Joyería y Relojes


Presentando los “escultores de la luz”

INNOVACIÓN

English Français
enero 2021


Presentando los “escultores de la luz”

La start-up Rayform, una derivada de la EPFL, ha patentado un método para proyectar mensajes desde cualquier superficie imaginable, desde la corona de un reloj hasta un anillo de bodas de oro. El secreto: dar forma al material de tal manera que controle el reflejo de los rayos de luz. Las aplicaciones son múltiples y MB&F es pionera en la tecnología en la relojería.

S

uiza es única porque alberga el corazón de la industria relojera mundial, así como algunos de sus principales centros de investigación. Cuando los dos se encuentran (lo que todavía es demasiado raro), pueden saltar chispas. El caso de Rayform SA, lanzada en 2016 por un equipo de investigadores de la EPFL, es un perfecto ejemplo de ello.

Romain Testuz y Yuliy Schwartzburg fundaron la empresa para llevar su trabajo teórico y ponerlo en práctica. En un laboratorio especializado de la institución de Lausana, los dos científicos comenzaron con cálculos geométricos, llegando finalmente a una tecnología que, como ellos mismos explican, les permite “esculpir la luz” para concentrarla y reflejar un mensaje proyectado. Y no es solo un truco genial; la tecnología también tiene el potencial de combatir la falsificación.

Rayform SA, lanzada en 2016 por un equipo de investigadores de la EPFL, encarna el encuentro entre el mundo de la investigación y la joyería y relojería Suizas.

En Septiembre de 2019, el equipo de investigación se asoció con la diseñadora Noémie Arrigo para lanzar una marca de joyería, The Rayy, que incorpora esta tecnología. Ellos respondieron a nuestras preguntas.

Los co-fundadores de The Rayy: Romain Testuz, Noémie Arrigo y Yuliy Schwartzburg
Los co-fundadores de The Rayy: Romain Testuz, Noémie Arrigo y Yuliy Schwartzburg

Europa Star:¿Como nació su tecnología?

Romain Testuz: Entre 2012 y 2015, junto con mi colega Yuliy Schwartzburg y el profesor Mark Pauly, exploré el potencial de los cálculos geométricos en un laboratorio especializado de la EPFL. Desarrollamos una nueva tecnología que nos permite “esculpir” la luz, utilizando el reflejo de los rayos de luz, que pueden provenir de cualquier fuente, desde el sol hasta la linterna de un teléfono. Cuando la luz se refleja en un objeto con una superficie trabajada con precisión, el material lo refleja proyectando un mensaje con un significado.

¿Se trataba de una investigación fundamental o ya estaba buscando formas de aplicar esta tecnología?

Romain Testuz: Básicamente, no había una motivación real para aplicar la investigación. ¡Estábamos actuando por pura curiosidad científica! Nos inspiramos en el fenómeno óptico que se puede ver, por ejemplo, cuando la luz del sol atraviesa la superficie del agua de una piscina, creando patrones que se denominan “caústicas”.

“Nos inspiramos en el fenómeno óptico que se puede ver cuando la luz solar atraviesa la superficie del agua, creando hermosos patrones”.

Lo fascinante es que no puedes ver la imagen o el mensaje en absoluto mirando la superficie del objeto; solo puede ser revelado por la proyección de luz. El efecto fue impresionante, incluso con los primeros prototipos que desarrollamos en la EPFL. Al esforzarnos por dominar este fenómeno óptico y hacerlo reproducible, pronto nos dimos cuenta de que había muchas aplicaciones posibles en diferentes campos, incluida la joyería.

The Rayy se fundó en Septiembre del 2019, basada en una tecnología desarrollada en el EPFL.
The Rayy se fundó en Septiembre del 2019, basada en una tecnología desarrollada en el EPFL.

¿Cómo llevó sus hallazgos de la teoría a la práctica?

Romain Testuz: En 2016 fundamos la start-up Rayform con el objetivo de integrar esta tecnología en varios productos. Empezamos a trabajar con marcas de relojes, así como con artistas para instalaciones especiales. Con el tiempo, hemos podido mejorar la tecnología y miniaturizarla para aplicarla en superficies muy pequeñas. Esto abrió las puertas de la industria de la joyería.

