mismo modo, la creatividad excesiva puede ser un problema cuando no está canalizada. Me gustó el rigor de Jaeger-LeCoultre, antes de que la marca decidiera hacer modelos de buceo, joyas, relojes clásicos y complicaciones de bajo costo.»

El 85% de la clientela de Chronopassion es extranjera, en un mercado que es mucho más tranquilo de lo que era durante la locura de la década del 2000. Laurent Picciotto lo recuerda con una ligera nostalgia: «Con Richard Mille, pasamos horas en este sótano hablando del RM 001. No pensamos en lo mucho que costaría, lo único que importaba era dárselo todo. ¡Richard Mille prácticamente inventó el precio razonable!»

Desde entonces, terceros actores se han beneficiado de ello. «No había una forma de contaminación y de inflación: entre 2000 y 2008 los recién llegados podían prácticamente lanzar cualquier modelo con cualquier precio y hacer que funcionase. Una vez alguien vino a verme en Baselworld con un nuevo reloj que costaba 300.000 CHF. Yo no estaba convencido, y yo creo que no estaba bien. Pero él me dijo: ’No importa, se vende’. Era la piratería. Muchos han desaparecido, pero la memoria es selectiva, les olvidé.»

Hoy en día el mercado ha vuelto a una especie de normalidad. Pero Laurent Picciotto no se plantea volver a la normalidad. «En 2008, cuando todo el mundo estaba pisando los frenos, compré el doble. Me doi a mi mismo los medios para hacerlo y no me importan las tendencias.»

Fuente: Europa Star Magazine Septiembre del 2015