archivos


WOLF: la historia de un negocio familiar - en cinco capítulos

RETROSPECTIVA

English Français
julio 2020


WOLF: la historia de un negocio familiar - en cinco capítulos

¿Una empresa familiar que traslada su sede a un país diferente con cada nuevo heredero, durante cinco generaciones? ¡Eso es WOLF! Fundada en 1834 en Alemania, el fabricante de cajas de relojes y cargadores para la industria relojera se ha ganado nuevos mercados con cada movimiento: Suecia, Reino Unido, Estados Unidos y ahora también Asia. Su historia ilustra perfectamente cómo el camino del emprendimiento independiente ha cambiado a través de tiempos y lugares muy distintos.

L

a globalización de la relojería se puede ilustrar mejor a través del viaje emprendedor y la expansión de algunas de sus compañías más antiguas. El caso de WOLF es un poco diferente, porque no fabrica relojes. En cambio, hace todo lo que ayuda a mantener los relojes seguros y en buen estado de funcionamiento a lo largo del tiempo: cajas, bobinadoras, bobinas y cajas fuertes.

La compañía ha estado en manos de la misma familia de ascendencia Alemana desde la primera mitad del siglo XIX, pero, inusualmente, ha cambiado su sede con cada nueva generación de la familia. Así, después de Alemania, la compañía trasladó sucesivamente sus oficinas a Suecia, Reino Unido, Estados Unidos y ahora está bien establecida en Asia. Compartimos aquí las cinco etapas diferentes de esta aventura empresarial, junto con el actual Director Gerente, Simon Wolf, quien representa a la quinta generación al frente de la compañía homónima.

La única imagen que sobrevive del taller y el hogar del fundador Philip Wolf I está en esta pintura. Hanau fue destruido en gran parte por los ataques aéreos Británicos en 1945.
La única imagen que sobrevive del taller y el hogar del fundador Philip Wolf I está en esta pintura. Hanau fue destruido en gran parte por los ataques aéreos Británicos en 1945.

Capítulo 1: Alemania

“En el siglo XIX, mucho antes de que se estableciera la Unión Europea, ya había un mercado único no oficial en el continente con mucho comercio transfronterizo”, dice Simon Wolf. Su antepasado Philip Wolf I era orfebre en la ciudad Alemana de Hanau, cerca de Frankfurt, donde abrió su taller en 1834.

“Inicialmente se especializó en el diseño y la fabricación de joyas de plata, y vio que colocar sus joyas en hermosos estuches de cuero aumentaban rápidamente las ventas. Era un artesano, que producía una o dos cajas al día. Mi padre mantuvo algunos ejemplos muy antiguos, pero los almacenó en un granero que desafortunadamente se quemó”, explica Simon Wolf.

“En el siglo XIX, mucho antes de que se estableciera la Unión Europea, ya había un mercado único no oficial en el continente con mucho comercio transfronterizo”

El concepto de la compañía había nacido: “Es lógico proteger las posesiones de uno almacenándolas y protegiéndolas en un estuche de excelente calidad”, escribió Philip Wolf I, quien en 1836 también diseñó su propio escudo familiar basado en el escudo de armas del ciudad de Hanau (un motivo que sería retomado en una colección posterior de Wolf).

Philip Wolf I basó el diseño del blasón familiar en el escudo de armas de Hanau, la ciudad donde él y las generaciones anteriores a él habían crecido.
Philip Wolf I basó el diseño del blasón familiar en el escudo de armas de Hanau, la ciudad donde él y las generaciones anteriores a él habían crecido.

Capítulo 2: Suecia

La historia de la compañía continuó no en Alemania sino en Suecia, donde el heredero del fundador, Philip Wolf II, se estableció a fines del siglo XIX. Se casó con una mujer llamada Ida Wilhemina, que desempeñó un papel clave en la historia de la compañía al garantizar la transición después de la muerte de su esposo. Dos de sus hijos, Philip III y Ernst, también participaron en el desarrollo de la empresa WOLF. Este último eventualmente se fue para fundar su propia compañía especializada en la fabricación de cajas y embalajes, Stockholms Etui & Koffertfabrik, que todavía está en el negocio hoy en día en Suecia.

Catálogos promocionales Wolf en Sueco, que datan de 1950.
Catálogos promocionales Wolf en Sueco, que datan de 1950.

