Relojeros independientes


Urwerk: reflexiones sobre la naturaleza del tiempo

English
enero 2024


Urwerk: reflexiones sobre la naturaleza del tiempo

Cuando nació la marca Urwerk en 1997, fue necesario cierto idealismo por parte de sus fundadores para ofrecer un enfoque alternativo a la relojería. Y, sin embargo, más de 25 años después, Felix Baumgartner y Martin Frei ganaron su apuesta, allanando el camino para la relojería contemporánea y, al mismo tiempo, repensando, a través de sus creaciones, la percepción misma del tiempo. Recordamos este logro excepcional en una larga entrevista con los cofundadores de la marca.

L

a primera vez que descubrimos esta marca de nombre extraño fue en 1998, en el stand de la Académie horlogère des créateurs indépendants, AHCI, en la feria de Basilea. Tres jóvenes desconocidos de unos 20 años presentaron un reloj parecido a un platillo volante en miniatura que indicaba la hora. Se trataba de los hermanos relojeros Felix y Thomas Baumgartner y del diseñador Martin Frei, los fundadores de la marca Urwerk. Presentaron su UR-101, que no se parecía a nada conocido en aquel momento, aparte del Halcón Milenario, la nave espacial de Star Wars. El reloj tenía algo de tradicional y al mismo tiempo era todo lo contrario.

Durante los primeros diez años, los relojes Urwerk fueron variaciones del tema de las horas errantes, en las que los satélites indicaban las horas. Cada satélite completa una revolución completa de la esfera en cuatro horas y una rotación de 120 grados sobre su propio eje. Pero la ventaja de ser una empresa joven es que no necesita ser fiel a su pasado. Con el tiempo, Felix Baumgartner y Martin Frei, los actuales propietarios de Urwerk, buscaron crear una marca de relojes alternativa en la que pudieran inscribir todas sus referencias culturales y dejar evolucionar sus creaciones.

El reloj UR-100V Time & Culture II Sumer es una referencia a la ciudad mesopotámica de Ur.
El reloj UR-100V Time & Culture II Sumer es una referencia a la ciudad mesopotámica de Ur.

A ellos les debemos algunos modelos inspirados en la ciencia ficción, como el UR-T8 Transformer, presentado en 2017, que se metamorfosea: al presionar un botón, la carcasa se suelta y gira girando sobre su eje, revelando un especie de concha de titanio grabada con escamas. Luego está el UR-105M Trinity T. rex en el que encontrarás un fragmento del TRX-293 TRINITY, el esqueleto de un Tyrannosaurus rex subastado en abril de 2023 por la casa de subastas Suiza Koller.

Urwerk: reflexiones sobre la naturaleza del tiempo

En 2022, los cofundadores compraron un nuevo local comercial distribuido en tres plantas en la Place du Bourg-de-Four, en el centro histórico de la ciudad de Ginebra, que les sirve de oficina, taller y sala de exposición. Nos reunimos con Felix Baumgartner y Martin Frei para hablar sobre el simbolismo del tiempo, sus relojes y su historia.

Europa Star: El simbolismo juega un papel importante en los relojes que has creado desde tus inicios. En 2022, lanzó el UR-100V Time and Culture I, seguido en 2023 por el UR-100V Time & Culture II Sumer. El primero muestra una representación de los motivos de la Piedra del Sol, emblema del arte azteca, y el segundo hace referencia a la ciudad mesopotámica de Ur. ¿Qué te impulsó a embarcarte en este proyecto?

Felix Baumgartner: Empezamos a explorar la historia de la transcripción del tiempo. ¿Cómo mostraban el tiempo las primeras civilizaciones? Nuestro nombre, Urwerk, tiene un doble origen. «Ur» en alemán significa el comienzo, la fuente. Por eso nos sumergimos en la historia de las civilizaciones y tratamos de rendirles homenaje a través de nuestras creaciones. El nombre de Urwerk también tiene su origen en la ciudad mesopotámica de Ur, hoy Irak. Allí el tiempo se medía por el sol y la pólvora. El UR-100V Time and Culture II se inspira en esa cultura. En cuanto al primer reloj, es de inspiración amerindia, basado en una creencia descabellada sobre un viaje interestelar realizado por los mayas. Todo eso nos interesaba.

