highlights


Con la colección Spirit, Longines rinde tributo a los pioneros

EN PORTADA

English Français 中文
septiembre 2020


Con la colección Spirit, Longines rinde tributo a los pioneros

¿Qué tienen en común Amelia Earhart, Paul-Emile Victor, Elinor Smith y Howard Hughes? Dos cosas: mostraron una determinación admirable de establecer nuevos récords y fueron equipados con instrumentos Longines durante sus hazañas pioneras. En un momento en el que el mundo está lleno de incertidumbres, la colección Longines Spirit, con su claro diseño, es un testimonio de quienes se atrevieron a abrir nuevos horizontes.

E

n tiempos de cambios rápidos, como los que hemos vivido desde el comienzo del milenio (y particularmente en este año 2020), es prudente encontrar inspiración en aquellos que han mostrado un espíritu pionero en el pasado. Por lo tanto, no debería sorprendernos que Longines, una de las marcas con la herencia más rica en el mundo de la relojería, muestre un gran interés en aquellos que lograron traspasar los límites del siglo pasado. ¿Podemos inspirarnos en su espíritu para superar los desafíos contemporáneos? Ciertamente, hay lecciones que aprender.

Con su nueva colección Longines Spirit, la marca invoca el espíritu pionero de las aviadoras Amelia Earhart y Elinor Smith, el explorador Paul-Emile Victor, así como el piloto y empresario Howard Hughes, entre otros. Lo hace con un notable sentido de paridad (otro desafío contemporáneo), destacando tantas figuras femeninas como masculinas.

Cuando lograron sus récords, todas estas personas estaban equipadas con instrumentos suministrados por la marca Saint-Imier. Para comprender completamente el significado de la nueva colección Longines Spirit, vale la pena volver a visitar las fascinantes vidas y aventuras de algunos de estos pioneros, que traspasaron los límites de los logros humanos.

Amelia Earhart, barriendo las ideas preconcebidas

14 horas y 56 minutos: ese es el tiempo que le tomó a Amelia Earhart convertirse en la primera mujer en volar sola sin escalas a través del Atlántico en 1932. Con esta travesía, la nativa de Kansas arrasó con todos los prejuicios de su tiempo. En 1921, a la edad de 24 años, compró su primer avión. Un año después, pilotó el biplaza abierto con su modesto motor de 60 caballos de fuerza hasta 14.000 pies (4.267 m), estableciendo el récord de altitud para las mujeres.

En 1928, Amelia Earhart se convirtió en la primera mujer en volar a través del Atlántico como copiloto, solo un año después del vuelo de Charles Lindbergh. Pero ella no estaba satisfecha y dijo: “Yo era solo un equipaje, como un saco de patatas”. La aviadora claramente prefería el asiento del piloto. Ese mismo año, se convirtió en la primera mujer en volar sola a través de América del Norte y volver. También fundó una asociación para promover el papel de la mujer en la aviación.

En 1932, Amelia Earhart realizó el primer vuelo femenino en solitario sobre el Atlántico, utilizando su cronógrafo Longines como instrumento de navegación.
En 1932, Amelia Earhart realizó el primer vuelo femenino en solitario sobre el Atlántico, utilizando su cronógrafo Longines como instrumento de navegación.

En 1932, Amelia Earhart logró su ambición de cruzar el Atlántico, volando sola desde Canadá a Irlanda del Norte, luchando contra fuertes vientos, condiciones de hielo y problemas mecánicos. En sus dos travesías por el Atlántico, llevaba un cronógrafo Longines. En ese momento, los relojes eran el único instrumento de navegación disponible.

Volar alrededor del mundo cerca del ecuador, un viaje de 47.000 km (29.000 millas), estaba destinado a ser el proyecto final de Earhart, junto con su navegante Fred Noonan. Después de llegar a Papúa Nueva Guinea, su Lockheed Electra bimotor, que se estaba quedando sin combustible, desapareció en el Pacífico. Nunca se encontraron los restos del avión. Sin embargo, el espíritu pionero de Amelia Earhart sigue vivo.

