¿Que es lo siguiente?


El desgarrador destino de la Feria de Basilea

CRÓNICAS DEL CORONAVIRUS

English Français
mayo 2020


El desgarrador destino de la Feria de Basilea

Como expositores durante más de 80 años, como tantos miembros de la comunidad relojera mundial, solo podemos expresar una profunda tristeza por el desgarrador destino de Baselworld. Tantos recuerdos y emociones: parte de la memoria colectiva de la relojería está a punto de desaparecer, como resultado de que la relación entre la exposición y sus expositores se está agriando. Una vez más, la pandemia ha actuado como un acelerador de la historia.

E

n la década de 1930 fue mi bisabuelo; en la década de 1960, mi abuelo; en la década de 1990, mi padre y mi tío... y también yo como adolescente. Las generaciones pasaron, los nombres cambiaron (Mustermesse, Basel Fair, Baselworld), pero quedó un ritual inmutable: el viaje a Basilea una vez al año, para conocer todo el mundo de la relojería, desde sus rincones más exóticos -(las marcas chinas: ¡un mundo totalmente nuevo en el tiempo!) a los Halls y los stands más impresionantes, las catedrales de una época relojera dorada.

El pano de la Feria de Basilea en 1975 (Europa Star n°6/1974)
El pano de la Feria de Basilea en 1975 (Europa Star n°6/1974)

Con la partida de los más leales expositores, Rolex, Patek Philippe, Chopard y Chanel, la sentencia de muerte parece haber sonado para el venerable evento, que fue abandonado por Richemont a fines del milenio y por el Swatch Group hace dos años.

El stand de Rolex en la Feria de Basilea en 1957 (Europa Star n°4/1957)
El stand de Rolex en la Feria de Basilea en 1957 (Europa Star n°4/1957)

En las décadas de 1970 y 1980, las marcas Japonesas lucharon por el acceso al club de relojeros de élite presente en Basilea. El prestigio del evento era entonces único, sin ninguna duda. La arrogancia que contaminó a toda la industria durante los años 2005-2015, impulsada por el crecimiento Chino y que condujo a la monumental inversión en un edificio diseñado por los arquitectos estrella Herzog & De Meuron, es un recuerdo lejano. El crecimiento se ha ralentizado y la tecnología digital ha invadido gradualmente la vida cotidiana.

En las décadas de 1970 y 1980, las marcas Japonesas lucharon por el acceso al club de relojeros de élite presente en Basilea. Desde entonces, Seiko y Casio han dejado el evento.

La globalización de la feria en marcha en la década de 1980 (Europa Star n°2/1984)
La globalización de la feria en marcha en la década de 1980 (Europa Star n°2/1984)

La relación entre la feria y sus marcas expositoras se volvió cada vez más tensa, con disputas sobre costos, facturas, el precio del alojamiento, el precio de la salchicha, etc. Los tiempos han cambiado y, a pesar de los admirables esfuerzos realizados por la nueva administración bajo Michel Loris-Melikoff, quizás ya era demasiado tarde. El prestigio en el que debe basarse un evento global se había erosionado profundamente. La crisis pandémica, un acelerador de la historia, simplemente amplió las brechas y precipitó las decisiones.

A partir de ahora, habrá un único evento mundial de relojería. Ginebra ha ganado su largo y tedioso juego de ajedrez, que comenzó hace años. Al final, lo que se pretendía como coordinación en realidad precipitó la caída de uno u otro, y el destino conspiró contra Basilea, cuya paradoja quizás fue mantenida a distancia por las marcas de Ginebra...

Al final, lo que se pretendía como coordinación en realidad precipitó la caída de uno u otro, y el destino conspiró contra Basilea, cuya paradoja quizás fue mantenida a distancia por las marcas de Ginebra...

El punto de encuentro de la relojería (Europa Star n°1/1962)
El punto de encuentro de la relojería (Europa Star n°1/1962)

Por supuesto, quedan muchas preguntas por responder: ¿qué pasa con el nivel de entrada, el rango medio, los Japoneses, los Alemanes? ¿Encontrarán un lugar en Ginebra? Esa fue la fuerza del evento de Basilea: fue el punto de encuentro de una industria relojera verdaderamente global. Pero quizás una de las víctimas de la crisis pandémica sea la globalización misma.

Nos quedamos con los recuerdos. Todas esas caras, esos conocidos, esas personalidades, que caminaban millas y millas cada año por los pasillos de la Feria de Basilea. Los fantasmas de nuestros antepasados. Una parte de la industria relojera ha muerto.

Nos quedamos con los recuerdos. Todas esas caras, esos conocidos, esas personalidades, que caminaban millas y millas cada año en los pasillos de la Feria de Basilea. Los fantasmas de nuestros antepasados. Una parte de la industria relojera ha muerto.

EUROPA STAR CLUB - ¡ÚNASE COMO MIEMBRO !
Nuestra base de datos incluye a más de 100.000 páginas y 70 años de historia de la relojería con todas las herramientas de búsqueda a su disposición. Un tesoro para todos los conocedores profesionales y aficionados.