Martin Frei: Fue el autor Suizo, Erich von Däniken, quien interpretó estas imágenes Mayas como un astronauta en una cápsula, pero sin ningún fundamento científico. Los Mayas diseñaron un calendario cosmológico muy sofisticado capaz de calcular el tiempo hasta 2012, año en el que finalizó. Después de los Mayas, los aztecas grabaron su calendario en una roca llamada Piedra del Sol, que mide unos 4,5 metros de altura y se exhibe en el museo de la Ciudad de México. Nos inspiramos en esos motivos para crear el reloj. ​

El UR-100V Time & Culture I está inspirado en un calendario cosmológico grabado en una roca llamada Piedra del Sol, exhibida en el museo de la Ciudad de México. ​
El UR-100V Time & Culture I está inspirado en un calendario cosmológico grabado en una roca llamada Piedra del Sol, exhibida en el museo de la Ciudad de México. ​

Felix Baumgartner: Usamos una fotografía muy precisa de la Piedra del Sol y la redujimos para crear el grabado en la caja.

Martin Frei: En cuanto al reloj sumerio, el Tiempo y Cultura II, se inspiró en un calendario grabado con motivos y símbolos encontrados en una tablilla de arcilla que mostraba las estrellas en el cielo y cómo las interpretaban los sumerios. En el centro está el símbolo del sol, que es el dios Utu. A cada lado de él está Nanna, el dios de la luna, y la diosa Innana (Venus), también llamada Ishtar. Nanna era el dios de la ciudad de Ur y por tanto nuestro amigo sumerio.

«Ur» en alemán significa el comienzo, la fuente. Por eso nos sumergimos en la historia de las civilizaciones y tratamos de rendirles homenaje a través de nuestras creaciones.

¿Sientes que percibes mejor la magia del arte de la relojería y la complejidad de la noción del tiempo al usar uno de estos relojes?

Felix Baumgartner: ¡Por supuesto! Pero estos relojes también hablan de la complejidad de realizarlos. El punto de partida es la curiosidad de Martin por las civilizaciones antiguas. Queríamos colocar eso en el corazón de los relojes. Luego tuvimos que encontrar una manera de reproducir estos motivos y luego encontrar las técnicas para grabarlos. Investigamos de dos maneras. Para el reloj mesopotámico utilizamos una tecnología láser muy reciente que reproduce los dibujos con una delicadeza increíble. En cuanto a la pieza de inspiración maya, la elaboramos utilizando un grabado mecánico extremadamente fino ejecutado por artesanos excepcionales. No puedes ignorar el toque humano cuando miras estos relojes. Son de lo que están hechos los sueños. Estos relojes nos arrastran a través del tiempo y el espacio.

Martin Frei: Desde que aparecieron en la Tierra, el ser humano siempre ha estado fascinado por la noción del tiempo. Probablemente siempre fueron conscientes de la existencia de repeticiones, recurrencias, reglas, que observaban en los cielos. Esta colección nos permite observar la forma en que cada civilización definió el tiempo y lo organizó según sus necesidades.

“Esta colección nos permite observar la forma en que cada civilización definió el tiempo y lo organizó según sus necesidades”.

El UR-105M Trinity T. rex contiene un trozo de hueso fosilizado de T-Rex.
El UR-105M Trinity T. rex contiene un trozo de hueso fosilizado de T-Rex.

A principios de 2023, integraste un trozo de hueso fosilizado de T-Rex en el modelo UR-105M Trinity T. rex. ¿Por qué?

