en-portada



EL JARDÍN SECRETO DE CHANEL

English 中文
diciembre 2014


La colección de relojes de joyería ’Mademoiselle Privé’ abre una ventana en el universo privado de Gabrielle «Coco» Chanel, revelando los símbolos que a la gran couturière le eran tan queridos. La colección ilustra la filosofía de la relojería de Chanel: la estética antes que la mecánica, lo que dista mucho de la obsesión generalizada por la magia técnica.

Gabrielle Chanel señaló a un universo poético; desde 2012 la colección titulada ’Mademoiselle Privé’ - dos palabras que fueron inscritas en la puerta de su estudio de creación - ha ofrecido una nueva interpretación, que reúne a los oficios del arte de la relojería y la joyería fina. La camelia (su flor favorita), el león (su signo astrológico), motivos de cometas y plumas, así como los paneles lacados de Coromandel con los que decoró sus apartamentos, puestos en manos de maestros esmaltadores, grabadores, biseladores, incrustadores y bordadores, han escrito una nueva página en la historia de la relojería de Chanel.

La división de relojería tiene una gran ventaja en sus métiers d’art que impulsan su ofensiva de encanto: la reputación mundial sin precedentes del bordado de la Maison Lesage.

«Nuestra adquisición gradual de los talleres de bordado, plumajería, zapatería y sombrerería es una evidencia de nuestro apego a las empresas que comparten la insistencia de Chanel en la calidad, la exclusividad y la innovación. Tenemos la suerte de ser capaces de disponer de muchos oficios artísticos. De esta vasta paleta podemos seleccionar las técnicas más adecuadas para la relojería», dice Nicolas Beau, Director Internacional de Relojería de Chanel.

La colección ’Mademoiselle Privé’ se enriquece con nuevos conocimientos, sus esferas emplean técnicas como el esmaltado al ’grand feu’, el tallado o la incrustación de madreperla, la laca Japonesa, el grabado, el engaste nevado y, por supuesto, el bordado.

 EL BORDADO COMO JOYERÍA

Lanzado el año pasado en una edición limitada de 18 piezas, el primer modelo bordado por la Maison Lesage utilizando la técnica de «pintura de aguja» fue honrado en la categoría Métiers d’Art del Gran Premio de Relojería de Ginebra. Según el jurado, el premio rinde homenaje a la alianza entre la Haute Couture y la relojería.

Las bordadoras dedicaron una veintena de horas para producir cada esfera. Aún más preciosos, los nuevos modelos están diseñados con hilo de oro, lentejuelas de oro, perlas y diamantes. «Podrían ser considerados casi piezas únicas», señala Nicolas Beau. «A medida que cada esfera es bordada a mano, siempre hay pequeñas variaciones de un modelo a otro.»

Caja de oro amarillo de 18 quilates de oro amarillo y diamantes. Esfera de laca negra con el motivo de la camelia en lentejuelas de oro amarillo y cáscara de huevo de codorniz aplica mediante la técnica Maki-e. Movimiento mecánico automático. Reserva de marcha de 42 horas. Pulsera de satén negro con cierre de ardillón engastado de diamantes. Diámetro: 37,5 mm.
Caja de oro amarillo de 18 quilates de oro amarillo y diamantes. Esfera de laca negra con el motivo de la camelia en lentejuelas de oro amarillo y cáscara de huevo de codorniz aplica mediante la técnica Maki-e. Movimiento mecánico automático. Reserva de marcha de 42 horas. Pulsera de satén negro con cierre de ardillón engastado de diamantes. Diámetro: 37,5 mm.

Los nuevos modelos salieron a la venta el pasado Octubre. La división de relojería tiene una gran ventaja en sus métiers d’art que impulsan su ofensiva de encanto: la reputación mundial sin precedentes del bordado de la Maison Lesage. «Está tan bien establecida su reputación que, sobre todo para nuestros clientes en Asia, Hong Kong, Taiwán y Corea del Sur, estos modelos son su carta de presentación. Para ellos, nada podría ser más natural que tener una esfera bordada en un reloj de joyería.»

