Swatch Group


Entre Bastidores: La I+D de Omega en el Siglo XXI

INNOVACIÓN

English Français
diciembre 2021


Entre Bastidores: La I+D de Omega en el Siglo XXI

Escape coaxial, muelle de volante de silicio, oro Sedna de 18 quilates: mientras continúa inspirándose en la década de 1950, Omega ha renovado por completo tanto los calibres como los materiales de sus principales líneas de relojes. Casi todos ellos contarán con la certificación Master Chronometer para 2022. Gregory Kissling, Director de Gestión de Producto del gigante Suizo, nos lleva detrás de la escena de estos desarrollos.

C

uando el legendario relojero Británico George Daniels desarrolló su escape coaxial, probablemente nunca imaginó que su reinvención del mecanismo de regulación del reloj, que mantiene las oscilaciones del volante, se aplicaría en la escala de una marca como Omega, aunque lo hizo. explican que su creación tenía la “intención de mantener el afecto del público por el reloj mecánico durante el siglo XXI”. El gigante Suizo hizo de esta innovación el punto de partida para una reinvención completa de su cartera de calibres durante los últimos veinte años.

En el cambio de milenio, en 1999, Omega presentó su primer Calibre Co-Axial 2500, equipado con un muelle de volante libre, seguido por el Calibre Co-Axial 8500 en 2007, el primer movimiento “propio” construido específicamente alrededor de este innovación. En lugar de un escape de palanca tradicional, las dos ruedas coaxiales y las tres palancas de paletas redujeron la fricción del mecanismo de regulación, lo que garantiza una mayor estabilidad cronométrica e intervalos de servicio más prolongados.

Entre Bastidores: La I+D de Omega en el Siglo XXI

Las raíces de la empresa se encuentran en el desarrollo de calibres fiables: Omega toma su nombre de un movimiento desarrollado en 1894 por la marca fundada por Louis Brandt. Un siglo después, el calibre coaxial, la piedra angular de toda la cartera de movimientos de Omega, se perfeccionó con la introducción del muelle de volante de silicio y se embelleció con el uso de nuevas aleaciones como el oro Sedna. Esta audaz estrategia de movimientos culminará el próximo año con la certificación Master Chronometer de prácticamente todo el catálogo de calibres mecánicos de Omega. El arquitecto principal de estos desarrollos, Gregory Kissling, explica cómo se ha desarrollado esta nueva búsqueda cronométrica.

Europa Star: ¿Cuál es su enfoque de la innovación?

Gregory Kissling: La innovación es buena, pero el verdadero desafío para una marca como la nuestra, que tiene cierto volumen, es la industrialización. Sin poder dominar la calidad constante, es imposible industrializar un enfoque innovador, y mucho menos controlar los costos de su implementación. En el caso de Omega, también tenemos que ser coherentes con nuestra larga historia y estilo. Así que es un equilibrio muy fino, y lo logramos yendo paso a paso, nunca cambiando una colección completa a la vez. La certificación Master Chronometer es un buen ejemplo de este enfoque gradual en la innovación: el primer modelo certificado se introdujo en 2015, y el próximo año esta certificación cubrirá casi todos nuestros modelos, con algunas excepciones como el Calibre 321, que se encuentra en algunos Speedmasters. .

“La innovación es buena, pero el verdadero desafío para una marca como la nuestra, que tiene cierto volumen, es la industrialización.”

Gregory Kissling es el Jefe de Gestión de Producto de Omega.
Gregory Kissling es el Jefe de Gestión de Producto de Omega.

Comencemos con el movimiento: si tuviera que resumir la innovación del movimiento en Omega durante las últimas dos décadas, el punto de partida sin duda sería el escape coaxial de George Daniels, introducido en 1999.

Inicialmente, aplicamos este innovador escape para reemplazar el escape de palanca Suizo en las bases del calibre ETA. Pero pronto nos dimos cuenta de que tendríamos que desarrollar nuestro propio movimiento coaxial. Esto dio un gran impulso a nuestra propia unidad de calibre, además de imponer demandas cronométricas especiales, que finalmente llevaron a la certificación Master Chronometer, con su variación máxima de 0/+5 segundos por día frente a los -4/+ 6 segundos por día para el COSC. Desde entonces, hemos desarrollado nuestros propios movimientos, por y para Omega, y tenemos nuestros propios movimientos “propios”, reconocibles en particular por sus ondas Ginebrinas “arabescas”.

Una vista de los 201 componentes del Calibre Co-Axial 8501 de Omega, lanzado en 2007, un hito en el desarrollo del movimiento del gigante suizo como el primer calibre interno diseñado alrededor del escape coaxial.
Una vista de los 201 componentes del Calibre Co-Axial 8501 de Omega, lanzado en 2007, un hito en el desarrollo del movimiento del gigante suizo como el primer calibre interno diseñado alrededor del escape coaxial.

Otro hito fue la introducción del muelle de volante de silicio amagnético en 2008.

La patente se remonta a 2002, cuando se registró como parte de un consorcio del CSEM. Seis años después, lanzamos los primeros modelos equipados con un muelle de volante de silicio, el Spiral Si 14 (después del símbolo químico del elemento y el número atómico), diseñado para resistir campos magnéticos y mejorar la estabilidad cronométrica. Estos incluyeron el calibre Co-Axial 8520/8521 instalado en la colección Seamaster Aqua Terra Ladies, y el calibre Co-Axial 8601/8611 con calendario anual incluido en el Calendario Anual de De Ville Hour Vision. La industrialización de esta innovación se llevó a cabo en Nivarox. El objetivo no era introducirlo en un solo tipo de movimiento, sino eventualmente equipar todos nuestros calibres con él. El muelle de volante de silicio es la base de todos nuestros calibres amagnéticos. También es una estrategia de grupo, ya que otras marcas de Swatch Group también utilizan muelles de volante de silicio.

