Relojeros independientes


Svend Andersen: Casualidad y necesidad

RETRATO

English Français
julio 2021


Svend Andersen: Casualidad y necesidad

Svend Andersen, co-fundador de la AHCI, ha desempeñado un papel importante, no solo como maestro relojero, sino también al dar la bienvenida a toda una generación de jóvenes relojeros a su taller, donde aprendieron lecciones de relojería e independencia.

S

vend Andersen nació en Dinamarca en 1942 en una familia de pequeños agricultores. Cuando era niño, estaba fascinado por la mecánica y fabricó su propia bicicleta (si quería una bicicleta, no tenía otra opción). Detrás de la escolarización obligatoria, consideró matricularse como aprendiz en una fábrica de instrumentos para embarcaciones, lámparas colgantes de bronce y esferas.

Pero cuando llegó el momento de firmar el contrato, se enteró de que la fábrica estaba al borde de la quiebra. Abatidos, él y su padre regresaron a casa sin firmar.

Poco tiempo después, su padre leyó un pequeño anuncio en un periódico: un relojero de Padborg, a diez kilómetros de la frontera Alemana, buscaba un aprendiz. Relojería, ¿por qué no? Después de todo, eso también era mecánico. “Me convertí en relojero por casualidad”. Al finalizar su aprendizaje, pasó seis meses en la Real Academia Danesa para obtener su diploma.

“Me convertí en relojero por casualidad.”

Svend Andersen: Casualidad y necesidad

Otro pequeño anuncio

En 1963 tenía 21 años y acababa de completar su servicio militar. Encontró un pequeño anuncio en el Journal Suisse d’Horlogerie: en la región de Haut-Valais de Suiza, se buscaba un relojero que hablara Alemán e Inglés. Su perfil coincidía. Y el salario era el doble de lo que podía esperar en Dinamarca. Él fue. Era una tienda de relojes en Brig, la primera parada después del paso de Simplon. En verano, los autocares de turistas Estadounidenses procedentes de Italia hacían paradas allí con regularidad. En invierno, fue cedido a una tienda en la estación de esquí de Saas Fee. Pero estaba prohibido esquiar por miedo a que se rompiera una pierna.

Una noche, en un bar, conoció a dos relojeros que trabajaban para Gübelin, un gran minorista de Lucerna. Por un golpe de suerte buscaban a alguien que también hablara Inglés. Fue contratado en el acto.

Gübelin también tenía una tienda en Ginebra y accedió a enviarlo allí. Estuvo cinco años en la firma, siempre en post-venta. Pero nunca abandonó la ciudad.

En Gübelin, trabajó en el departamento de post-venta. En los cajones había numerosos pequeños movimientos para damas esperando ser refrescados, resguardados y transformados. En Lucerna, conoció a la mujer que se convertiría en su esposa. Era intérprete trilingüe y quería ir a la Suiza francófona para perfeccionar su Francés. Un segundo golpe de suerte: Gübelin también tenía una tienda en Ginebra y accedió a enviarlo allí. Estuvo cinco años en la firma, siempre en posventa. Pero ya nunca abandonó la ciudad.

Svend Andersen: Casualidad y necesidad

Relojes en botellas

Al final de una Nochevieja de 1968 impulsada por el alcohol, mientras trataba de leer la hora a través de una botella vacía, tuvo la idea de que lo impulsaría a la fama. Una idea que hizo realidad en cinco meses y presentó en 1969 en la exposición Montres et Bijoux de Ginebra: el reloj en botella. El primero tenía un movimiento de ocho días de cuerda manual. Fue fijado y recargado a través del corcho. Todas las piezas mecánicas se insertaron a través del cuello y ensamblarlas requirió 17 herramientas especialmente fabricadas. “Y una gran destreza, por supuesto”, sonríe Svend.

En una semana, su espectacular logro había sido transmitido por todo el mundo por todas las agencias de prensa. Su reloj de botella lo convirtió en una celebridad. Su hazaña lo introdujo en el círculo de los coleccionistas, pero no todos estaban contentos, incluido el entonces jefe de Gübelin, que se sintió ofendido por la repentina notoriedad de su empleado.

El joven Svend Andersen con su primer reloj en botella en 1969
El joven Svend Andersen con su primer reloj en botella en 1969

Al final de una víspera de Año Nuevo de 1968 impulsada por el alcohol, mientras intentaba leer la hora a través de una botella vacía, tuvo la idea que lo impulsaría a la fama: el reloj en botella.