¿Por qué lanzar su propia marca de joyería en lugar de asociarse con una marca existente?

Romain Testuz: Por un lado, es una tecnología complicada de integrar en productos existentes. Por otro lado, queríamos poder disfrutar de una libertad creativa total. El concepto era imaginar productos en torno a esta tecnología, en lugar de intentar adaptarlos a un producto existente. Nuestro encuentro con Noémie Arrigo, nuestra directora artística, también fue decisivo. The Rayy finalmente nació en septiembre de 2019.

“El concepto era imaginar productos en torno a esta tecnología, en lugar de intentar adaptarlos a un producto existente.”

¿Cómo os conocisteis?

Noémie Arrigo: Romain me contactó porque ya tenía mi propia marca de joyería y les gustaba mi estilo. Nuestra colaboración inicial se centró en las alianzas, de estilo muy clásico y bien adaptadas al proyecto. Aunque venimos de mundos muy diferentes, el diseño y la ciencia, compartimos la misma sensibilidad en cuanto a crear una marca unisex muy minimalista que perdure en el tiempo. Este tipo de diseño es muy apropiado para esta nueva tecnología, porque las joyas se pueden usar incluso si no hay suficiente luz para revelar los mensajes secretos.

The Rayy

¿Cuáles son los pasos involucrados en la creación de estas piezas que “esculpen” la luz?

Romain Testuz: El primer paso es algorítmico, y consiste en realizar cálculos geométricos para entender cómo un determinado mensaje puede reflejarse en una determinada superficie. El proceso es bastante complicado porque nuestra intención es mantener la superficie metálica perfectamente lisa, sin ángulos ni facetas. Jugamos con la volumetría. En la superficie, creamos una pequeña “onda”, sobre la que dirigimos los rayos de luz, que luego se concentran para reflejar un mensaje.

Para dibujar un paralelo, el reflejo de la luz juega sobre las curvas como las olas sobre la superficie del agua. Una vez realizados estos cálculos, la fabricación real comienza con un archivo 3D que describe las curvas de la superficie, que luego se ejecuta mediante un mecanizado CNC extremadamente preciso.

La superficie de las joyas no da pistas sobre la palabra, símbolo o mensaje que se proyectará.
La superficie de las joyas no da pistas sobre la palabra, símbolo o mensaje que se proyectará.

¿Funciona en todo tipo de superficies?

Romain Testuz: Teóricamente, podríamos aplicar esta tecnología a muchos materiales diferentes. Pero algunos materiales como la plata se oxidarán con el tiempo y perderán su propiedad reflectante. Usamos oro de 18 quilates para nuestras joyas debido a sus propiedades especiales. Es nuestro material favorito.

“El primer paso es algorítmico y consiste en realizar cálculos geométricos para comprender cómo un determinado mensaje puede reflejarse en una determinada superficie.”

¿Cuál es el brillo mínimo requerido para que funcione esta propiedad?

Romain Testuz: Depende de la luz ambiental. Normalmente, una linterna de teléfono móvil funcionará muy bien si no hay sol. Las únicas fuentes que no suelen funcionar son las luces de neón, porque producen una luz muy difusa. El poder de la luz en sí no es muy importante pero los rayos deben estar muy concentrados.

The Rayy

Desde el punto de vista del diseño, ¿la aplicación de esta tecnología requiere una forma diferente de trabajar?

Noémie Arrigo: Hice algo al revés de lo que hago habitualmente, porque sabía que necesitaba una superficie de cierto tamaño para poder reflejar una palabra, o incluso varias líneas. Entonces ya sabía de antemano las posibles dimensiones de las joyas. Luego se trató de crear una superficie bastante plana. Como todo es nuevo con esta tecnología, la forma de trabajar también es innovadora; es una combinación de I+D, diseño y aplicación.

¿Cuáles son las palabras o signos más populares solicitados?