A través de sus innovaciones, Philip Wolf III dejó una impresión duradera en la empresa. “Mi abuelo pensaba de manera diferente, aprendí mucho de él”, recuerda Simon Wolf. “También fue un gran pescador, ¡incluso fundó la Asociación Sueca de Pescadores de Salmón y Trucha!” Fue mientras pescaba, después de que un anzuelo le atrapó el pulgar, cuando se le ocurrió la idea de un nuevo tipo de bisagra que atravesara la madera, para hacer sus cajas de joyas. La innovación fue patentada por Wolf. Philip Wolf III también fue el inventor de la caja de música con una bailarina giratoria. En ese momento, la clientela de la compañía era esencialmente Escandinava.

Philip Wolf III (en la foto aquí en 1937) diseñó y desarrolló numerosas técnicas de producción nuevas, bisagras que podrían engraparse a través de la madera, y fue el inventor de la caja de música con una bailarina giratoria.
Philip Wolf III (en la foto aquí en 1937) diseñó y desarrolló numerosas técnicas de producción nuevas, bisagras que podrían engraparse a través de la madera, y fue el inventor de la caja de música con una bailarina giratoria.

Capítulo 3: Reino Unido

Nacido en Malmö en 1936, Philip Wolf IV también se unió a la empresa familiar, donde trabajó con su padre. Hasta el día de hoy, le apasionan la mecánica y la tecnología, especialmente la aviación. “Mi padre todavía puede recordar los aviones Estadounidenses que sobrevolaron Suecia durante la Segunda Guerra Mundial”, dice Simon Wolf. Fue en Inglaterra, donde estudió, donde conoció a su futura esposa Judie: Siete días después de conocerse, se casaron. Mi abuelo le dijo a mi padre: “¡Ya que estás en el Reino Unido ahora, puedes comenzar a hacer casos allí!” Así fue como la compañía se mudó a las Islas Británicas en 1962, y continuó su migración hacia el Oeste.

En 1962, los talleres de Wolf se trasladaron provisionalmente a Irlanda, antes de ser transferidos a Gales el mismo año. Philip Wolf IV, el padre del actual director Simon Wolf, se muestra aquí con algunos de sus empleados.
En 1962, los talleres de Wolf se trasladaron provisionalmente a Irlanda, antes de ser transferidos a Gales el mismo año. Philip Wolf IV, el padre del actual director Simon Wolf, se muestra aquí con algunos de sus empleados.

Un primer intento de abrir una fábrica en el sur de Irlanda se abandonó pronto en favor de una instalación más grande y personalizada en Gales. Fue por esa época que, por primera vez, comenzaron a llegar pedidos desde el otro lado del Atlántico. “Mi padre tomó la antorcha de la innovación al pensar de manera diferente a la competencia. Se le ocurría un nuevo concepto cada semana, lo que le permitió ganar cuota de mercado”, dice Simon Wolf. Ya en 1968, abrió una boutique en Selfridges, la prestigiosa tienda por departamentos de Londres. Las marcas de relojes como Rolex y Longines hicieron sus cajas en la fábrica Sueca e incluso el famoso Concorde voló con posavasos fabricados por WOLF a bordo.

“Las marcas de relojes como Rolex y Longines hicieron sus cajas en la fábrica Sueca e incluso el famoso Concorde voló con posavasos fabricados por WOLF a bordo”

En ese momento, la compañía mantenía fábricas tanto en el Reino Unido como en Suecia. La Corte Real de Suecia le otorgó la Real Orden en 1972. WOLF también recibió órdenes del gobierno Británico; WOLF hizo la caja de los gemelos regalados a Ronald Reagan por Margaret Thatcher. En 1984, la compañía celebró su 150 aniversario. Dos años después, el actual director gerente Simon Wolf se unió al negocio familiar.

Capítulo 4: Estados Unidos

El primer desafío de Simon Wolf fue liderar la expansión de WOLF, una compañía ya establecida en Europa, en los mercados de EE. UU. Y Canadá. Durante la década de 1990, la compañía firmó acuerdos con varias cadenas minoristas Estadounidenses y abrió una filial en California.

“Cuando comencé en 1986, descubrí que estábamos vendiendo al precio correcto, pero no al valor intrínseco que la gente pensaba que valíamos”, dice Simon Wolf. “Nuestra empresa tenía 200 empleados, pero cada vez más clientes potenciales buscaban productos baratos de Asia. No podríamos esperar competir en esta área. En cambio, tuvimos que capitalizar nuestra imagen, nuestra tradición y nuestros conocimientos para movernos hacia el mercado y ofrecer productos de lujo.”

“cada vez más clientes potenciales buscaban productos baratos de Asia. No podríamos esperar competir en esta área. En cambio, tuvimos que capitalizar nuestra imagen, nuestra tradición y nuestros conocimientos.”