Felix Baumgartner: Es una larga historia. En abril, Koller subastó un esqueleto (nota del editor: un conjunto de huesos de tres T-Rex diferentes encontrados en el noroeste de Estados Unidos). Cuando se volvió a armar el esqueleto para la venta, se cayó una pequeña pieza. Como era imposible volver a colocarlo, nos lo ofrecieron.

Martin Frei: En Koller, Christian Link (nota del editor: jefe del departamento Fuera de este mundo) recordó que habíamos creado un reloj T-Rex y que el grabado de la caja se inspiró en el tiranosaurio. Entonces Koller sugirió que pusiéramos esta pieza real de T-Rex en nuestro reloj.

Felix Baumgartner: Nos conmovió mucho. Colocamos este trozo de fósil en el lugar del indicador que calcula el cambio de aceite cada cinco años. Es como un indicador más, de un período de tiempo muy largo. Es como si su dueño llevara el origen del mundo en la muñeca.

“Colocamos este trozo de fósil en el lugar del indicador que calcula el cambio de aceite cada cinco años. Es como otro indicador, de un período de tiempo muy largo”.

Martin Frei: Sí, es una pieza única que se vendió a un cliente en Hong Kong.

No has dejado de sorprender desde la creación de tu marca en 1997. En tu opinión, si tuviéramos que citar solo un modelo que resume tu filosofía y es el concentrado de lo que es Urwerk, ¿cuál elegirías?

Felix Baumgartner: Urwerk es un rompecabezas cuya pieza principal es difícil de definir. Por otro lado, ese rompecabezas comenzó a revelar cierta imagen en el momento en que lanzamos el Ur-103. Me encantó la simplicidad y pureza del Ur-101 y Ur-102 de nuestros primeros días. Y ese era el mensaje que queríamos transmitir: el hecho de que existía una alternativa a las grandes complicaciones. El 103 todavía mostraba cierta simplicidad, pero tenía un aspecto tridimensional que es una de las firmas de nuestro estilo relojero. Fueron los 103 los que nos hicieron.

Martin Frei: Estoy de acuerdo con el 103, pero añadiría que nuestra creación más reciente es siempre EL reloj. Urwerk es un proyecto en progreso y lo último de su línea encapsula a todos los demás. Quizás el más “Urwerk” de nuestros relojes sea el que aún no existe, el que empieza a tomar forma en nuestras mentes… ​

La última creación de Urwerk es el UR-230 inspirado en el Opus 5 fabricado para Harry Winston en 2005. Su apodo es Águila, porque “caza” el tiempo con su enorme mano retrógrada.
La última creación de Urwerk es el UR-230 inspirado en el Opus 5 fabricado para Harry Winston en 2005. Su apodo es Águila, porque “caza” el tiempo con su enorme mano retrógrada.

Sobre el tema de tu reloj más reciente, ¿qué puedes contarnos sobre el UR-230?

Felix Baumgartner: Su origen se encuentra en un modelo que creamos hace casi veinte años: el Opus 5 que creamos para Harry Winston en 2005, cuando Max Büsser era el director general, con satélites que giraban 95 grados. Su apodo es Eagle: es un reloj que “caza” el tiempo con su enorme aguja retrógrada.

La decoración de lacaja estuche es un motivo que se asemeja a un mapa topográfico. ¿Es eso deliberado?

Felix Baumgartner: Su caja es de carbono forjado formada por 383 finísimas capas que forman estos motivos. Es muy ligero y robusto al mismo tiempo.

Martin Frei: Un poco como un águila. Es un ave rapaz muy poderosa, impresionante, pero muy ligera al mismo tiempo. Tuvimos la idea de hacer un reloj de medio cazador (que cubra parte de la esfera).

Felix Baumgartner: Es un objeto bastante brutalista.

Urwerk: reflexiones sobre la naturaleza del tiempo

Cuando miras todos los relojes que has creado, surge una estética futurista. ¿Las películas de ciencia ficción que veías cuando eras niño han influido en la esfera de tus relojes o es resultado de una estética personal?