La caja deliberadamente discreta, montada por Châtelain, la Manufactura de Chanel en La Chaux-de-Fonds, se funde con el fondo desplazando el centro de atención a la esfera exquisitamente trabajada.

«Siempre hemos hecho nuestra meta el situar la realización técnica al servicio de la estética.» Esta filosofía parece haber ganado algunos seguidores últimamente en el mundo de la relojería: después de varios años donde el acento se ha puesto en los movimientos, los engranajes y las complicaciones extremas, los relojeros ahora parecen estar involucrados en una «carrera armamentista» de métiers d’art; si esto es un buen asunto está abierto a debate (ver la edición 5/14 de ES).

EL JARDÍN SECRETO DE CHANEL EL JARDÍN SECRETO DE CHANEL

«Esta colección es un empeño a largo plazo», continúa Nicolas Beau. «Estamos legítimamente basándonos en la herencia de Chanel; no tenemos ninguna intención de ser arrastrados a cualquier tipo de carrera armamentista.» Los nuevos modelos, todos ellos inspirados por los símbolos que poblaban el universo de Mademoiselle Chanel, se darán a conocer en los próximos años. Pero los métiers d’art seguirán centrados principalmente en el esmaltado y el bordado.

El principal reto para la división de relojería de Chanel es construir sobre el éxito de su legendario J12, nacido en el 2000, mientras que desarrolla sus otros pilares

 DESPUES DEL J12...

El principal reto para la división de relojería de Chanel es construir sobre el éxito de su legendario J12, nacido en el 2000, mientras que desarrolla sus otros pilares, las colecciones «Première» y «Mademoiselle Privé» y continúa llevando a cabo nuevos modelos de relojes.

«El J12 era un producto revolucionario en dos niveles», explica Nicolas Beau. «El reloj elevó a la cerámica al nivel de un material precioso por derecho propio, allanando el camino para su éxito posterior en la relojería de lujo. Luego, en 2003, la versión en blanco anunciaba la llegada de una importante tendencia relojera. Cuando usted tiene un icono de esta talla, como parte de su herencia, debe tener especial cuidado de no descuidar las otras colecciones.»

Caja de oro blanco de 18 quilates y diamantes. Esfera negra con motivo rotatorio engastado de diamantes. Movimiento mecánico automático Chanel12-WS. Reserva de marcha de 42 horas. Pulsera de satén negro con cierre de ardillón engastado de diamantes. Diámetro: 37,5 mm
Caja de oro blanco de 18 quilates y diamantes. Esfera negra con motivo rotatorio engastado de diamantes. Movimiento mecánico automático Chanel12-WS. Reserva de marcha de 42 horas. Pulsera de satén negro con cierre de ardillón engastado de diamantes. Diámetro: 37,5 mm

UN TOURBILLON PARA SORPRENDER A LOS PURISTAS

Fiel a su mantra – la estética antes de la mecánica - Chanel basó su elección del movimiento principalmente en criterios visuales. Aunque los modelos de Coromandel son todos automáticos, las piezas bordadas que muestran la camelia son de cuarzo. «Su ventaja, además de ser más preciso y fiable que un sistema automático, es que las agujas no necesitan estar centradas en la esfera. El movimiento no es un tema crucial para nuestros clientes femeninos, sin embargo; están buscando objetos bellos. A veces son persuadidas por los hombres para obtener el modelo automático.»

EL JARDÍN SECRETO DE CHANEL

Este rechazo del dogma de la Haute Horlogerie no ha impedido a Chanel el lanzamiento de grandes complicaciones en el pasado. Uno de estas es el Première Tourbillon Volant, desarrollado en asociación con Renaud y Papi (APRP SA). «Este modelo es el mejor ejemplo de la mecánica al servicio de la estética. Para nosotros, una complicación mecánica es ante todo una obra de arte; su función específica ocupa el segundo lugar.»

