80. datos


Resultados del 2015 para la industria relojera Francesa

English
marzo 2016


Volúmenes más bajos, pero valores más altos: el mercado Francés sostiene un espejo a las tendencias mundiales, con algunas peculiaridades Galas, como la importancia de la base de clientes de Asia, el deseo de algunos de reconstruir la industria nacional de relojería, y la aparición de nuevas start-ups. Simon Beillevaire, socio de Mazars Francia, habló con Serge Maillard

Simon Beillevaire
Simon Beillevaire

¿Qué conclusiones generales se pueden extraer de los resultados de 2015 en el mercado de la relojería Francesa?

En 2015, el mercado de la relojería Francesa una vez más registró un ligero descenso en el consumo (en volumen). La relojería tradicional está sufriendo de la competencia de nuevos productos como los smartwatches, y la amplia disponibilidad de otros dispositivos que pueden contar el tiempo (por ejemplo, los teléfonos inteligentes y las tabletas). Sin embargo, el consumo en términos de valor está aumentando gradualmente, lo que indica que los relojes se han convertido en un accesorio de moda por propio derecho. El extremo superior del mercado está disfrutando de un crecimiento particularmente fuerte. Los fabricantes, sin embargo, están sujetos a una mayor competencia en el mercado nacional, con un aumento significativo de las importaciones, sobre todo de Suiza y Asia.

También hemos visto la aparición de nuevas marcas Francesas conducidas por jóvenes empresarios como William L.

En términos de segmentos de mercado, que rangos de precios funcionaron mejor, cuales funcionaron menos bien, y de qué marcas estamos hablando?

Mientras que los relojes con precios por debajo de los 50€ todavía tienen la parte del león del mercado en términos de volumen, las ventas de relojes que cuestan más de 100€ se han incrementado año tras año, y esto se extiende al sector del lujo. Aquí, la mayoría de las ventas van a los grandes nombres de la relojería (Swatch Group, Richemont, Rolex, LVMH) cuyas marcas (Longines, Tissot, Cartier, Rolex, Hublot, TAG Heuer) han gozando de un fuerte reconocimiento entre los consumidores, ya sean Franceses o visitantes desde el extranjero. Los relojes de gama media (alrededor de 100 €), donde los nombres incluidos Morellato, Swatch y Fossil dominan, también son populares en Francia. Por último, también hemos visto la aparición de nuevas marcas Francesas conducidas por jóvenes empresarios como William L .; hechos en China, estos relojes se combinan los códigos de diseño tomados de las principales marcas Francesas y Suizas con materiales de alta calidad y un precio bajo (149€).

¿Qué impacto tienen los ataques terroristas y la situación de seguridad que ha habido en el mercado de la relojería Francesa?

Todavía es difícil evaluar el impacto real de la situación de seguridad en el mercado de la relojería Francesa, pero algunas tendencias de consumo nos pueden dar que pensar. En primer lugar, más del 50% de las ventas de relojes en Francia tienen lugar en las joyerías del centro de la ciudad, con alrededor del 25% en los centros comerciales y grandes almacenes, una tendencia que se ha mantenido más o menos estable desde el año 2008. Además, las compras on-line siguen fortaleciendo su posición en este mercado. Mientras que los consumidores optaron por recurrir a las empresas locales y a Internet para sus compras de Navidad, y suponiendo que los relojes estén debidamente embalados para su envío, parece muy poco probable que el ligero descenso en las ventas de relojes en Francia (en torno al 2% en 2015) pueda ser debido a un sentimiento de inseguridad. Sin embargo, como el Swatch Group señaló en un comunicado de prensa reciente, será interesante ver si las ventas de relojes de lujo, que son en gran medida realizadas por visitantes ricos, se correlacionan con el descenso significativo en el turismo que se ha visto, sobre todo en París.

La desaceleración mundial en la industria relojera tuvo un efecto en Francia?

Las compras de relojes están disminuyendo en Francia, como en todos los demás países vecinos. Sin embargo, esta disminución (en volumen) debe ser no más de -1% para 2014-2015, volviendo a niveles similares a 2009.

