100. articulos


El planeta de los relojes Suizos en movimiento – Parte 3

English Pусский
noviembre 2010


Pierre Maillard

TAG Heuer, desenfrenado crecimiento interno

Es, sin duda, por estas mismas razones que TAG Heuer ha invertido también en la producción de su propio movimiento cronógrafo, el famoso 1887.(Tomemos nota de paso, del tropismo actual que está impulsando la «nuevas» manufacturas a bautizar a sus propios movimientos con fechas históricas). No vamos a ahondar en la polémica que presidió su nacimiento, aparte de decir que, como Jean-Christophe Babin explicó en su «defensa»: Aunque el diseño inicial de este cronógrafo pertenecía a Seiko Instruments, «era necesario, en vista de su industrialización, para re-comenzar de cero para todos sus componentes, ya que se había diseñado antes de la aparición de las nuevas máquinas controladas por ordenador, y re-adaptar todos los diseños. Sólo una versión del original sigue en circulación. Y tuvimos que modificar todos los niveles de tolerancia a la vista de la producción en masa ya que desde Seiko Instruments sólo se había diseñado, en principio, para una producción de 5.000 unidades por año.»

Al mismo tiempo, TAG Heuer fue capaz de poner inmediatamente en marcha una línea de producción de última generación con el fin de aumentar rápidamente su capacidad de producir las cantidades necesarias. «Hace tres años, cuando se tomó esta decisión, estabamos restringidos en nuestro crecimiento y quisimos reaccionar con rapidez. El diseño de nuestro propio movimiento de cero, sin embargo, era demasiado arriesgado para los plazos que habíamos fijado para nosotros mismos. Pero, al margen de ETA, ningún otro cronógrafo había superado las exigentes pruebas a las furon sometidos, y que eran necesarias para una marca técnica y deportiva como la nuestra, cuyo cronógrafos son muy utilizados. Ningún otro, es decir, a excepción del cronógrafo de Seiko Intruments. Tenía el mismo tamaño que el 7750 y una rueda de pilares, así como un piñón oscilante, que nosotros habiamos inventado.La pieza de Seiko también tenía un sistema bidirecional sencillo y robusto de cuerda...»

Esta elección representa una inversión de alrededor de 20 millones de CHF , de los cuales 10 millones fueron para el equipo de producción y permitieron que TAG Heuer tuviera una verdadera alternativa de alta calidad a los calibres de ETA que había utilizado hasta entonces. Todo esto fue hecho en un tiempo récord - un año y medio para desarrollar y poner en marcha la línea de producción. Según Guy Semon, el atlético director del departamento técnico, este calibre le permite a la marca a dar «un salto cualitativo», incluso si la marca sigue siendo dependiente del Grupo Swatch, sobre todo en sus componentes Nivarox. También tomó un tiempo a los ingenieros de la marca integrar estas piezas en un movimiento que no fue diseñado para ellos. Pero ahora, se ha hecho y la «máquina» está operando a plena capacidad.

El planeta de los relojes Suizos en movimiento – Parte 3

La nueva unidad de ensamblado semi-automático para el movimiento 1887, instalada por TAG Heuer el La Chaux-de-Fonds.

Una herramienta diseñada para 50.000 cronógrafos al año

Si bien las operaciones de montaje se llevan a cabo en su totalidad en La Chaux-de-Fonds, la producción misma se realiza en Corniol, en el Jura, en el centro de Cortech. Esta empresa de producción de cajas pertenece aTAG Heuer, y hace cerca de 50 por ciento de las cajas (en acero, oro y platino).

Una unidad de producción de componentes de movimientos se instaló en Cortech y fue diseñada para producir 50.000 calibres al año. Por ahora, sin embargo, hace unos 25.000 movimientos al año. La unidad es ultra-moderna y las operaciones estan completamente computerizadas (incluyendo, por ejemplo, la lubricación, lo cual sigue siendo bastante raro). Operativo las 24 horas del día, su equipo modular se ha unido para crear líneas completas de producción (cada pieza se transfiere automáticamente a partir de una máquina a otra).Básicamente, diez partes maestras se hacen aquí y se entregan en La Chaux-de-Fonds: Las placas, los puentes gruesos , los puentes de los minutos, los puentes del cronógrafo, las placas de contrapeso. Los engranajes, piñones, etc – partes que precisan troquelado son subcontratadas a una red de leales empresas externas. «Por el momento, no tenemos la intención de integrar estas operaciones. El proyecto actual ya es muy ambicioso en sí mismo y, desde un punto de vista estratégico, no estamos considerando esto,»declaró el Sr. lebigot, Director de la división de movimientos en la fabrica.

