55. time-business


¿Gerente o emprendedor?

EDITORIAL

English
julio 2019


¿Gerente o emprendedor?

«Hoy en día, muchas de las marcas están dirigidas por tecnócratas que hablan de emoción», dice Jean-Claude Biver. Investigamos en nuestros archivos para descubrir cómo la figura del CEO ha evolucionado en la industria relojera en las últimas décadas.

«H

oy en día, muchas de las marcas están lideradas por tecnócratas que hablan de emoción», nos dijo recientemente Jean-Claude Biver (lea el artículo completo «Jean-Claude Biver: pasado, presente, futuro»).

Navegando por nuestros archivos, un vasto tesoro de datos que se han digitalizado recientemente*, nos encontramos con una cita interesante de Nicolas Hayek en 1993 expresando una opinión similar, justo cuando el Sr. Biver comenzaba a trabajar en Omega: «Por un largo tiempo, y hasta comienzos de los años ochenta, Omega tuvo que aguantar a jefes que eran incapaces de entender el mensaje de la marca. Se comportaron más como gerentes que como emprendedores.»

En un momento en que los mensajes de la industria tienden a resaltar las cualidades humanas de la relojería mecánica y su valor como una forma de artesanía contemporánea (el reloj como un objeto que ha perdido su monopolio sobre la precisión técnica), es aún más importante lo que esta narrativa debe transmitir. Calidez, sustancia y autenticidad.

¿Gerente o emprendedor?

«Durante un largo tiempo, Omega tuvo que aguantar a jefes que eran incapaces de entender el mensaje de la marca. Se comportaban más como gerentes que como emprendedores». Nicolas Hayek, 1993, en Europa Star.

En otras palabras, la industria necesita parecer humana; debe ofrecer una cara de bienvenida a los recién llegados que desean iniciarse en este maravilloso arte.

Pero el riesgo de «deshumanización» está siempre presente, quizás aún más en nuestra era digital. Como señaló con razón Nicolas Hayek en la década de 1990, esto también es una preocupación en la cima de la pirámide, como lo demuestra el frenético giro de los gerentes que son más funcionarios que emprendedores.

Y hay otro riesgo, vinculado a la comunicación de marca. A medida que la producción se ha vuelto más estandarizada y la industria se ha unido en torno a grandes grupos internacionales, la compulsión de centrarse en el elemento humano en lo que concierne a la comercialización se ha vuelto aún más pronunciada. Lo sentimos, eso debería ser marketing con M mayúscula.

  Las agencias externas están surgiendo como hongos, como lo son en todas las industrias, para «gestionar» el diálogo y «racionalizar» la narrativa. Pero la emoción debe venir primero de las entrañas de los portavoces que son los principales embajadores de las marcas de relojes

 

El riesgo de «deshumanización» está siempre presente, quizás incluso más aún en nuestra era digital.

Y, cuando se trata de eso, los productos en sí siguen siendo el principal vehículo en términos de la percepción de la humanidad esencial de la industria. Observe a Bulgari: en los últimos años, el joyero Romano ha hecho grandes progresos en la relojería porque ha avanzado en territorio inexplorado con la línea Finissimo. Los gerentes de Bulgari no refinan sus trimestres financieros en respuesta a la presión de los accionistas, actúan desde un espíritu totalmente humano de emprendimiento e iniciativa.

En una época en la que las herramientas digitales y los plazos de entrega de cuentas se han visto limitados, ese toque de magia humana nunca ha sido tan importante para el éxito de la relojería. Después de todo, la idea de sujetar en su muñeca una pieza de tecnología inventada hace siglos, debe ser el acto supremo de la locura humana.

*¡Las lecciones del pasado nunca han sido tan relevantes como hoy en día!
Con un solo clic, puede obtener acceso a 60 años de relojería en www.europastar.com/club.