¿Que es lo siguiente?


Pandemia: ¿cómo está ayudando la industria relojera?

CRÓNICAS DEL CORONAVIRUS

English Français
abril 2020


Pandemia: ¿cómo está ayudando la industria relojera?

Numerosas iniciativas privadas de individuos acaudalados o empresas globales están compensando los fracasos de los estados que no previeron el alcance de la crisis. Aún más numerosas son las pequeñas iniciativas diarias con un impacto igualmente real. Dentro de la industria relojera, ¿qué medidas se han tomado, tanto para ayudar a combatir la pandemia como para mantener el tejido industrial? Paradójicamente, el coronavirus también está causando que algunas máscaras caigan...

L

a pandemia histórica a la que se enfrenta el mundo sin duda tendrá efectos duraderos, incluso en nuestras mentes: ¿habremos aprendido a vivir con más moderación y frugalidad, mientras disfrutamos más del aire libre? O, por el contrario, ¿nos apresuraremos a volver a la «normalidad», con todo lo que conlleva en términos de estrés y exceso?

Una cosa es segura: como en tiempos de guerra, ante la adversidad, todas las máscaras se caen. ¿Qué acciones de ayuda mutua y solidaridad se están llevando a cabo? ¿Quién está haciendo todo lo posible para ayudar, y quién está acostado, esperando que todo termine, para que todo vuelva a ser como era antes? La naturaleza humana es ambigua, atormentada y paradójica, ¡y esta batalla se libra dentro de cada uno de nosotros!

Día tras día, se anuncian acciones privadas a gran escala para ayudar a combatir este evento global. Por su tamaño, algunas de ellas, como los mil millones de dólares donados por Jack Dorsey, el fundador de Twitter, o las decenas de millones de máscaras ordenadas por LVMH en Marzo, también destacan las fallas de los estados enfermos - que no estaban preparados para la crisis. Como dice el refrán, “gobernar es planificar con anticipación”. Las iniciativas privadas están tomando cada vez más el control del estado donde se ha quedado corto.

La naturaleza humana es ambigua, atormentada y paradójica, ¡y esta batalla se libra dentro de cada uno de nosotros!

Este fracaso de los gobiernos nacionales y la intervención de actores privados en su lugar, naturalmente, plantea importantes preguntas sobre la naturaleza de la legitimidad democrática. Pero la situación no es sorprendente, dado un sistema económico tan lleno de desigualdades que un hombre, Jeff Bezos, el jefe de Amazon, puede ser más rico que un país como Marruecos, con 35 millones de habitantes. O, para llevarlo al nivel Suizo: las diez personas más ricas del mundo tienen más activos que el PIB de toda la Confederación Suiza. Con un presupuesto del tamaño de un país, pueden actuar como un estado nación... y en tiempos de crisis, esto puede ser bienvenido, lo que la gente diga.

Ahora que estamos hablando de Suiza, ¡hablemos de la industria relojera! ¿Qué acciones se han tomado, tanto para ayudar a combatir la pandemia (lo que podríamos llamar solidaridad “externa”) como para mantener el tejido industrial (solidaridad “interna”, específica del ecosistema relojero)? Aquí hay una descripción general de la situación.

Solidaridad externa

En comparación con otras industrias de lujo y “no esenciales”, la industria relojera no ha demostrado, en gran medida, un apoyo espontáneo en la lucha contra la pandemia. Los sectores de artículos de cuero, joyas, perfumes y automóviles implementaron rápidamente acciones destinadas a desviar parte de su producción de productos no esenciales a necesidades básicas en este momento de crisis.

Estamos pensando, por supuesto, en la producción de máscaras de Louis Vuitton y gel hidroalcohólico de Bulgari, así como en iniciativas similares tomadas por Chanel y Hermès. En Suiza, los gigantes del perfume Givaudan y Firmenich están produciendo toneladas de desinfectante de manos, que están entregando a los hospitales locales.

En términos de la parte visible del iceberg, los relojeros, ya sean de Suiza, Japón u otros países, no se encuentran entre los más activos en la lucha contra la pandemia, que probablemente dejará una marca indeleble en nuestras sociedades.