Paul-Emile Victor, comprender el espíritu de “el Otro”

A pesar de ser originario del Jura Francés, Paul-Emile Victor, a diferencia de muchos de sus contemporáneos de esta cuna de la mecánica de precisión, no se convirtió en relojero. Se convirtió en un científico de renombre y decidió establecerse entre los inuit. Fascinado por su civilización, compartió sus experiencias y su incomparable conocimiento en varios libros y conferencias.

Su experiencia también lo llevó a interesarse más en los polos y a explorar las misteriosas extensiones glaciares que dominan nuestro planeta. En 1936, Paul-Emile Victor pasó siete semanas cruzando la capa de hielo de Groenlandia, equipado con tres cronómetros Longines que le permitieron calcular la longitud y así encontrar el camino.

En 1936, Paul-Emile Victor pasó siete semanas cruzando la capa de hielo de Groenlandia, equipado con tres cronómetros Longines.
En 1936, Paul-Emile Victor pasó siete semanas cruzando la capa de hielo de Groenlandia, equipado con tres cronómetros Longines.

Durante la Segunda Guerra Mundial, fue piloto y paracaidista en la Fuerza Aérea de los Estados Unidos. Cuando se restableció la paz, fundó las expediciones polares Francesas. Durante casi 30 años, Paul-Emile Victor dirigió 150 expediciones para recopilar información descubriendo el misterio de los polos. Legó un vasto corpus de investigaciones sobre cultura, medio ambiente y humanidad en algunos de los lugares más remotos de la Tierra.

Elinor Smith, un sueño de infancia hecho realidad

“Desde los seis años supe que quería volar”, dijo Elinor Smith. A los 10 años, la nativa de Long Island comenzó a recibir lecciones de vuelo. A los 15 años dominó su primer vuelo en solitario. Solo un año después, en 1928, recibió su licencia de la Administración Federal de Aviación. Esto convirtió a la joven de 16 años en la piloto certificada más joven del mundo.

Unos meses más tarde, Elinor Smith voló bajo los cuatro puentes de la ciudad de Nueva York, un desafío que quería asumir porque uno de sus conocidos varones, que lo había intentado y fracasado, le dijo que no lo conseguiría.

Equipada con instrumentos Longines, Elinor Smith estableció un récord de altitud al volar a 32.576 pies en 1931.
Equipada con instrumentos Longines, Elinor Smith estableció un récord de altitud al volar a 32.576 pies en 1931.

A la edad de 17 años, la “niña maravilla” de la aviación rompió el récord de resistencia en solitario de las mujeres, volando un avión de cabina abierta durante 13 horas y 16 minutos. Equipada con instrumentos Longines, estableció numerosos récords en solitario de resistencia, velocidad y altitud. En Noviembre de 1929 permaneció en el aire durante 42 horas gracias a la innovación del repostaje en vuelo.

Dos años más tarde, después de casi morir en un primer intento, estableció un nuevo récord de altitud para mujeres al volar más alto que cualquier otra, a 32.576 pies (9.929 m). ¡La mujer que nunca perdió su sentido infantil de maravilla y posibilidad finalmente se retiró de la peligrosa aventura y vivió casi 100 años!

Howard Hugues, el iconoclasta definitivo

En 1925, el joven Howard Hughes heredó la empresa de su padre, que fabricaba taladros para la industria petrolera. Durante los años siguientes, Hughes logró multiplicar la fortuna familiar con sus emprendimientos e inversiones, como productor de películas y emprendedor en aviación, aerolíneas, electrónica, medios, manufactura, bienes raíces y perforación petrolera.

Conocido tanto por su instinto emprendedor como por su excentricidad, Howard Hughes, un aviador apasionado, abordó todos los récords de su tiempo. En 1938, en un vuelo cronometrado por Longines, y en un avión equipado con los cronómetros y cronógrafos de la marca, el magnate empresarial rompió el récord del vuelo más rápido alrededor del mundo con su Lockheed 14 N Super Electra: 3 días, 19 horas. y 14 minutos.

Howard Hughes fue el usuario más famoso del “Siderograph”, un dispositivo de a bordo para navegación aérea patentado por Longines.
Howard Hughes fue el usuario más famoso del “Siderograph”, un dispositivo de a bordo para navegación aérea patentado por Longines.

