articulos



NEGOCIOS, MODELOS Y ESTRATEGIAS - LOUIS VUITTON: operación LV Fifty Five

English
noviembre 2015


Este nombre en números anuncia un nuevo punto de partida para Louis Vuitton, que está poniendo en marcha una alternativa cada día más asequible para el polarizante Tambour. ¿Podría ser la forma de las cosas que vendrán?

La primera colección de relojes de Louis Vuitton se remonta a 2002, cuando se lanzó el famoso Tambour. Su forma de tambor que es su firma ayudó a la marca a definir y promover una estética relojera muy individual. Sin embargo, esta forma única, a pesar de que efectivamente ’tocó el tambor’ y creó una identidad relojera reconocible para Louis Vuitton, sin embargo, tuvo un efecto de polarización: a la gente le gustaba o no. Pero esto no impidió que el Tambour, en sus sucesivas iteraciones (GMT, cronógrafo, tourbillon, Spin Time y repetidor de minutos), alcanzara el éxito y el reconocimiento.

LV FIFTY FIVE 31 MM DE LOUIS VUITTON
LV FIFTY FIVE 31 MM DE LOUIS VUITTON
Cuarzo ETA 256.031, horas, minutos y segundos, esfera plateada lacada, patrón resplandor solar, cepillado circular y acabado satinado. Resistente al agua hasta 50 metros, viene en una caja de acero con grabado trasero, equipado con un cierre desplegable con monograma.

De hecho, fue tan exitoso que Hamdi Chatti sintió plenamente justificada la transformación sin contemplaciones de la concepción en su cabeza. El mero hecho de haber invertido en crear algo que era espectacularmente diferente, que ahora el Tambour verdaderamente se ha ganado su lugar en el panteón de la relojería internacional. Se vende en unos 200 puntos de venta en la red de la casa madre con 465 boutiques en todo el mundo.

Sin embargo, con el fin de superar las objeciones estéticas, Louis Vuitton se debía a sí misma tanto táctica como estratégicamente el desarrollo de una nueva colección: una más accesible, un reloj más asequible - «muy reconocible pero llevable. Algo que usted pueda usar todos los días», en palabras de Hamdi Chatti.

DOBLE ENFOQUE

Desde su nombramiento en 2010 como jefe de la división de la relojería de Louis Vuitton, Hamdi Chatti se ha centrado en dos obsesiones: hacer que su compañía sea una fuerza legítima en los círculos de la relojería, y la ampliación - y por lo tanto la diversificación – de su área de distribución.

En lo que a la primera se refiere, es un hecho, con la compra e integración de La Fabrique du Temps, el laboratorio relojero dirigido por los colegas Enrico Barbasini y Michel Navas, que han dado su nombre a la nueva manufactura. Ellos son la fuerza impulsora detrás de la gran inventiva y las complicaciones a menudo caprichosas que han adornado el Tambour, incluyendo su sensacional reloj, el caleidoscópico, ingenioso y del que mucho se habla Escale Worldtime.

La adquisición de La Fabrique du Temps, un motor de relojería de bajo perfil pero finamente tuneado, que desde el otoño de 2014 ha reunido a todos oficios de la compañía en la casa (un centenar o así de ingenieros, relojeros, artesanos de esferas, etc.), ha habilitado a Louis Vuitton para seguir adelante con el lanzamiento de una nueva línea de relojes destinada a convertirse en una colección a largo plazo. Esta serie está dirigida a una clientela más joven y, sin duda, será menos controvertida. Lanzada inicialmente en acero inoxidable, con un precio de venta de entre 3.500 y 4.500 CHF, la intención es avanzar gradualmente en el oro, y con los modelos con gemas engastadas que serán llevados a cabo posteriormente. «Pero nos vamos a tomar nuestro tiempo», afirma Hamdi Chatti. «Como somos nuestro propio minorista no estamos bajo ninguna presión. Y con nuestra experiencia al por menor en el día a día en el ámbito internacional, podemos darnos el lujo de tomarnos las cosas con calma.»

LV FIFTY FIVE 41 MM DE LOUIS VUITTON
LV FIFTY FIVE 41 MM DE LOUIS VUITTON
GMT automático ETA 2893, fecha, horas, minutos y segundos, esfera antracita lacada, patrón en resplandor solar, cepillado circular y acabado satinado. Resistente al agua hasta 50 metros, viene en una caja de acero con grabado trasero, equipado con un cierre desplegable con monograma.

REDONDO, LIGERO Y CONFORTABLE

Así que este es el LV Fifty Five. ¿Por qué este número? Estudiosos clásicos - debe haber unos cuantos - ya habrán trabajado en ello. LV es el número Romano para cincuenta y cinco. Rompecabezas de lado, el LV Fifty Five cumple a la perfección el brief dado por la casa a los diseñadores: que el reloj fuera redondo, ligero, altamente llevable y extremadamente cómodo. Se trata de un reloj para todos los días - que casi se olvide que lo lleva puesto - pero sin embargo reconocible al instante. Bellas proporciones y elegante, pero lejos de ser anodino. Su diseño fue inspirado por los archivos de la casa madre. Los cierres de aluminio de un baúl de 1920 convenientemente proveyeron a la vez un ejemplo y una referencia histórica. La historia de fondo encuentra su expresión relojera en las dos placas metálicas remachadas en la caja, grabadas con la leyenda ’Louis Vuitton’. «Es una re-interpretación de las placas de bloqueo que han asegurado los baúles Louis Vuitton desde 1890,» nos dicen.

Montado bien en una correa de piel asombrosamente flexible, o en un brazalete de metal también inspirado en el famoso baúl (que resulta ser igual de flexible y ligero en la muñeca), el LV Fifty Five es a la vez sobrio y refinado. La atención al detalle es particularmente notable en su esfera plateada o antracita con sus dos secciones convexas concéntricas, marcadores horarios en relieve y las agujas en un impresionante color verde esmeralda, que Louis Vuitton se enorgullece de producir enteramente en la propia casa.

¿Cómo va ser recibido este reloj más accesible y asequible por los seguidores leales de la marca, viniendo como viene después del Tambour más estridente? Su lanzamiento es inminente. «No bombardeo publicitario, no promoción agresiva.» Louis Vuitton introducirá gradualmente el LV Fifty Five en el mercado, comenzando, y viendo como van las cosas, en Japón, antes de expandirse a otras costas en 2016. Sin embargo, como el LV Fifty Five empieza a hacer su camino en el mundo y encontrará su propio camino, el tambor seguramente seguirá sonando.

Y a juzgar por las expresiones satisfechas de Enrico Barbasini y Michel Navas quienes, de vuelta en sus bancos de trabajo, ya están ocupados inventando más complicaciones en la casa, la división de relojería Louis Vuitton guarda unas cuantas sorpresas bajo la manga.

Fuente: Europa Star Magazine Noviembre del 2015