Hasta ahora, no hemos visto iniciativas en una escala comparable por parte de las empresas de relojería (o de lo contrario, las cosas han estado sucediendo de manera muy discreta, detrás de escena) a pesar de la infraestructura industrial de alta calidad. Esto ha sido implementado por nuestra colega Grégory Pons (BusinessMontres), que ha estado instalando a los relojeros durante semanas a mostrar más creatividad en esta área, por ejemplo, ayudando con la fabricación de componentes para respiradores. Como informó CNN, en menos de 100 horas, los ingenieros de Mercedes desarrollaron un dispositivo de asistencia respiratoria. ¡El fabricante Italiano Lamborghini está diseñando máscaras y otros equipos de protección gracias a la impresión 3D!

Sin embargo, hay algunas excepciones en el mundo de los relojes: por ejemplo, el subcontratista Suizo BCD Microtechnique, que se especializa en instrumentos de medición para la industria relojera, tiene dispositivos de respiración diseñados. El relojero Británico Bremont anunció que estaba listo para fabricar ventiladores, en un país donde el primer ministro mismo tuvo que ser puesto en cuidados intensivos (desde entonces ya ha sido dado de alta).

Una iniciativa reciente e interesante para la micro-marca Belga. Haute Horlogerie Ressence: se ha asociado con Sotheby’s para lanzar una competición para diseñar un reloj único, una interpretación del Type 1 Slim (haga clic aquí para participar), que se ofrece en el La subasta “Important Watches” que se celebrará en Hong Kong el 11 de Julio. Las ganancias beneficiaran al programa de investigación Covid-19 de la Universidad KU de Lovaina.

En cuanto a otro relojero Belga Ice-Watch, que nunca dejó de tener ideas bajo el ímpetu de su fundador Jean-Pierre Lutgen, cambió su negocio a la producción de máscaras, que ordenó a través de su oficina China para enviarlas a Europa Una forma de mantener ocupados a sus empleados.

En lo que respeta a la lucha contra el coronavirus, los relojeros han optado en gran medida por donar a organizaciones benéficas que ayudan a las víctimas. La Cruz Roja Suiza parece ser el principal beneficiario de este tipo de apoyo: la marca de relojes independiente Mauron Musy, de tamaño pequeño, está haciendo un gran esfuerzo al donar el 10% de sus ventas a la organización. Por cada reloj ordenado on-line, Frédérique Constant (grupo Citizen) está donando 100 CHF a la Cruz Roja Suiza. El relojero independiente Louis Erard está asignando el 15% de los ingresos de sus ventas de relojes on-line al fondo establecido por la OMS para combatir al COVID-19.

Sin duda, otras donaciones, acciones e iniciativas han tenido lugar detrás de la escena, sin nuestro conocimiento, con la típica discreción Suiza. ¡Quizás nunca sepamos de ellas, pero de todos los modos nos quitamos el sombrero ante ellos! Sin embargo, hay que decir que, en términos de la parte visible del iceberg, los relojeros, ya sean de Suiza, Japón u otros países, no se encuentran entre los más activos en la lucha contra la pandemia, que probablemente dejará una marca indeleble en nuestras sociedades.

En lo que respecta a la lucha contra el coronavirus, los relojeros han optado en gran medida por donar a organizaciones benéficas que ayudan a las víctimas.

.

Solidaridad interna

¿Son los relojeros más activos en lo que podría llamarse “solidaridad interna”, es decir, iniciativas para mantener el tejido industrial del mundo de la relojería? El cierre de tiendas y talleres de subcontratistas amenaza directamente la recuperación futura del sector de la relojería. Cualquier falla aquí, desde la producción de componentes primarios hasta las ventas finales, debilitaría todo el edificio.

Si bien no hemos visto realmente ninguna acción transversal a nivel de la comunidad relojera*, las compañías relojeras han actuado en gran medida al tratar de mantener el empleo dentro de sus propias estructuras. Con la excepción de Chanel y Hermès, que han optado por no despedir a sus empleados, la mayoría de las empresas han aprovechado las ayudas estatales para reducir las horas de trabajo y, por lo tanto, mantener el empleo dentro del tejido industrial de la relojería Suiza.