Pero Patek Philippe, que se había enterado de la historia, Henri Stern fue a saludarlo y le dio la bienvenida con todo respeto. Svend todavía no lo ha superado ni siquiera hoy en día. Inmediatamente fue asignado al taller de grandes complicaciones. Allí permaneció nueve años, trabajando en calendarios perpetuos, repetidores de minutos y cronógrafos.

Metió la mano a todo y, dice, resolvió numerosos problemas. También se le pidió que trabajara en la restauración de relojes antiguos para los que tenía un don especial, tratándolos con delicadeza, entendiendo que no debía tocar la pátina, trabajando con un pulidor con la misma sensibilidad que él.

Pero lo más importante es que conoció el modelo de hora mundial de Louis Cottier. Un día, su jefe, el famoso maestro relojero Max Berney, llegó con una caja de movimientos y esferas del taller de Louis Cottier, el inventor del mecanismo de la Hora Mundial. Le preguntó si podía hacer algo con ellos... Resultó en una docena de relojes.

El primer reloj Worldtime de Svend Andersen data de 1989. Su módulo adicional tiene un grosor de 0,9 mm, en comparación con la esfera de 1,2 mm de grosor de los modelos de Louis Cottier, la inspiración. Desde entonces, ha creado muchos más.
El primer reloj Worldtime de Svend Andersen data de 1989. Su módulo adicional tiene un grosor de 0,9 mm, en comparación con la esfera de 1,2 mm de grosor de los modelos de Louis Cottier, la inspiración. Desde entonces, ha creado muchos más.

Nuevos cajas para movimientos antiguos

A finales de 1972, mientras todavía trabajaba para Patek Philippe, un importante coleccionista de Lucerna le trajo en privado un magnífico movimiento de gran complicación de Louis Audemars, pidiéndole que recreara una caja de bolsillo en oro para albergarlo con dignidad. Svend Andersen, que en ese momento sabía poco sobre cajas, preguntó por todas partes, revisó los archivos con la ayuda de Fabienne-Xavière Sturm, entonces directora del Museo de Relojería y Esmalte de Ginebra.

Finalmente, buscó a uno de los últimos fabricantes de cajas capaces de producir una caja de oro para tal movimiento. El coleccionista mostró la pieza en una reunión privada en Munich. De repente, todos los sistemas funcionaban. Recibió una “avalancha de solicitudes”, aunque todavía era empleado de Patek Philippe. Dejó Patek en 1979, en buenos términos, fueron uno de sus primeros clientes, recuperó las máquinas del taller de un fabricante de cajas que estaba cerrando y se instaló por su cuenta con la caja Perret.

Restauró y volvió a revestir en movimientos de oro que se originaban principalmente en Alemania y Suiza, incluidos los de numerosas familias judías a las que se les había derretido apresuradamente las cajas de sus relojes de oro. Las solicitudes lo inundaron. Vio pasar ante él todos los estilos y períodos posibles y adquirió una gran cantidad de conocimientos. Y también trabajó para la naciente Antiquorum.

Svend Andersen: Casualidad y necesidad

Transmitiendo conocimiento

Osvaldo Patrizzi y Svend Andersen se complementaron. Andersen tenía una extensa biblioteca de libros de relojería, una mina de oro para Patrizzi. Uno de sus colaboradores, el gran experto Nathan Schmoulovitch, le presentó a un joven relojero que acababa de graduarse brillantemente en la Escuela de Relojería de Ginebra, que no deseaba entrar en una fábrica pero estaba decidido a convertirse en relojero independiente: un tal Franck Muller. .

Lo reclutó a tiempo parcial, dejándolo a cargo del taller durante el 50 por ciento restante del tiempo. Esta era una fórmula que Andersen iba a repetir varias veces con otros, haciendo así una contribución notable a la transmisión del conocimiento a una generación de nuevos relojeros.

Al mismo tiempo, Alan Banbery, que estaba a cargo de la colección Patek Philippe, planeaba con Martin Huber publicar el primer libro sobre los relojes de lujo Patek. Pero la mayoría de los movimientos de la colección estaban oxidados, las cajas rayadas... Banbery le pidió a Andersen que las restaurara. Este último confió uno a modo de juicio a Franck Muller. El juicio fue concluyente. Durante tres años, restauraron 60 piezas.