Martín Frei: Ambos. Nuestros relojes son el resultado de nuestra visión del futuro, a través de la ciencia ficción, y de nuestra mirada retrospectiva, de vuelta a la historia de la relojería.

Y sin embargo, hasta que existió su marca, ¿nada se parecía a sus relojes?

Martin Frei: Desde un punto de vista puramente conceptual, nos inspiramos en la indicación del tiempo tal como la conocemos desde la década de 1650. También nos inspiramos en los inventos de Breguet y los grandes maestros del pasado para escribir nuestra relojería futurista.

Felix Baumgartner: Durante décadas, antes de la invención del cuarzo, el objetivo de tener un reloj en la muñeca era tener un instrumento de precisión que indicara la hora. Hemos añadido un depósito extra de emoción, interés, cultura e historia a la relojería. Vengo de una familia de relojeros y Urwerk es parte de esta tradición, pero es una base sobre la cual hemos agregado sueños, fantasías, todo lo que somos, nuestras experiencias infantiles, las películas que veíamos, la música que escuchamos. a, todo lo que nos interesa…

“Nuestros relojes son el resultado de nuestra visión del futuro, a través de la ciencia ficción, y de nuestra mirada retrospectiva, hasta la historia de la relojería”.

El primer reloj creado por Urwerk, el UR-101
El primer reloj creado por Urwerk, el UR-101

Hablando de eso, cuando erais adolescentes, la cultura de las sentadillas estaba teniendo su apogeo en Suiza. En definitiva, lo que habéis creado es un tipo de relojería alternativa, en el sentido en que hablamos de “cultura alternativa”. ¿Crees que si no hubieras estado inmerso en ese tipo de cultura no habrías creado este tipo de relojes?

Martin Frei: Nadie nos ha hecho esa pregunta nunca, pero creo que tienes razón. A diferencia de la mayoría de los relojeros vivos, venimos de un lugar diferente y eso ha influido.

Felix Baumgartner: El estilo de música que nos gustó desde pequeños, mi madre que amaba el punk, el jazz, el rock, todo eso influyó. Crecí inmerso en vibraciones alternativas. La existencia de okupas en Ginebra o Zurich, Wohlgroth, todo eso nos impulsó a crear un estilo diferente de relojería, es cierto.

Martin Frei: No venimos de entornos privilegiados, partimos de la nada y tuvimos que construir nuestra empresa como se construye un edificio, paso a paso, piso a piso. Cuando empiezas de cero ves las cosas de forma diferente a cuando heredas dinero o una empresa de tu familia.

¿Se conocieron en una casa okupa?

Martin Frei: No, nos conocimos en Lucerna, en una residencia de artistas. Ese tipo de comunidad existía en la década de 1960 e incluso antes: era una forma de vivir y crear juntos.

“Vengo de una familia de relojeros y Urwerk es parte de esta tradición, pero es una base sobre la cual hemos agregado sueños, fantasías, todo lo que somos, nuestras experiencias infantiles, las películas que veíamos, la música que escuchado, todo lo que nos interesa…”

Ambos habéis tomado caminos bastante diferentes a los de vuestros padres.

Félix Baumgartner: Cierto. Mi padre era un relojero tradicional que reparaba relojes. En cuanto a Martin, dejó Zurich a finales de los años 1990 para vivir como artista en Nueva York.

Martin Frei: Mi padre era ingeniero de investigación básica. Desarrolló instrumentos para instituciones que utilizaban aceleradores de protones. Paralelamente, era muy bueno pintando y dibujando, pero cuando era joven era más “cool” ser ingeniero que artista. Mis padres siempre han apoyado mis decisiones. ¡Estaban muy contentos cuando encontré algo que hacer que me gustaba! He tomado un camino que ciertamente puede parecer diferente al de ellos a primera vista, pero cuando miras el mundo de la ciencia y el del arte, no son tan diferentes. El arte también es investigación, es construcción, es comprensión del mundo.

