tecnica-relojera



El arte Japonés se une a la mecánica Suiza

English Pусский 中文
agosto 2011



La laca Japonesa maki-e le da un toque Oriental a la relojería Suiza con técnicas que son aún más antiguas que la medición del tiempo.

La laca japonesa se remonta al período Jomon del Japón, 5.000 antes de Cristo, y como muchas de las artes relojeras Suizas (esmalte, guilloché y grabado), estuvieron muy cerca de la extinción. Hoy en día sólo un puñado de artesanos dedicados mantienen viva esta antigua tradición, con un poco de ayuda de la industria relojera Suiza.

Marcas como Vacheron Constantin, Van Cleef & Arpels, Chopard, Peter Speake-Marin, Jean Dunand y Angular Momentum han sido cautivadas por este mágico arte asiático y están trabajando conjuntamente con artistas del lacado para crear relojes que son obras de arte en miniatura.

Materias primas

El lacado es muy popular en Asia y se desarrolló inicialmente para proteger los objetos de uso cotidianos del deterioro. La laca se puede encontrar en todo, desde platos a cajas de té e incluso muebles, pero existen numerosas técnicas, desde barnices sencillos a la aplicación de laca (una resina que se obtiene de las secreciones de algunos insectos) y la verdadera laca, que procede de la savia de la Rhus verniciiflua el árbol de la laca, también conocido como el árbol urushi. La recolección de esta laca verdadera exige tanta experiencia como paciencia ya que la savia sólo puede ser cosechada de los árboles que tienen más de 10 años de edad.

De cinco a 10 cortes horizontales paralelos se realizan en el tronco del árbol para recoger la espesa savia de color gris, cáustica y tóxica. Cada árbol se puede sangrar varias veces al año, pero sólo se produce alrededor de media taza de savia y, a menudo es necesario dejar pasar un buen número de años antes de que este se convierta en productivo de nuevo. La calidad de la savia puede variar mucho dependiendo de la edad del árbol, el tipo de suelo, el clima y la estación. La mejor savia se recoge en julio y agosto y se recoge por separado reservándose para las capas finales de la decoración con laca. Una vez que la laca se ha recogido, se filtra a través de un paño para eliminar las impurezas y luego se almacena en un barril de madera de tres a cinco años.

El proceso de aplicación

La laca puede aplicarse sobre toda una serie de materiales, tales como metal, madera, cuero, textiles, cerámica y bambú. En las esferas de los relojes, la base de aplicación suele ser de oro o nácar. Las superficies deben ser limpiadas y preparadas meticulosamente antes de empezar a lacarlas. La laca se aplica capa por capa, y cada capa se necesita dejar secar antes de aplicar la siguiente capa. A veces se aplican hasta cien capas (con un espesor de entre 0,8 mm y 1 mm cada una).

Cuando se endurece la laca, esta no se seca en el sentido convencional, sino que experimenta un proceso de “curado” a través de una reacción química que tiene lugar con el aire húmedo. Laca cruda contiene una enzima llamada lacasa, que, en condiciones atmosféricas normales, actúa como un catalizador para la oxidación y que da como resultado el endurecimiento permanente de la laca.

Posibilidades artísticas

La laca utilizada en relojería en general es la laca maki-e. La palabra maki-e significa literalmente “salpicado de imagen" y es reconocible por la aplicación de polvos metálicos, generalmente de oro, platino, plata o estaño sobre la laca , mientras todavía está húmeda con un makizutsu (una especie de cedazo) o un Kebo (pincel). Existen muchos tipos de técnicas de maki-e, pero las tres principales son: togidashi, takamaki-e y hari maki-e. El maki-e togidashi se distingue por la aplicación de una última capa de laca final que se aplica sobre la parte superior del polvo de metal bruñido lo que permite que brille suavemente por debajo de esta .

El takamaki-e significa maki-e en relieve y es una técnica que crea un diseño mediante el uso de laca mezclada con carbón o polvo de arcilla para dar volumen y acentuar los contornos del diseño.

El hari maki-e, o maki-e "plano” como se le llama a menudo, es la forma más simple de lacado en la que el diseño se añade después de la aplicación de la laca. También existen otras variantes que incluyen cáscaras de huevo, pan de oro, oreja de mar o madreperla, abriendo las puertas a increíbles posibilidades de diseño.

