en-portada



Chanel J12 Moonphase, hora exquisita

English 中文
diciembre 2013


La Luna. Blanco. Negro. La luna blanca en el cielo negro ...

El astro blanco en el cielo nocturno negro siempre ha seducido a poetas. Fascinante y misterioso, la blancura de ensueño de noches de luna llena lanza un hechizo singular sobre nuestros sentidos. Muy a diferencia de la luz vibrante e implacable del sol, lo que reduce las sombras distintas, la luna brilla con una luz blanca en polvo, plateado. Como el famoso poeta francés Paul Verlaine dice en su poema «La luna blanca», su luz “Un vasto y tierno sosiego / parece descender / del firmamento / que el astro irisa...! Es la hora exquisita!

Chanel J12 Moonphase, hora exquisita

ROMPIENDO EL TABÚ DEL BLANCO

En 2003, Chanel rompió un tabú al introducir el color blanco en el mundo de la relojería. Después del J12 negro, que ya había alterado los códigos estéticos de la relojería, el nacimiento del transgresor J12 en blanco hizo tambalear los cimientos de la industria. Contra todas las expectativas, el J12 blanco fue un éxito inmediato y recibió la aclamación universal. Hecho de un inmaculado blanco en cerámica de alta tecnología que es totalmente resistente a los caprichos del tiempo, se ha consolidado como una nueva referencia estilística en la relojería. El blanco se convirtió en uno de los colores del momento, y de aquí en adelante estrechamente vinculado al nombre de Chanel.

Es perfectamente legítimo que Chanel introdujera un blanco como este, porque, como la misma Mademoiselle Chanel ya había dicho, «el blanco como el negro, lo tiene todo.»

Junto con el negro profundo, el blanco puro es uno de los códigos genéticos más arraigadas de Chanel. Porque negro y blanco, negro o blanco llegan al corazón de la cuestión, revelando la claridad de la forma, ya sea en corte del sastre, las curvas de una camelia, la velocidad de un cometa, el globo de la luna o el boceto de un reloj.

Desde su nacimiento en negro en el 2000, el J12 de cerámica de alta tecnología, diseñado como un reloj deportivo muy elegante, ha demostrado su capacidad para adaptarse a numerosos y diferentes diseños de relojería, desde la más alta joyería a la más «complicada».

Chanel J12 Moonphase, hora exquisita

En 2004, Chanel presentó la colección J12 Pièces d’Exception, caacterizada por ediciones limitadas engastadas con las más hermosas piedras preciosas en talla baguette. El negro contrastado con el fuego de los rubíes, con el hielo de los diamantes.

En 2005, el J12 blanco entró en el mundo de la gama alta de la relojería mecánica con un tourbillon de cuerda automática cuya platina estaba hecha de cerámica, una primicia mundial y una revolución técnica. En 2008, el J12 Calibre 3125 fue equipado con un movimiento mecánico de cuerda automática de Audemars Piguet, exclusivamente personalizado para Chanel. El año 2009 vio el nacimiento del increíble J12 Noir Intense, cuyo caja de oro blanco se engastó con 724 baguettes en cerámica negra de alta tecnología, cortadas y talladas en facetas como la más preciosa de las piedras.

Luego vino el J12 Rétrograde Mysterieuse en 2010, un concentrado de innovaciones que mezclaba las complicaciones con primicias mundiales: tourbillon, esfera digital para los minutos, aguja de minutos retrógrados, reserva de marcha de 10 días, corona vertical retráctil. Y en 2011, el J12 fue por primera vez ni negro ni blanco, sino de un color nuevo, desconocido hasta entonces en la relojería, el J12 Chromatic. Este color, logrado mediante la adición de titanio a la cerámica, como ningún otro, tiene un particular brillo suave que lo hace único.

Mientras tanto ha habido aún más evoluciones en la línea del J12: la interacción de los materiales, con superficies mates y brillantes, con un toque de oro, engastado de piedras. Pero también la interacción con la función con el J12 Chronograph, en blanco o negro, lo que le permite dar plena expresión a su deportividad y mostrar su resistencia, la dureza de sus materiales y su gran resistencia al agua. Se ha ganado sus galones como un verdadero instrumento sin perder nada de su elegancia. Luego, con el J12 GMT se convirtió en un reloj para el viajero, haciendo malabarismos entre zonas horarias. El J12 Marine, con un toque de azul profundo en su bisel giratorio unidireccional, lo hundió en el universo del submarinismo.

Nacido en los albores del siglo, el J12 tiene la capacidad de asumir tantas identidades diferentes sin perder su fuerza estilística o su aspecto reconocible de inmediato que merece totalmente su etiqueta como «el primer icono de la relojería del siglo XXI». Pero no hay nada fijado sobre este icono y su destino va a continuar a lo largo de su prometedor recorrido.