¿Cómo empezó Urwerk?

Martin Frei: Recuerdo a Félix y su hermano Thomas, que tenían su taller cerca de La Placette, encima de la pizzería Age d’Or. En ese momento yo vivía en Nueva York. Nos encontrábamos de vez en cuando.

Felix Baumgartner: ¡Eran tiempos locos! Fue el comienzo de un movimiento de relojeros independientes que hoy está firmemente establecido. ​

El monumental reloj Blade Space-Time
El monumental reloj Blade Space-Time

A principios de 2023, presentaste el monumental reloj Space-Time Blade. Se suponía que se vendería en noviembre en la subasta Only Watch, que finalmente fue cancelada. ¿Que vas a hacer con eso?

Felix Baumgartner: Habíamos planeado hacer una serie de estos relojes. Presentamos el prototipo en Watches and Wonders y vamos a seguir produciéndolos. Por el momento lo mantenemos aquí.

El UR-102 Reloaded fue diseñado como un homenaje a los primeros modelos de la marca.
El UR-102 Reloaded fue diseñado como un homenaje a los primeros modelos de la marca.

En 2023, también lanzaste el UR-102 Reloaded, un homenaje a tus primeros modelos. ¿Cuál era la intención detrás del lanzamiento: marcar un hito en lo que has logrado hasta ahora, rendir homenaje a tus orígenes?

Felix Baumgartner: No soy una persona nostálgica en absoluto. Intento no serlo y no siempre lo consigo (risas). Siempre sientes un poco de nostalgia por tu pasado cuando rehaces una pieza. Éste estaba celebrando su 25 aniversario. Yacine (nota del editor: Yacine Sar, su director de comunicaciones) tuvo la buena idea de llamarlo Reloaded. Finalmente, pudimos realizar el 102 exactamente como lo imaginamos en su momento, con las posibilidades que existen hoy, recordando la sencillez y pureza de los inicios de Urwerk. Lo sabes porque fuiste testigo de nuestros inicios, pero no todos lo fueron.

Boceto del UR-102
Boceto del UR-102

Martin, ¿cómo consigues siempre sorprendernos con un diseño diferente y al mismo tiempo crear relojes tan distintivos que siempre puedes reconocer un Urwerk a diez metros de distancia?

Martin Frei: Yo diría que es el resultado de un desarrollo paso a paso. Si crea algo sobre algo que ya creó, puede cambiar ciertas características y conservar otras. Así pues, la novedad se enmarca dentro de una estirpe de signos distintivos. Es una especie de mantenimiento. Pero a veces sucede que este proceso da lugar a algo completamente nuevo, abriendo un nuevo camino por recorrer. Es un proceso de creación natural. El artista Roman Signer, que fue mi maestro, nos pidió que limitáramos la cantidad de herramientas con las que jugábamos para crear “una expresión”. Con Urwerk, eso es lo que hemos hecho. Hemos escrito nuestras propias reglas, que seguimos, y nuestro trabajo se ha vuelto más sofisticado con el tiempo. Será interesante ver qué sale de todo eso en el futuro.

Felix Baumgartner: Juntos contamos una historia que evoluciona, pero todo surge de nosotros, de lo que nos inspira. Nuestra principal motivación no es aumentar nuestra facturación. Por supuesto, tenemos que pagar nuestras cuentas, pero hemos encontrado un equilibrio cómodo. Al principio no fue así: ¡durante los primeros diez años, lo que nos impulsó fue pura pasión! Ambos tenemos actividades adicionales que nos permiten financiar la marca y nuestras creaciones. Tenemos que amar cada producto que fabricamos: sólo empezamos a hacerlo cuando queremos usarlo en nuestra muñeca. No buscamos dirigirnos a ninguna base de clientes en particular, ni hacer un reloj para menores de 30 años o para clientes asiáticos. Nuestra motivación es bastante pura y eso es sin duda lo que se ve en nuestros relojes.