Vacheron Constantin Métiers d’Arts

Desde su fundación en 1755, los relojes Vacheron Constantin han construido puentes entre países y culturas. François Constantin, fue uno de los primeros en viajar físicamente por todo el mundo extendiendo la experiencia de la manufactura a otros continentes. Hoy, el fabricante Suizo no solo extender puentes a los consumidores sino también a socios artísticos, con una asociación con el famoso taller de lacado maki-e Zohiko en Kyoto, Japón.

«La asociación con Zohiko resultó ser una combinación perfecta con los valores de Vacheron Constantin y su patrimonio, en particular si se considera que ambas empresas tienen un total de 606 años de máxima experiencia en artesanía y conocimientos técnicos», nos comenta Christian Selmoni, Jefe de Desarrollo de Producto de la marca.

La primera colección con lacados maki-e laca, “La Symbolique des Laques”, fue lanzada en 2010 y celebraba el tema de la larga vida con el símbolo Japonés de “Los tres amigos del invierno". Estos tres amigos - pino, bambú y ciruelo - son los tres árboles que florecen en invierno, a pesar del frío y la nieve, mostrando resistencia y fuerza. Se representan en tres esferas distintas, junto con diferentes aves de invierno.

La segunda colección de maki-e está dedicada al mundo de acuático con tortugas, ranas, carpas, loto, hidrangeas y cascadas. Esta nueva serie de esferas ofrece una colección más decorativa y casi tridimensional que muestra la diversidad del arte de Zohiko. La esfera tiene un aspecto más oscuro de ellas gracias a una técnica diferente llamada hirame, que consiste en la difusión de polvo hirame en la esfera, antes de que la laca se aplique. Esta técnica es seguida por un proceso de pulido llama momidashi que utiliza piedras y aceite y que ayuda a captar la luz. Una tercera técnica, el kakiwari, revela los detalles de las venas de las plantas creando espectaculares resultados artísticos.

«Ambas colecciones han recibido una acogida fantástica y estamos deseando que llegue el último juego - en 2012 - que cerrará la serie, y del que se acaban de terminar las primeras muestras, y el conjunto de 2012 parece ser muy prometedor», nos comenta Selmoni.

El arte Japonés se une a la mecánica Suiza

Chopard L.U.C XP Urushi

En 2009, Chopard creó una selección de relojes con laca urushi para el mercado japonés, y este año verá la presentación de una colección de nueve diferentes diseños de laca maki-e en una fina y elegante caja de oro de 39,50 mm. La supervisión técnica del lacado maki-e corre a cargo del maestro Kiichiro Masumura (quien recientemente fue nombrado «tesoro nacional viviente» por el gobierno japonés), las esferas a continuación se elaboran, pintados y adornan con oro en polvo por la Compañía Heiando Yamada, el proveedor oficial del emperador de Japón.

Las diferentes esferas representan los cinco elementos básicos del universo según la filosofía oriental antigua: madera, fuego, tierra, metal y agua. Las esferas representan dragones, aves fénix, tigres, pavos reales, peces y criaturas míticas, tales como el qilin y el genbu, utilizando técnicas que traen a las esferas a la vida con intensidad y color.

El arte Japonés se une a la mecánica Suiza

Peter Speake-Marin lleva al extremo el lacado artístico

Peter Speake-Marin es un apasionado de la mecánica y de todas las artes que rodean a sus movimientos, y el lacado maki-e es una de las muchas formas artísticas que recientemente ha estado celebrando. Los relojes fotografiados aquí son la prueba en sí mismos que sus extraordinarias esferas lacadas con maki-e están lejos de ser simples capas de laca, sino esculturas tridimensionales. Cada una de estas piezas maestras incluyen una combinación de materiales como la laca negra, laca roja, ceniza, nácar, estaño, plata, oro y platino. Speake-Marin confía su marca al experto Muchu Yamazaki, que puede durar hasta seis meses en producir una sola esfera.