Fue el usuario más famoso del “Siderograph”, un dispositivo a bordo para navegación aérea patentado por Longines. Este modelo no mostraba el tiempo civil habitual, sino el tiempo sidéreo en ángulos horarios, minutos y arcos de minutos. El tiempo sidéreo mide la rotación de la tierra con referencia a las estrellas, no al sol, lo que permite al navegante determinar la posición de un avión en la noche o sobre el mar, antes de la era de los modernos instrumentos GPS.

Longines equipó el Siderograph con el movimiento más preciso fabricado en ese momento, colocándolo dentro de una caja de aluminio templado al calor. Este material era perfectamente adecuado para la aviación debido a su naturaleza liviana y antimagnética.

LA NUEVA COLECCIÓN LONGINES SPIRIT

La colección toma características tradicionales de los relojes de piloto y las combina con líneas y códigos contemporáneos. La corona de gran tamaño, la pestaña, el paso pronunciado alrededor del cristal, el tipo de letra de la esfera, los índices en forma de diamante y las manecillas grandes y luminosas son elementos extraídos de los días de la aviación pionera. Se ha cuidado mucho con los distintos acabados, ya sean cepillados, mates, pulidos o en relieve.

El Longines Spirit, Ref. L3.820.4.93.0 (42 mm) alberga un movimiento cronógrafo de rueda de pilares certificado por el COSC (L688.4) con espiral de silicio.
El Longines Spirit, Ref. L3.820.4.93.0 (42 mm) alberga un movimiento cronógrafo de rueda de pilares certificado por el COSC (L688.4) con espiral de silicio.

Longines ha equipado esta gama con movimientos exclusivamente de cuerda automática (L888.4 y L688.4) con espirales de silicona para garantizar una precisión extrema y una mayor longevidad. Los calibres, con una reserva de marcha de 64 y 60 horas respectivamente, están certificados como cronómetros por el Instituto Oficial Suizo de Pruebas de Cronómetros (COSC). La tecnología avanzada de esta nueva colección también se complementa con el cristal de zafiro abovedado con revestimiento antirreflectante de varias capas en ambos lados, corona atornillada y fondo de la caja grabada asegurado con seis tornillos.

Sobre el Longines Spirit ref. L3.810.4.73.6 (40 mm), el cristal de zafiro abovedado protege una esfera de plata granulada con numerales Arábigos y agujas negras pulidas con chorro de arena recubiertas con Super-LumiNova®.
Sobre el Longines Spirit ref. L3.810.4.73.6 (40 mm), el cristal de zafiro abovedado protege una esfera de plata granulada con numerales Arábigos y agujas negras pulidas con chorro de arena recubiertas con Super-LumiNova®.

Disponible en modelos de tres manecillas/calendario (40 mm y 42 mm) y cronógrafo (42 mm), viene con una esfera negra mate, plateada granulada o azul con patrón de rayos de sol, todas con cinco estrellas aplicadas. En la tradición de Longines, esto siempre ha significado una mejora de la calidad y fiabilidad de los movimientos de la marca. Cinco estrellas es el número máximo que se puede lograr. Esta tecnología de vanguardia es un homenaje apropiado para aquellos que, en su tiempo, empujaron los límites del logro humano.

Al igual que el resto de referencias de la nueva colección, el Longines Spirit L3.810.4.73.2 (40 mm) presenta una caja de acero inoxidable satinado y pulido. Alberga un exclusivo movimiento de cuerda automática certificado por COSC (L888.4) con espiral de silicio.
Al igual que el resto de referencias de la nueva colección, el Longines Spirit L3.810.4.73.2 (40 mm) presenta una caja de acero inoxidable satinado y pulido. Alberga un exclusivo movimiento de cuerda automática certificado por COSC (L888.4) con espiral de silicio.
EUROPA STAR CLUB - ¡ÚNASE COMO MIEMBRO !
Nuestra base de datos incluye a más de 100.000 páginas y 70 años de historia de la relojería con todas las herramientas de búsqueda a su disposición. Un tesoro para todos los conocedores profesionales y aficionados.