160. noticias



Louis Moinet y Tissot ganan a lo grande en el Concurso Internacional de Cronometría 2015

English
octubre 2015


El Espace Horloger en Le Sentier, Suiza fue el lugar de la edición 2015 del Concurso Internacional de Cronometría. Después de someterse a cuatro meses de pruebas implacables, los relojes de Louis Moinet y Tissot llegaron a la cima. Pero la reducida participación de las marcas Suizas este año podrían señalar su aprehensión a someter sus creaciones a los más altos estándares de la prueba.

¡Los resultados están ahí! Louis Moinet y Tissot fueron los grandes ganadores de la cuarta edición del Concurso Internacional de Cronometría, que tiene lugar cada dos años.

Para la competición de este año, un número récord de 46 piezas fueron registradas en Enero del 2015. Siete empresas participaron, demostrando su compromiso con la calidad, precisión y fiabilidad: Chopard de Ginebra, Dodane de Chatillon-le-Duc en Francia, Kerbedanz de Neuchâtel, Pequignet de Morteau en Francia, Les Ateliers Louis Moinet de Saint-Blaise, Sellita Watch de La Chaux-de-Fonds y Tissot de Le Locle.

Louis Moinet y Tissot ganan a lo grande en el Concurso Internacional de Cronometría 2015

Los relojes presentados al concurso se sometieron a cuatro meses de pruebas rigurosas, realizadas en colaboración con el Swiss Chronometry Inspectorate (COSC), y el Besançon Observatory and Arc Advanced Engineering college (HE-Arc). Fueron sometidos a condiciones de tres veces más duras que lo que se requiere para las pruebas de certificación cronométrica estándar, incluyendo el desempeño de pruebas contra los campos magnéticos fuertes y la exposición al impacto. Lo más importante es que nunca fueron devueltos a los relojeros durante el proceso de prueba.

Louis Moinet y Tissot ganan a lo grande en el Concurso Internacional de Cronometría 2015

El campo se recortó aún más en Junio, donde sólo 28 relojes habían pasado la primera serie de pruebas y se mantuvieron para batallar para ganar uno de los premios otorgados por la competición. De los 28 relojes, sólo el 6 pasaron todas las pruebas y obtuvieron una clasificación. Una combinación de resultados de las pruebas y una fórmula específica para el concurso se utilizaron para determinar el número final de puntos obtenidos, con un reloj perfecto obteniendo 1000 puntos.

Louis Moinet y Tissot ganan a lo grande en el Concurso Internacional de Cronometría 2015

La competición sólo reveló los nombres de los 3 primeros relojes en cada categoría:

Tourbillon: Les Ateliers Louis Moinet ganaron el primer premio con su calibre 8009, obteniendo un total de 682 puntos. No hubo premio segundo o tercero, ya que no hubieron otros relojes quen pasaran las rigurosas pruebas para esta categoría.

Chronograph: Tissot ganó el primer premio en esta nueva categoría, con su calibre CO1.211, obteniendo un total de 572 puntos. Una vez más, no hubo segundo o tercer premio a otorgar.

Classic: Tissot ganó el primer premio por tercer año consecutivo en esta categoría, con su calibre A86.501 obteniendo una excelente marca de 908 puntos. La marca también arrasó en esta categoría, obteniendo también el segundo y tercer premios, con sus calibres C07.621 y C07.111 consiguiendo 798 y 754 puntos respectivamente.

Young watchmakers: No fue otorgado en esta categoría, ya que ninguno de los relojes pasó las pruebas. Sin embargo, los participantes fueron elogiados por este esfuerzo y se les animó a volver a presentarse en el siguiente concurso, que tendrá lugar en el 2017.

Louis Moinet y Tissot ganan a lo grande en el Concurso Internacional de Cronometría 2015

Si bien se presentaron un número récord de relojes para esta competición, esta edición vio una caída en la participación de empresas de la relojería. Quizás las marcas no se atreven a someter a sus creaciones a los más altos estándares en tiempos de incertidumbre para la industria relojera, calculando que tienen más que perder por no dar la talla de lo que tienen que ganar mediante la obtención de un primer premio.

Un firme creyente en el mérito de esta competición, su presidente Philippe Fischer, sin embargo desafió a más marcas a entrar en la edición del 2017:

«Estoy de hecho decepcionado por el pequeño número de participantes, y espero que las causas se puedan encontrar en el estado de incertidumbre de las empresa relojeras desde el comienzo del año. No me atrevo a pensar que la precisión y la fiabilidad de los productos pudieran ser meramente eslóganes publicitarios de marca, y no se basados en desempeños cuantificables reales.»

 

La próxima edición también planea redefinir la categoría de Young watchmakers, probablemente para asegurarse de que al menos algunos de los participantes puede llegar al nivel, a diferencia de este año. La competición también estará abierta a empresas a nivel mundial, lo que permitirá a los grandes jugadores internacionales desafiar a las marcas Suizas establecidas cara a cara.