En lo que se refiere a la demográfica del cliente, que grupo domina: los clientes extranjeros (principalmente de Asia), o los clientes locales?

Los Franceses siguen siendo portadores de reloj de pulsera leales, pero tienden a centrarse principalmente en los relojes con precios entre 50 € y 100 €. las ventas de productos de lujo, sin embargo, están fuertemente influenciadas por las visitas turísticas a París. Mientras que los Japoneses y los Americanos han sido históricamente los clientes regulares de boutiques de alta gama Francesas. Los Chinos y, más recientemente, los Brasileños se encuentran ya en el mercado del lujo. En lo que se refiere a las exportaciones de relojes Franceses, los principales mercados en 2014 fueron Italia, el Reino Unido, Alemania, España y Suiza.

Tiene el lento crecimiento en Francia algún impacto en el mercado local de relojes?

Dado que los relojes se han convertido en accesorios de moda en lugar de productos utilitarios por propio derecho, su consumo está claramente relacionado con el nivel de vida de los Franceses. Si tomamos las cifras de volúmenes de ventas publicadas por el Comité Francéclat desde 2005, es evidente que las ventas están estrechamente correlacionadas con la crisis financiera. Entre 2007 y 2008, y luego entre 2012 y 2013, las ventas cayeron en torno al 9%, lo que refleja la situación económica inestable en Francia. Por otra parte, el precio medio del reloj y el valor total de las ventas de relojes han seguido aumentando, lo que refleja la estabilidad en las ventas de relojes de gama media y gama alta (con la excepción, quizás, de 2015, cuando París, la meca internacional de lujo, fue prácticamente abandonada por los turistas ricos).

¿Qué hay de las marcas Francesas (Michel Herbelin, Pequignet, Bell & Ross)? ¿Es el mercado nacional una salida vital para estas empresas?

Francia todavía posee algunos fabricantes de relojes finos, la mayoría de ellos en el sector de la relojería de lujo. Los mayores, en términos de ingresos, incluyen Christian Bernard, Bodet, Montres Michel Herbelin, Montres Ambre y Pierre Lannier. Bell & Ross es representativa del sector, en el que casi el 80% de sus ingresos proviene de las exportaciones. Sin embargo, el mercado Francés sigue siendo clave para muchos fabricantes de relojes. En 2011, sólo el 16% de los ingresos del grupo Christian Bernard provino de las exportaciones. Y, para dar sólo un ejemplo más, los relojes Michel Herbelin copa aproximadamente el 30% del mercado de los relojes en Francia en el rango de precios entre 300€ y 2.000€.

¿Usted cree que la reactivación de la industria de la relojería Francesa es un escenario factible a medio y largo plazo?

Es un escenario muy querido a los corazones de muchos empresarios experimentados, que desean promover la etiqueta Made in France. Alejandro Bianchi es uno de ellos, junto con Lip, que se ha trasladado de nuevo a la región de Franche-Comté. Sin embargo, hay algunos obstáculos en el camino. En primer lugar, está la cuestión de la rentabilidad: con el fin de ser capaces de hacer relojes de gama media, muchos componentes tienen que ser importados, a menudo de Asia. En términos de recursos humanos, la industria relojera requiere de profesionales altamente capacitados, y hay una escasez de candidatos que entren en los liceos profesionales. Los que completan su formación, en particular en Franche-Comté, que linda con Suiza, son a menudo atraídos a trabajar para empresas Suizas, donde los salarios son más altos y donde gozan de reconocimiento internacional. Por último, desde un punto de vista social, el espíritu comunitario entre los fabricantes de piezas, las pulseras y los movimientos se ha roto con el tiempo, ya que las fábricas han cerrado de forma gradual. Sin embargo, con el apoyo de grandes marcas históricas como Pequignet, Yonger y Bresson y Michel Herbelin, y la llegada de nuevos actores en la escena que están tocando el tambor para los valores del Made in France y con el poder de la innovación, todavía hay la esperanza de ver un renacimiento de la relojería Francesa.

Fuente: Europa Star Magazine Febrero/Marzo del 2016