Las compañías de relojes han actuado en gran medida tratando de mantener el empleo dentro de sus propias estructuras.

Esta práctica no es nueva. De hecho, su uso es relativamente frecuente dentro de una industria históricamente afectada por ciclos comerciales muy variables y sensible a las fluctuaciones monetarias y geopolíticas. Pero el alcance de estas demandas hoy no tiene precedentes, lo que lleva a la Confederación a promulgar nuevas medidas y proporcionar ayuda económica de emergencia. Al menos el 15% de la fuerza laboral Suiza ahora está parcialmente desempleada, y este es el contexto más amplio en el que ahora operan las compañías de relojes.

La paradoja de los medios

Entre los actores que sufren esta crisis, debemos mencionar la situación particular, y paradójica, de los medios, de los cuales somos parte. Nunca antes el periodismo de alta calidad había sido tan importante para cubrir los desarrollos y las consecuencias de esta pandemia sin precedentes, pero nunca antes había sido tan frágil debido a la caída de los ingresos publicitarios. El cambio gradual a suscripciones de pago - ya sea para un pequeño periódico local o un gran diario internacional - no es suficiente, en la mayoría de los casos, para compensar las pérdidas publicitarias.

En Suiza, el Consejo Federal se ha negado a otorgar ayuda de emergencia a los medios de comunicación, para no favorecer a un sector económico sobre otro. Sin embargo, el gobierno es consciente de la importancia de mantener información de calidad y, por lo tanto, ha decidido brindar apoyo estructural, que debería estar en funcionamiento para 2021, siempre que el Parlamento lo apruebe.

Nunca antes el periodismo de alta calidad había sido tan importante, pero nunca antes había sido tan frágil.

Por nuestra parte, hemos observado una sólida ética comercial de la mayoría de nuestros socios, la mayoría de los cuales se han comprometido a continuar colaborando. Esperemos que lo mismo se aplique a toda la comunidad industrial. Los signos de apoyo, aunque discretos, siguen siendo numerosos y entusiastas. Solo juntos lo lograremos. Sin embargo, también hemos recibido demandas sumarias para cancelar, sin discusión, lo que no otorga crédito a las marcas en cuestión. Al final, todo se trata de diálogo: ¡humanidad en tiempos de crisis!

Riesgos reputacionales

Aquí yace una paradoja más de este extraño período: una gran cantidad de marcas de relojes que generalmente no son conocidas por su reticencia se encuentran de repente sin palabras. Muchos dudan si anunciar o no sus últimos lanzamientos. Es complicado. Parece que hay tantas estrategias como marcas. Algunas, con la esperanza de mantener una comunicación de “negocios como siempre”, pierden su marca.

Sin embargo, la mayoría de las compañías de relojes están de acuerdo en un punto: están mostrando discreción en el período actual, sin duda para evitar parecer insensibles. ¿Pero es esta la estrategia correcta para adoptar? Por supuesto, hay riesgos involucrados en hacer demasiado. ¿Pero está realmente bien no decir nada?

Al final, todo se trata de diálogo: ¡humanidad en tiempos de crisis!

La relojería actual se basa tanto en la imagen, la memoria, un cierto genio colaborativo, como en la técnica pura. A lo largo de su historia, la industria relojera ha demostrado su gran capacidad de resistencia ante las crisis económicas, geopolíticas y tecnológicas. Hoy se enfrenta a un nuevo desafío: la crisis pandémica. La relojería produce objetos que no están separados de su tiempo o su entorno, sino que son un reflejo de ambos. ¡Así que comencemos por construir una comunidad mundial de relojería que sea resistente y solidaria en tiempos de crisis!

*Europa Star ha lanzado una iniciativa de soporte a los minoristas de relojes alrededor del mundo para los próximos seis meses.

Visite los archivos de Europa Star - ¡Únase a nosotros como miembro del Club!
Como novedad se han añadido 40.000 páginas, desde el año 1950
Nuestra base de datos incluye a más de 100.000 páginas y 70 años de historia de la relojería con todas las herramientas de búsqueda a su disposición. Un tesoro para todos los conocedores profesionales y aficionados.