articulos



VINTAGEMANIA - Cronógrafos para coleccionistas: en elogio de la diversidad

English
agosto 2016


Los cronógrafos de la década de 1950 y 1960 se encuentran actualmente entre los más apreciados por los coleccionistas. Los líderes mundiales, tales como los Omega Speedmaster, los Breitling Navitimers, Rolex Daytonas y Heuers Carrera son frenéticamente buscados y sujetos a intensa especulación. Sin embargo, la historia de los cronógrafos Suizos no se limita a estos pocos modelos: por el contrario, se ofrece una sorprendente diversidad a aquellos que son lo suficientemente curiosos como para llevar a cabo algunas investigaciones.

VINTAGEMANIA - Cronógrafos para coleccionistas: en elogio de la diversidad

Los cronógrafos «Vintage» lo tienen todo para los amantes de las delicias de los relojes antiguos: un fuerte diseño, una técnica así como un aspecto reglamentario, y unas dimensiones cómodas (hoy en día muy a la moda). Además, como fueron fabricados en grandes cantidades sobre la base de movimientos estandarizados, son fáciles de reparar. ¡Todos los ingredientes para un éxito global, planetario! Los fabricantes de cronógrafos que están en el negocio han captado perfectamente la situación y mantienen los dibujos en sus archivos para resucitar modelos antiguos que recuerdan a su apogeo.

NUEVOS CAMINOS DE CONOCIMIENTO

En el siglo XXI, la cantidad de información a disposición de cualquier humano conectado a un teclado es prácticamente incalculable. Esta información, sin embargo, es horizontal y altamente redundante; los datos que suelen ser formateados por astutos servicios de marketing, son reenviados de un sitio a otro, de blog a blog: por lo tanto, grandes errores o distorsiones históricas se convierten en verdades intangibles y están firmemente arraigadas en las redes sociales, pero apenas en las neuronas, debido a la nube.

Tales reverberaciones de los medios de comunicación sólo suele beneficiar a unas pocas «seleccionadas» marcas y muy rara vez a modelos anticuados, por falta de actividad de los grupos de presión.

En este océano horizontal, los aficionados entendidos han creado pozos de conocimiento: sitios de expertos, especializados en una marca o incluso en un único modelo. Según Marco Richon cuando el evoca diferentes versiones del Omega Speedmaster, esto se convierte en una tarea bastante laboriosa, pero ayuda a identificar centenares de esferas, agujas biseles, cajas y pulseras. Una riqueza de datos verificados que se cotejará con múltiples fuentes. Sin embargo, mientras los aficionados pueden encontrar el modelo de sus sueños, esto representa un precio a pagar: una visión limitada del mundo de la relojería. Y un inesperado riesgo...

DE LA HIPERESPECIALIZACIÓN A LA HIPERESPECULACIÓN

Si un modelo de reloj, en particular un cronógrafo, se ha producido en gran cantidades – lo que es el caso con los «Top cuatro» Navitimer, Daytona, Carrera, y Speedmaster - la disponibilidad de muchas versiones implica que algunas serán escasas. Un cierto número de vendedores utilizan tales diferencias menores como pretexto para cobrar exorbitantes precios por modelos que son idénticos excepto por unos pocos detalles. Esta hiper especialización también ha generado un aumento general en precios. Tales «míticos» cronógrafos han salido del «pequeño» mercado de colección y se convierten en objetos especulativos, con una consecuencia inevitable en el lado oscuro: la falsificación. Hace veinte años, aún se podía comprar un cronógrafo antiguo con plena confianza, esos tiempos sin preocupaciones han pasado. Se recomienda identificar con precisión todas las características y los detalles del reloj que se desea adquirir. Y también, quizás, hacerse una pregunta de sentido común: ¿cual podría / debería ser el precio de un artículo, que sin embargo por elegante y deseable que pueda ser, es un objeto industrial fabricado en serie en miles de copias? Una solución podría ser pensar fuera de la caja y considerar todos aquellos extraños y viejos cronógrafos olvidados del mercado: son abundantes pero demasiado a menudo descuidados porque en la esfera no suena una campana o el uso de sus pulsadores parece misterioso... ¿Por qué tener miedo de una historia tan rica?

(RE) DESCUBRIENDO UN MUNDO

La historia del mundo de la relojería en el siglo XX es de hecho rica y compleja: los relojes cambiaron de ser artículos de bolsillo a adornos de muñeca, se hicieron estancos al agua, anti-magnéticos, automáticos, cronométricos y... democráticos. Pero esta historia aún no ha sido escrita. Rigor y, sobre todo, mucha paciencia son la esencia si se desea profundizar en la literatura, para realizar un seguimiento de las historias de la compañía, las nuevas presentaciones de un modelo, los cambios en la razón social, los éxitos a nivel nacional e internacional, exposiciones - y todos los eventos puntuando los itinerarios turbulentos de relojeros famosos u olvidados. Así, uno se da cuenta de que el cronógrafo de pulsera ya existía en 1909, que Venus eligió una excelente esfera regulador en 1935, que Bovet inventó la aguja de fracciones de segundo ( «rattrapante ») a disposición de todos el siguiente año, que Geneva Sport comercializó un cronógrafo para damas en 1937, que Movado inventó el calibre modular con la ayuda de los hijos de Victorin Piguet en 1938, que Angelus fue el primero en mostrar un conjunto fecha en sus cronógrafos en 1942, que Navitimer casi no existía, que Mathey-Tissot produjo los mejores cronógrafos type-20, que sorprendentemente se podían encontrar modelos sin pulsadores en 1955, que El Primero fue creado no solo por Zenith sino también por Movado, y que la primer cronógrafo automático con pantalla digital llegó al mercado en 1973. Estos relojes, que tienen hermosas historias que contar, a menudo son fáciles de encontrar y asequibles.

Todo lo que se necesita es un amor por la belleza de los relojes y una pizca de curiosidad.

Joël Pynson y Sébastien Chaulmontet son los autores de Chronographes de collection publicado por Time To Tell. El libro está disponible en el sitio time2tell.com.

Fuente: Europa Star Magazine Junio-Julio del 2016