EL J12 TIENE UN TROZO DE LA LUNA

Después de transformar la cerámica de alta tecnología en un material precioso, después de abordar la velocidad, la navegación, el mar, las zonas horarias, siendo engastado con diamantes y piedras preciosas, después de albergar algunas de las complicaciones de gama alta más asombrosas, el J12 tiene ahora un trozo de la luna con el J12 Moonphase.

En la galaxia de las complicaciones relojeras, hay una que tiene un atractivo especial, sobre todo para las mujeres: la fase lunar. Simbólicamente asociada con la feminidad, la fase lunar es una complicación relojera con un alcance eminentemente poético. Sin embargo, su aplicación relojera es el resultado de los cálculos inteligentes que convierten su ciclo particular en los movimientos de las ruedas y los engranajes. Su revolución sinódica, es decir, el intervalo de tiempo que tarda la Luna en volver a la misma posición con respecto al Sol y la Tierra, es de 29 días, 12 horas, 44 minutos y 2,8 segundos exactamente.

Dado que este intervalo no es el mismo que el de la duración media de un mes, el relojero tiene que utilizar la reducción de un tren de engranajes con el fin de mostrar las diferentes etapas del ciclo lunar: luna nueva, cuarto creciente, luna llena, cuarto decreciente.

Chanel J12 Moonphase, hora exquisita

Tradicionalmente, esto se muestra en un pequeño disco en el que hay una luna llena. Esta luna, que gira alrededor de su disco, aparece alternativamente y desaparece detrás de una ventana cortada en la esfera (la forma de la cual a menudo recuerda la de una nube), revelando poco a poco el progreso del ciclo lunar.

El J12 Moonphase muestra la fase lunar de una manera completamente diferente. Las cuatro etapas principales del ciclo lunar están representadas por pequeños indicadores - un disco blanco, dos crecientes blancos, y un disco negro - en un gran disco de aventurina, de color azul oscuro que brilla como un cielo estrellado. La fase de la luna se indica a través de una delgada aguja serpentina de acero pulido, que muestra el intervalo entre las diferentes fases de la luna.

Esta indicación poética y soñadora de la fase lunar, a las 6 en punto de la esfera, ofrece una nueva mirada sobre el icónico J12. El gran disco de aventurina, enmarcado en metal, es como una ventana hacia el firmamento. Se completa con otra indicación, la de la fecha, por una aguja cuya punta tiene la forma de una fina luna creciente como un recordatorio sutil de la coherencia astronómica. Este pequeño creciente subraya la fecha, que está marcada en cifras en una escala en la brida alrededor de la esfera.

En el centro, las horas, los minutos y los segundos siguen su curso normal, leyendose los numerales en un azul profundo. La aguja de los segundos gira en torno a una fina pista de los minutos de estilo ferroviario minutos. Todas estas indicaciones se destacan contra un fondo de esfera abierta con la alternancia de patrones de pulido y guilloché en la mejor tradición relojera.

La nueva fase lunar J12 viene en una caja de 38 mm de cerámica de alta tecnología con una pulsera cuyos eslabones, de la misma cerámica, son fabricados y abrillantados de forma individual y montados con una cierta inclinación para ofrecer la máxima flexibilidad y una comodidad excepcional en la muñeca. Esta pulsera se ajusta fácilmente con un triple cierre desplegable.

SEIS VARIACIONES LUNARES

Los primeros modelos del J12 Moonphase están disponibles en seis versiones diferentes, desde el más discreto a los más ostentosos. Todos ellos están equipados con un movimiento mecánico de cuerda automática de alta calidad con una reserva de marcha de 42 horas.

El más clásico de estos modelos es una pieza sobria en cerámica blanca de alta tecnología con una esfera opalina cepillada y el disco de aventurina de la fase lunar, resistente al agua hasta 100 metros. El segundo modelo en blanco, más ornamentado, tiene un bisel engastado con 54 diamantes ( ± 1,42 quilates) y una esfera opalina con guilloché engastada con 63 diamantes ( ± 0,34 quilates) que rodean el disco de aventurina, conformando la escala de los minutos y actuando como marcadores de la hora.

Chanel J12 Moonphase, hora exquisita Chanel J12 Moonphase, hora exquisita
Chanel J12 Moonphase, hora exquisita Chanel J12 Moonphase, hora exquisita

Estos dos modelos están disponibles también en cerámica negra de alta tecnología con una esfera negra cepillada para la versión más sencilla y una esfera negra con guilloché para el modelo engastado al igual que su equivalente en blanco.

Dos modelos de alta joyería completan la gama . El primero es de oro blanco de 18 quilates y cerámica de titanio en una edición limitada de 12 piezas, con el bisel, con los cuernos y los enlaces exteriores del brazalete engastados con 554 diamantes talla baguette (± 30,19 quilates) . El segundo es un modelo suntuoso en una edición limitada de cinco piezas de oro blanco de 18 quilates que está totalmente pavimentado con 696 diamantes talla baguette (± 42,45 quilates) . Así que la hora exquisita puede serlo aún más.

Fuente: Europa Star Magazine Diciembre - Enero del 2013/14