El arte Japonés se une a la mecánica Suiza

Laca China de Jean Dunand

La belleza del Tourbillon Orbital de Jean Dunand es que tados y cada una de estas piezas únicas reúnen a diferentes artesanos y sus trabajos, ya sea el esmalte, el grabado, el engastado de gemas, la laca y muchas más. Así que muchas destrezas artísticas diferentes han adornado la esfera de este tourbillon un-minuto, cuya revolucionaria tecnología rota la esfera y su tourbillon cada 60 segundos, creando una obra maestra en movimiento.

El Tourbillon Orbital Chinese Lacquer muestra las funciones en la esfera en lacado rojo y negro o índigo y gris y se ha creado para celebrar los trabajos artísticos de jean Dunand en laca que marcaron los años 1920.

Sus atrevidas figuras geométricas y sólidos colores se han logrado mediante la técnica del champlevé el la cual las formas están excavadas en celdas en la esfera de oro creando la base para el diseño, el siguiente paso es llenar esas celdas con 10 capas de laca. Cada capa debe estar perfectamente seca antes de ser pulida y abrillantada, lista para recibir la siguiente capa.

Los fundadores de Jean Dunand, Thierry Oulevay y Christophe Claret trabajaron junto con uno de los muy pocos talleres occidentales capaces de ejecutar tales concienzudos trabajos. Les llevó dos años enteros de investigación encontrar las formas de aplicar el barniz en una superficie tan pequeña, con los adicionales desafíos de los fuertes ángulos de 90 grados, los zigzagueantes romboides y la circunferencia de la ventana redonda que muestra el orbital. El resultado habla por sí mismo.

El arte Japonés se une a la mecánica Suiza

Viaje a la Medianoche de Van Cleef & Arpels

Nunca ha dejado de sorprender e innovar con sus Cadrans Extraordinaires (o Extraordinary Dial Collection, en Inglés). La firma Francesa a reunido a un grupo de artesanos de todo el mundo dedicados a insuflar vida a los diseños de Van Cleef & Arpels. La colección Midnight Extraordinary Japanese Lacquer se puso en las expertas manos del maestro japonés del arte del lacado Hakose San para esta pequeña colección de paisajes tradicionales Japoneses que adornan la caja de 42mm en oro blanco del Midnight.

El arte Japonés se une a la mecánica Suiza

El taller de las maravillas de Angular Momentum

Angular Momentum es uno de los muy pocos talleres independientes que hacen todas las cajas y esferas de sus relojes en la propia casa. La marca es más conocida por su desarrollo de la pintura en miniatura en la parte posterior de los cristales de zafiro de sus relojes, una invención que es exclusiva de Angular Momentum y se denomina Verre Eglomisé.

El fundador de la compañía, Martin Pauli, se enorgullece de utilizar técnicas decorativas antiguas, tradicionales y nuevas para crear relojes a medida para sus clientes (para más información sobre el mundo de los relojes hechos a medida, ver nuestro artículo sobre el tema en este número). También es experto en las artes del esmalte Plique à Jour y Champlevé y los trabajos de lacado.

«He estado estudiando las artes y artesanías japonesas durante casi 25 años», nos comenta Pauli. «Un amigo mío, que trabaja en el Museo Nacional de Tokio, es un experto en laca y su restauración, y he aprendido muchas técnicas interesantes de él», explica. «La esfera del clásico Urushi Dress Watch se realizó mediante una técnica llamada Shibata Zeshin, el nombre del gran maestro de la laca del siglo XIX del mismo nombre, mientras que otros relojes llevan una mezcla de artes y técnicas japonesas no tradicionales», señala Pauli.

El arte Japonés se une a la mecánica Suiza

La laca está demostrando ser un material de experimentación fascinante para los relojeros, a la vez que más empresas se unen con artesanos del otro lado del globo. Sin embargo, al igual que con todas las artes artesanales, no siempre es fácil entender el dramático aumento en el precio de un reloj lacado. La complejidad de cada esfera, la rareza de los artesanos que todavía conocen las recetas y el número total de horas que se necesitan para producir cada esfera, juegan todas ellas un papel importante en el precio final. Pero una vez que el consumidor puede realmente entender lo que sucede detrás de la esfera, su comprensión de este oficio 7.000 años de edad sólo puede aportar una nueva dimensión a su amor por la relojería y el aprecio por el tiempo mismo.

Fuente: Europa Star Magazine Agosto - Septiembre del 2011