“La certificación Master Chronometer es un buen ejemplo de este enfoque gradual de la innovación: el primer modelo certificado se introdujo en 2015, y el próximo año esta certificación cubrirá casi todos nuestros modelos”.

Entre Bastidores: La I+D de Omega en el Siglo XXI

Esta tecnología alcanzó un grado de madurez cinco años después, en 2013, con el calibre Co-Axial 8508, capaz de soportar más de 15.000 gauss.

Hasta ese momento, habíamos intentado proteger el calibre mediante una caja interna, actuando como una jaula de Faraday contra los campos magnéticos. Pero por encima de los 1.000 gauss, los campos magnéticos eran lo suficientemente fuertes como para alcanzar el órgano regulador. Por lo tanto, nos concentramos en crear un movimiento que fuera en sí mismo resistente a los imanes. Esta nueva tecnología, introducida por primera vez en la línea Seamaster Aqua Terra, nos permitió realizar importantes desarrollos de movimientos sin estar limitados por una caja específica, ya que la funda protectora interna se volvió innecesaria. Esto abrió la esfera del reloj, con la posibilidad de ventanas de fecha, así como el fondo, con la posibilidad de un fondo transparente. ¡La tecnología se puso al día con la estética!

Entre Bastidores: La I+D de Omega en el Siglo XXI

Esto también llevó, dos años después, a una nueva certificación de Master Chronometer, entregada por METAS, un instituto federal Suizo. Solía ​​ser el único poseedor de esta certificación, pero otras marcas, como Tudor en 2021, están comenzando a incorporarse.

Siendo pioneros, hemos podido recorrer un largo camino en el desarrollo y fortalecimiento de los criterios. Hoy en día, algunas máquinas de resonancia magnética emiten campos magnéticos que superan los 15.000 gauss. Entre 2013 y 2015, desarrollamos el movimiento amagnético en varios tamaños, desde el calibre femenino de 9 líneas hasta el calibre de 13 líneas con dos barriletes. Estos movimientos básicos luego nos permitieron integrar varias complicaciones como el día-fecha y GMT, y luego desarrollar movimientos manuales. Y en cuanto al cronógrafo, el movimiento Co-Axial 9300, que tardó seis años en desarrollarse, es un elemento fundamental de nuestra marca, que apuesta fuertemente por este tipo de complicación.

Pasemos a sus materiales del movimiento: ¿podría aclarar la distinción entre sus calibres “estándar” y “de lujo”?

En los movimientos más lujosos, que equipan modelos hechos de materiales preciosos, desde el oro hasta el platino, notará que la masa oscilante y el puente del volante están hechos de oro Sedna rosa. Se trata de un guiño a los colores de nuestros calibres históricos, reconocibles desde lejos porque estaban dorados con baños galvánicos de cobre. El problema con el oro rosa es que tiende a decolorarse con el tiempo. Así que presentamos nuestra propia aleación Sedna en 2012 para estabilizar su coloración. Esta innovación también fue un nuevo punto de partida para toda nuestra investigación de materiales. Combinamos nuestra investigación de materiales con nuestra investigación de movimientos para diseñar el calibre Omega del siglo XXI.

“Combinamos nuestra investigación de materiales con nuestra investigación de movimientos para diseñar el calibre Omega del siglo XXI.”

El Oro Sedna de Omega
El Oro Sedna de Omega

¿Cómo perfeccionaron su investigación en materiales?

Creamos grupos de trabajo multifuncionales para desarrollar nuevas aleaciones, como Canopus Gold, Moonshine Gold y Bronze Gold. También innovamos mucho en cerámica, que combinamos con Liquidmetal o, en el caso de Ceragold, con oro. El componente estético es importante. También lo es la capacidad de industrializar y controlar los precios: sabíamos cómo trabajar con oro 5N durante generaciones, y de repente estábamos buscando reemplazarlo... Lo que he notado durante todos estos años de I+D es que somos mucho más eficiente si tenemos un vector, una dirección que nos empuje hacia adelante. La marca proporciona el producto que se encuentra, pero también el motor de la búsqueda.

CeragoldTM desarrollado por Omega permite decorar los relojes de cerámica con oro de 18 quilates.
CeragoldTM desarrollado por Omega permite decorar los relojes de cerámica con oro de 18 quilates.

La ecuación hombre-máquina también trata de encontrar un equilibrio sutil... especialmente para una marca como la suya que busca tanto el valor como el volumen.

Eso es seguro. Si tomamos el desarrollo de la tecnología láser como ejemplo, por un lado, nos ha abierto nuevos horizontes creativos, especialmente en la animación de nuestras esferas. Pero este desarrollo también ha creado nuevos puestos de trabajo humanos. Y el toque humano sigue estando muy presente, incluso cuando se trata de grandes volúmenes, ya sea en fase de desarrollo, montaje, acabado o inspección. Las tecnologías pueden ser lo más eficientes posible, pero siempre existirá ese aspecto subjetivo, fundamentalmente humano.