La decisión de ocultar el tourbillon detrás de una flor que gira - una camelia, naturellement - sin embargo, se las arregló para molestar a los puristas. ¿Por qué diseñar una gran complicación si usted va a ocultarla? «Cuando este modelo ganó el premio al reloj de señoras en el Gran Premio de Relojería de Ginebra en 2012, fue la mejor justificación posible de nuestra filosofía relojera.»

 UNA NUEVA GENERACIÓN DE CLIENTES

Los relojes Chanel se distribuyen a través de una red de 200 tiendas propias de la marca y 400 tiendas multimarca de todo el mundo. «Nuestros distribuidores son sometidos a un riguroso proceso de selección. Su clientela se compone principalmente de conocedores. Sin embargo, con el tiempo, más y más personas están llegando a nuestras boutiques específicamente para buscar un reloj. Incluso hay un sector de nuestros coleccionistas que están tomando un interés en nuestros modelos»Mademoiselle Privé«, en particular en el Coromandel Email Gran Feu, que se vende exclusivamente en nuestras boutiques Chanel Fine Jewellery.»

Hoy, para la división de relojes, la recuperación que está teniendo lugar en Japón está ayudando a compensar la corrección del mercado de relojes de China, después de años de crecimiento exponencial. «Nuestro crecimiento se manejó con prudencia; no nos apresuramos a abrir decenas de nuevas boutiques», señala Nicolas Beau. «A la fecha tenemos diez tiendas en el país. En cualquier caso, la desaceleración se manifiesta principalmente en el turismo de compras, fuera de China. Las recientes manifestaciones en Hong Kong también han tenido un efecto en las ventas.»

Arriba: Juego de dos relojes Mademoiselle Privé Coromandel, vendidos en pareja. Caja de oro blanco de 18 quilates y engaste nevado de diamantes. Miniaturas de esmalte 'Grand Feu' en la esfera de oro de 18 quilates mediante la técnica de Ginebra y madreperla tallada. Movimientos mecánicos automáticos. Reserva de marcha de 42 horas. Correa de Alligator mississippiensis con cierre desplegable engastado de diamantes. Diámetro: 37,5 mm. Piezas únicas realizadas en Suiza.
Arriba: Juego de dos relojes Mademoiselle Privé Coromandel, vendidos en pareja. Caja de oro blanco de 18 quilates y engaste nevado de diamantes. Miniaturas de esmalte ’Grand Feu’ en la esfera de oro de 18 quilates mediante la técnica de Ginebra y madreperla tallada. Movimientos mecánicos automáticos. Reserva de marcha de 42 horas. Correa de Alligator mississippiensis con cierre desplegable engastado de diamantes. Diámetro: 37,5 mm. Piezas únicas realizadas en Suiza.

En lo que se conoce como los mercados emergentes, Nicolas Beau también ha notado un cambio en las actitudes de los clientes: «Se están convirtiendo cada vez en más instruidos acerca de relojería; ya que no compran compulsivamente, con miras a su posición social, como lo hicieron en el pasado. Por lo tanto, estamos buscando nuevas formas de comunicación con este más especializado y más exigente conocedor.»

Para Chanel, 2014 fue un año especialmente bueno para las nuevas salidas, sobre todo con el lanzamiento de sus nuevos giros en los modelos icónicos: cuenta con el ’Première’ de doble y triple vuelta, el J12-365 y J12-G.10 y el ’Mademoiselle Privé’ Coromandel, laca Maki-e y esfera con Camelia bordada.

Confiamos en que en el 2015 vamos a cosechar los frutos de esta continua exploración de nuevos campos de la creatividad.

Fuente: Europa Star Magazine Diciembre - Enero del 2015