noticias



El DeWitt Twenty-8-Eight Full Moon

English Pусский
enero 2014


Con una caja de titanio de 43 mm redonda adornado con las famosas columnas imperiales, el Twenty-8-Eight Full Moon está impulsado por un calibre automático robusto y fiable que vibra con una frecuencia de 28.800 v/h y tiene una reserva de marcha de 42 horas. Parcialmente esqueletizado, el lado izquierdo de la esfera es una reminiscencia de un atlas que muestra relieves y contornos, proporcionando una visión onírica de nuestro mundo. El tono dorado de las dos ruedas dentadas alimenta la estética “mineral” del movimiento, como un segundo elemento natural.

Twenty-8-Eight Full Moon por DeWitt
Twenty-8-Eight Full Moon por DeWitt

Este recorrido visual termina con el infinito celeste, adornando la parte derecha de la esfera, simbolizado por el Goldfluss. Este vidrio sintético, producido con cobre y un horneado especial usando un proceso muy antiguo, fue descubierto en Venecia en el siglo XII, y dio a luz el famoso cristal de Murano. Numerales Romanos y Arábigos en un tono de color oro rosa, parece como si estuvieran suspendidos en esta bóveda estrellada, añadiendo un toque de poesía a la lectura de la hora.

El DeWitt Twenty-8-Eight Full Moon

El módulo de la fase lunar situado en la parte inferior de la esfera, fue desarrollado y fabricado íntegramente por la propia casa. La luna, que simboliza el ciclo de la vida, está representada por un hemisferio de nácar blanco que aparece y desaparece a medida que pasan los días a través de una abertura con apliques en tono de color oro rosa que recuerdan a un telescopio astronómico. A diferencia de otros modelos de relojes con función de fase lunar, las dos lunas se muestran en la ventana y el juego de una frente a la otra realizan una interpretación única de los ciclos de la vida.

Fuente: DeWitt