Noémie Arrigo: Naturalmente, tenemos muchas iniciales, las de los socios de una pareja o las de los hijos de una familia. Pero también mensajes secretos que solo tienen sentido dentro de la pareja, o símbolos universales como un corazón o el signo del infinito. De vez en cuando, recibimos un pequeño dibujo que tiene un significado particular para el interesado. Por ejemplo, un músico quería las primeras notas de una de sus composiciones. El dibujo debe ser sencillo y estudiamos cada caso de forma individual.

Los mensajes ocultos dentro de las joyas se pueden personalizar y pueden mostrar hasta tres líneas.
Los mensajes ocultos dentro de las joyas se pueden personalizar y pueden mostrar hasta tres líneas.

Pero si es un mensaje muy íntimo, ¿no lo van a ver todos?

Romain Testuz: No, realmente no aparece a menos que tú quieras, porque la luz tiene que venir de la dirección y la distancia correctas. Nunca me ha pasado que apareciera un mensaje sin mi conocimiento.

También presentó una colaboración con el tatuador Maxime Plescia-Büchi y su estudio Sang Bleu.

Romain Testuz: Desde el principio queríamos trabajar con el mundo de los tatuajes, que juega con símbolos y mensajes personales. Sabíamos de su trabajo con formas geométricas y Maxime quería probar suerte en la joyería. Inmediatamente se enganchó con el proyecto y dibujó los doce signos del zodíaco - un tema muy común en el mundo del tatuaje - para una serie de colgantes. Interpretó los signos del zodíaco como animales que “cobran vida” y pueden cambiar de tamaño y forma según la dirección de la luz en las joyas.

Una colaboración entre The Rayy y el tatuador Maxime Plescia-Büchi (Sang Bleu) ha dado como resultado una serie de colgantes que muestran motivos del zodíaco.
Una colaboración entre The Rayy y el tatuador Maxime Plescia-Büchi (Sang Bleu) ha dado como resultado una serie de colgantes que muestran motivos del zodíaco.

¿En qué rango de precios trabajan?

Romain Testuz: Nuestras piezas oscilan entre los 2.000 y los 10.000 francos. La personalización también es un poco más cara que lo que consideramos motivos o mensajes estándar, como los signos del zodíaco. Hay que añadir 500 francos para un mensaje personalizado, que puede ocupar hasta tres líneas; es posible incluir un pequeño poema, por ejemplo.

¿Cómo se distribuyen sus productos?

Romain Testuz: Durante el primer año, decidimos centrarnos en el comercio electrónico. Y eso fue una suerte, a la vista de lo sucedido. De modo que pudimos seguir trabajando en gran medida incluso durante la pandemia. Como diseñamos un sitio verdaderamente internacional, podemos realizar envíos en todo el mundo. Al mismo tiempo, invertimos mucho en las redes sociales para darnos a conocer. Como nuestro concepto es muy dinámico e interactivo, es bastante fácil producir un video atractivo.

“Durante el primer año, decidimos centrarnos en el comercio electrónico. Y eso fue una suerte, a la vista de lo sucedido.”

Un colgante de oro blanco realizado en colaboración con el estudio Sang Bleu
Un colgante de oro blanco realizado en colaboración con el estudio Sang Bleu

¿Y para el 2021?

Romain Testuz: Nos vamos a centrar más en los puntos de venta físicos, porque es importante que los clientes vean nuestra tecnología con sus propios ojos. Actualmente contamos con joyeros que nos representan en Lausana, Ginebra y Pekín. Actualmente, la clientela es principalmente local. Nuestro objetivo es estar representados en las principales capitales, pero no avanzamos hacia la distribución por volumen.

¿Existían tecnologías similares antes que la suya?

Romain Testuz: No. Hemos presentado varias patentes internacionales que protegen la tecnología. Involuntariamente, los faros de los automóviles pueden producir imágenes (risas). Pero el dominio de este efecto óptico nunca se había aplicado, y mucho menos a la joyería.

MB&F ha aplicado la tecnología de la start-up a la corona de su modelo HM3 Frog X, que muestra el símbolo utilizado por la marca de relojes.
MB&F ha aplicado la tecnología de la start-up a la corona de su modelo HM3 Frog X, que muestra el símbolo utilizado por la marca de relojes.

Deben haberse acercado muchos grupos que buscan aplicar esta tecnología en diferentes áreas.