En 1988, a Simon Wolf, que acababa de unirse a la empresa familiar, se le asignó la delicada misión de conquistar el mercado Norteamericano. Tres décadas después, la sede de la compañía se encuentra en Los Ángeles.
En 1988, a Simon Wolf, que acababa de unirse a la empresa familiar, se le asignó la delicada misión de conquistar el mercado Norteamericano. Tres décadas después, la sede de la compañía se encuentra en Los Ángeles.

Esta nueva estrategia de lujo transformó la empresa familiar de arriba a abajo. El joven Simon, que se había establecido en los Estados Unidos, aprendió rápidamente las técnicas de branding de estilo Estadounidense, que aplicó para hacer de WOLF un líder en su nicho, frente a la competencia ahora globalizada. “Teníamos que contar mejor nuestra historia y crear valor alrededor de nuestro nombre, porque no éramos un proveedor oscuro sin identidad, sino un nombre prestigioso sinónimo de calidad.”

También fue en la década de 1990 en la que WOLF se embarcó en una nueva actividad: fabricar cargadores de relojes. La idea era agregar valor al segmento a través de la innovación. “En ese momento, este mercado era bastante estándar, con pocos desarrollos tecnológicos”, continúa Simon Wolf. “Entrar en este segmento nos abrió un fuerte potencial de crecimiento”. Entre otras cosas, la marca obtuvo una patente por su sistema de contar revoluciones por día en sus cargadores. Su entrada en este mercado coincidió con el renacimiento del reloj mecánico de lujo, que aumentó considerablemente la necesidad de cargadores de relojes.

Capítulo 5: Hong Kong

Paralelamente a la diversificación de su gama de productos y su expansión a los Estados Unidos, al comienzo del nuevo milenio, WOLF, como muchos otros jugadores en la industria del lujo, se aventuró en Asia. En 2001, la compañía abrió una oficina, sala de exposición y almacén en Hong Kong. La fabricación, que anteriormente se había realizado en Europa, se subcontrató a un subcontratista de confianza en la región. Los productos de esta compañía ahora globalizada, con oficinas en Los Ángeles, Londres y Hong Kong, se exportan hoy a 65 países.

“Mudarse a Asia fue una decisión estratégica importante”, dice Simon Wolf. “Estoy convencido de que los clientes son conscientes de que la globalización ha cambiado los canales de fabricación y que mantener la calidad de la producción es clave. Elegimos la mejor cadena de suministro”. El Director agrega: “Un estuche de joyería perfecto o un cargador de reloj comienza con la selección de las mejores materias primas. Para nosotros, todos los pasos posteriores se hacen internamente, a mano. Desde el corte de las pieles de cuero, el ajuste y el acabado de las esquinas han de ser perfectos, cada caja de cambios para nuestros cargadores de relojes se hacen a mano. El control de calidad comienza muchos pasos antes de que un producto incluso comience a tomar forma.”

Una caja fuerte Wolf de la colección Churchill.
Una caja fuerte Wolf de la colección Churchill.

Frente al coronavirus, que ha congelado las cadenas de suministro, particularmente de Asia, WOLF pudo aprovechar al máximo las existencias almacenadas en sus diversos depósitos en todo el mundo. El hecho de que los productos no sean perecederos, además de ser relativamente poco susceptibles a los cambios de moda, también fue una ventaja. La compañía también estableció un sistema de distribución original para minoristas durante la crisis (lea más aquí).

“Mientras el reloj mecánico conserve la relevancia sociocultural y, por lo tanto, un mercado potencial, la compañía podrá mantener su actividad en este ecosistema altamente especializado.”

La nueva colección British Racing Green de cargadores, cajas y enrolladores.
La nueva colección British Racing Green de cargadores, cajas y enrolladores.

El año pasado, WOLF lanzó un ambicioso plan para ganarse a la clientela Asiática, que es particularmente aficionada a los relojes mecánicos, al introducir nuevas tecnologías, como la capacidad de controlar un cargador de relojes de forma remota a través de una aplicación dedicada. Mientras el reloj mecánico conserve relevancia sociocultural y, por lo tanto, un mercado potencial, la compañía podrá mantener su actividad en este ecosistema altamente especializado. Al igual que para las propias marcas de relojes, esto también implicará la promoción de su propia herencia. Una nueva página dedicada en su sitio web ahora cuenta la historia multigeneracional de WOLF.

EUROPA STAR CLUB - ¡ÚNASE COMO MIEMBRO !
Nuestra base de datos incluye a más de 100.000 páginas y 70 años de historia de la relojería con todas las herramientas de búsqueda a su disposición. Un tesoro para todos los conocedores profesionales y aficionados.