El planeta de los relojes Suizos en movimiento – Parte 3

El CARRERA 1887 CHRONOGRAPH y el CALIBRE 1887 de TAG Heuer

Por encima de todo: una unidad ultra moderna

Estos ebauches, los puentes, y las placas se envían a TAG Heuer a una unidad de montaje que también está diseñada para producir 50.000 piezas - fue construida específicamente para el movimiento 1887 en sólo un año y medio. Sin el espacio para entrar en gran detalle en este artículo sobre la forma en que las cerca de 60 operaciones se llevan a cabo, sin embargo se puede hacer esta observación: todo ha sido diseñado para garantizar el seguimiento total e individualizado de cada movimiento durante el montaje, gracias a los controles de automatización y sistemática que entran en juego en cada paso del proceso. Montado en un anillo con un número y su matriz de datos (código de barras de nueva generación), cada movimiento es seguido de forma individual y se introduce en una base de datos que almacena los detalles de su viaje. Entre una operación y otra, los movimientos circulan en cestas de una zona a otra. Automáticamente, cada operación que se ha llevado a cabo aparece en un monitor individual. En el caso de un error o problema, la pieza es redirigida a una vía reservada para corregir el problema y se genera un informe automáticamente, lo que permite al operador saber exactamente dónde encontrar la pieza y en qué fase se encuentra.

En cuanto al control de calidad, el filtro que existe es bastante impresionante. Su objetivo es garantizar la calidad de cada pieza terminada. Durante su viaje, el movimiento a montar automáticamente pasa por una verificación automática de los controles, un vídeocontrol de su escape, un ajuste automático en una posición, pruebas automatizadas del armado de engranajes y de las funciones de arranque / parada / y vuelta al punto de partida, las mediciones láser de su precisión de trabajo (la media en posición horizontal, a hora cero, sin el cronógrafo: entre 2 y 10), y, finalmente, las inspecciones y controles manuales.

En la actualidad, esta unidad está todavía en su fase de ajuste y produce alrededor de 60 piezas al día. Rápidamente, sin embargo, debe aumentar su ritmo en función de las ventas del ya famoso movimiento 1887. (Para obtener más información sobre el movimiento en sí, ver Europa Star 2 / 10.)

CONTINÚA EN EL PRÓXIMO NÚMERO …

Vamos a continuar nuestra investigación sobre El planeta de los relojes Suizos en movimiento, en nuestra próxima edición de Europa Star, que incluirá los artículos siguientes.

III La explosión de los «movimientos propios»

En los últimos años, una serie de marcas pequeñas y medianas empresas del sector del Lujo y de la Alta Relojería ha comenzado a tratar de crear sus propios movimientos. Esta producción es más o menos verticalizada e integrada, aunque con frecuencia depende de la densa red de subcontratistas en el Arco Jurasico. Entre ellos se encuentran marcas Suizas tan independientes como Eterna, Schwarz Etienne, Breitling, Carl F. Bucherer, Frédérique Constant, Corum, De Witt, Vulcain y Bovet, así como la firma francesa Pequignet. Otros, en busca de su propio movimiento son marcas pertenecientes a grupos como Montblanc con Villeret, Hublot con el ex-BNB, y Bulgari con Genta y Roth. A medio plazo, se podrían encontrar un cierto número de estos calibres disponibles para su venta en el mercado.¡Quién sabe!

IV “La crème de la crème”

Las marcas en el sector mecánico de muy alta gama tienen acceso a proveedores de muy alto nivel que pueden desarrollar y producir los calibres reservados en exclusiva, llamados «especialidades», denaminados así durante la última centúria.

Estas «especialidades» se han convertido en poderosas herramientas de marketing hoy en día, pero los fabricantes-proveedores que les hacen son muy pocos en número. Tras el colapso BNB, se mantuvieron algunos sin embargo, y entre ellos están el sólido Christophe Claret y sus 63 calibres propios hechos para 18 clientes, así como Audemars Piguet y Renaud & Papi. Este último es el proveedor habitual de Richard Mille, y también el movimiento recientemente creado y producido por Chanel, el J12 Rétrograde Mystérieuse.

-El planeta de los relojes Suizos en movimiento – Parte 1

-El planeta de los relojes Suizos en movimiento – Parte 2

-El planeta de los relojes Suizos en movimiento - Parte 4

Fuente: Europa Star Magazine Octubre – Noviembre del 2010