Martin Frei: Cuando miras la historia de la relojería, lo que impulsó a los relojeros fue inventar nuevos mecanismos. La forma no tenía la misma importancia que hoy. El aspecto estético es una preocupación de nuestro tiempo.

“El artista Roman Signer, que fue mi maestro, nos pidió que limitáramos el número de herramientas con las que jugábamos para crear “una expresión”. Con Urwerk, eso es lo que hemos hecho. Hemos escrito nuestras propias reglas, que seguimos, y nuestro trabajo se ha vuelto más sofisticado con el tiempo”.

El Transformer UR-T8, un reloj con múltiples caras
El Transformer UR-T8, un reloj con múltiples caras

¿Cuántos relojes fabrica al año?

Felix Baumgartner: Durante muchos años nos mantuvimos estables, produciendo entre 120 y 150 relojes. Luego sentimos que necesitábamos evolucionar y durante los últimos tres o cuatro años hemos ido creciendo un poco: ahora fabricamos alrededor de 250 relojes al año. Producir el mismo volumen es una forma de estancamiento. El cambio es necesario.

Cuéntenos cómo compró este edificio en el centro histórico de la ciudad donde estamos ahora y dónde tiene su sede la empresa. ¿Era importante para usted tener una sede que fuera a la vez boutique y taller en el corazón del casco histórico de Ginebra?

Felix Baumgartner: Cuando compré mi casa en Hermance hace 15 años, ¡el contrato de venta se firmó en este mismo lugar! Era la agencia inmobiliaria Bucher & Moret. Es más, estábamos sentados en esta sala. Me enamoré de este lugar enseguida, fue como viajar en el tiempo, con estas paredes de 700 años. Tiene algo de Julio Verne. La Place du Bourg-de-Four es la plaza más bella de Ginebra, tiene alma, es romántica, está viva de 5 a 2 de la madrugada. Es un escenario. Cuando me enteré de que la agencia había quebrado, comencé a hacer gestiones para que Urwerk adquiriera el local. Fueron necesarios cinco años. Compramos tres pisos, los demás son apartamentos de propiedad privada.

Martin Frei: Este lugar nos permite expresar todo el espíritu de Urwerk tanto a través de nuestros relojes como de la arquitectura. Trabajamos con uno de mis amigos, el arquitecto de Zurich Philippe Stuebi.

Felix Baumgartner: En el primer piso tenemos una Sala Verde, donde recibimos a los clientes. Es un lugar extraordinario y una manera para que los relojeros retomen posesión del centro histórico de la ciudad: la gente vive y trabaja aquí, como en las boutiques de relojería de antaño.

“Cuando miras la historia de la relojería, lo que impulsó a los relojeros fue inventar nuevos mecanismos. La forma no tenía la misma importancia que hoy. El aspecto estético es una preocupación de nuestro tiempo”.

¿Cuál es el Santo Grial que estás buscando?

Martin Frei: Cuando Max Büsser se acercó a nosotros para crear el Harry Winston Opus 5, tuvimos la idea de crear un reloj que se llamaría Time Bandit.

Felix Baumgartner: Funcionaría un poco como un bandido manco, excepto que en lugar de cerezas mostraría la hora.

Martin Frei: El concepto detrás de esto era que tirabas de una palanca y los barriles giraban y luego se detenían, indicando exactamente el momento adecuado. Técnicamente, fue muy difícil de lograr.

Felix Baumgartner: De hecho, así debería haber sido el Opus 5: ¡había sido aprobado! Pero no logramos llegar a tiempo.

Martin Frei: El nombre proviene de la película llamada Time Bandits (nota del editor: una película de aventuras fantásticas producida por Terry Gilliam en 1981). De vez en cuando le pregunto a Félix si no vamos a reactivar el proyecto… Pero tal vez nunca lo logremos.

Urwerk: reflexiones sobre la naturaleza del tiempo