Romain Testuz: Sí, tanto más cuanto que nuestro sistema ofrece un baluarte contra la falsificación, porque la precisión necesaria para el trabajo en superficies no se puede copiar y los mensajes suelen ser únicos. Entonces, todo lo que tiene que hacer es levantar el teléfono para verificar si es un modelo original.

Tenemos proyectos en curso con las principales marcas. No podemos hablar de ellos porque varios productos están en camino de ser lanzados. La única colaboración que podemos mencionar es con MB&F, que ha aplicado nuestra tecnología a la corona de su HM3 Frog X, para mostrar el logo de la marca. Colaboramos con terceros en áreas distintas a la joyería, pero conservamos la exclusividad de esta tecnología para nuestra propia marca de joyería The Rayy.

“Hemos presentado varias patentes internacionales que protegen la tecnología. El dominio de este efecto óptico nunca se había aplicado antes, y mucho menos a las joyas.”

The Rayy

Otra característica de su marca es el uso de diamantes cultivados en laboratorio.

Romain Testuz: De hecho, por razones éticas, solo usamos diamantes cultivados en laboratorio para saber exactamente de dónde provienen. De hecho, son principalmente las marcas nuevas las que los utilizan; las empresas establecidas y las grandes marcas tienen dificultades para desarrollar una estrategia, porque no pueden utilizar algunos diamantes naturales, con algunos diamantes cultivados en laboratorio junto a ellos; se crearía un diálogo ambiguo. Probablemente se unirán al movimiento a largo plazo, pero no a través de sus colecciones principales, quizás mediante la introducción de nuevas empresas dedicadas.

Concretamente, ¿cuál es la diferencia entre los diamantes naturales y los cultivados en laboratorio?

Noémie Arrigo: Incluso mirando a través de una lupa, no notará ninguna diferencia entre los dos tipos de diamantes, que tienen exactamente las mismas propiedades físicas y químicas. Desafortunadamente, creo que la terminología es confusa y resta valor a los llamados diamantes “sintéticos”, aunque son igualmente originales.

Romain Testuz: Es un proceso realmente fascinante, una especie de “pidra filosofal”: puedes recrear las condiciones de crecimiento de un diamante, exactamente como sucede bajo tierra, y acelerarlas. Luego, el diamante se corta exactamente de la misma manera que un diamante de una mina, pero con la garantía de que no es el resultado de malas condiciones de trabajo. Uno de los laboratorios más conocidos es el Diamond Foundry en Silicon Valley, uno de cuyos inversores es Leonardo di Caprio. Además, el proceso de crecimiento del laboratorio utiliza energías renovables, incluida la energía solar, que es el núcleo de nuestro concepto de marca.

“La terminología es confusa y perjudicial para los llamados diamantes “sintéticos”, aunque son tan originales como los que provienen de una mina.”

La marca busca expandir su red de distribución física a nivel internacional. The Rayy está representada actualmente por joyeros en Lausana, Ginebra y Pekín.
La marca busca expandir su red de distribución física a nivel internacional. The Rayy está representada actualmente por joyeros en Lausana, Ginebra y Pekín.

¿Cuál ha sido el impacto de la pandemia en su empresa y en el sector de la joyería en general?

Noémie Arrigo: Tengo la impresión de que la joyería sigue siendo muy dinámica: por un lado, estamos viendo muchas nuevas plataformas de venta on line y, por otro lado, el sector de alta gama se mantiene bien. Y no olvidemos que en tiempos de crisis se valora el oro, y las joyas se hacen de oro... En los últimos años, también ha habido una nueva tendencia de llevar joyas exuberantes y destacadas, por ejemplo, llevar varias cadenas juntas. Es difícil decir, en retrospectiva, si esto es solo una moda pasajera o una tendencia a largo plazo. Lo cierto es que ahora es aceptable llevar piezas que hace diez años parecían ostentosas.

EUROPA STAR CLUB - ¡ÚNASE COMO MIEMBRO !
Nuestra base de datos incluye a más de 100.000 páginas y 70 años de historia de la relojería con todas las herramientas de búsqueda a su disposición. Un tesoro para todos los conocedores profesionales y aficionados.