Mundus, el reloj de hora mundial más delgado del mundo
Mundus, el reloj de hora mundial más delgado del mundo

Con uno cuore

1984. La edad de oro de los coleccionistas Italianos, ávidos de relojes de pulsera con uno cuore - con corazón. Se apresuraron a Andersen con hermosos movimientos para los que querían que se hicieran cajas. Su socio, Perret, tiró la toalla. No quería hacer relojes de pulsera.

Entonces, para sus cajas, llamó a Jean-Pierre Hagmann, un mago de cajas de relojes, que acababa de montar su propio negocio. Andersen fue su primer cliente, y hoy, con 82 años, ¡se puede encontrar a Hagmann frente a nada menos que Rexhep Rexhepi!

Con Hagmann, Andersen perfeccionó el perno deslizante resistente al agua para los pequeños movimientos de repetición de minutos que insertó en los relojes de pulsera. Al mismo tiempo, comenzó a crear sus primeros relojes, firmados “Andersen Genève”. Estos eran elementos únicos, principalmente calendarios perpetuos retrógrados.

Y no fue hasta 1989 que emitió su primera pieza de colección, un modelo de hora mundial, 24 piezas por suscripción. Inspirado en Cottier, su mecanismo adicional tenía solo 0,9 mm de grosor, incluida la esfera, en comparación con 1,2 mm más la esfera en el caso del modelo Cottier. De los 24 relojes por suscripción propuestos, 18 se compraron de inmediato, lo que le dio amplios fondos para comprar el oro para las cajas.

Siguieron numerosos modelos que llamaron la atención, entre ellos el Christophorus Colombus de 1992 - 500 piezas producidas, una cifra notable; repetidores de un minuto y calendarios perpetuos retrógrados.

Svend Andersen: Casualidad y necesidad

Luego, en 1996, otro golpe de suerte: un Italiano - decididamente, Italia jugó un papel importante en el resurgimiento de la relojería mecánica - le mostró un reloj de bolsillo con autómatas eróticos y le preguntó si podía producir un modelo de reloj de pulsera. Bingo. Hasta la fecha se han realizado unas 170 piezas, con pintura en miniatura, grabado y entre nueve y once partes móviles, lo que es todo un logro.

En 1996, un coleccionista Italiano le preguntó a Svend Andersen si podía hacer un reloj de pulsera erótico con autómatas. Desde entonces, Svend Andersen ha fabricado más de 170 de ellos, con entre 9 y 11 partes móviles.
En 1996, un coleccionista Italiano le preguntó a Svend Andersen si podía hacer un reloj de pulsera erótico con autómatas. Desde entonces, Svend Andersen ha fabricado más de 170 de ellos, con entre 9 y 11 partes móviles.

Sin secretos

No solo un maestro relojero infinitamente inventivo, Svend Andersen también es un hombre que une a las personas y no guarda secretos. No contento con ser el hombre detrás de la AHCI (una academia creada en reacción y defensa contra los grupos que comenzaron a comprar o relanzar marcas históricas olvidadas), Svend Andersen fue también uno de los impulsores de la incorporación del arte de la relojería a la Lista de la UNESCO de Patrimonio Cultural Inmaterial.

Svend Andersen: Casualidad y necesidad

“Transmitir tu conocimiento obliga a la otra persona a pensar por sí misma”, le gusta decir al inconformista Andersen. Su forma de transmitir conocimientos es exactamente la opuesta a la de alguien como Philippe Dufour, por ejemplo, que tiene dificultades para aceptar que la gente no reproduzca exactamente su forma de hacer las cosas. A Svend le importa poco si los jóvenes relojeros a los que ayuda hacen las cosas de esta manera o de aquella. La belleza del resultado es todo lo que cuenta.

Su forma de transmitir conocimientos es exactamente la opuesta a la de alguien como Philippe Dufour. A Svend le importa poco si los jóvenes relojeros a los que ayuda hacen las cosas de esta manera o de aquella. La belleza del resultado es todo lo que cuenta.

En 2015, la quinta edición del reloj World Time - el «Tempus Terrae» - conmemoró el primer reloj de pulsera World Time con dos coronas desarrollado por Louis Cottier en la década de 1950.
En 2015, la quinta edición del reloj World Time - el «Tempus Terrae» - conmemoró el primer reloj de pulsera World Time con dos coronas desarrollado por Louis Cottier en la década de 1950.

Y la transmisión funciona en ambos sentidos. Se trata de dar y recibir. A cambio, Svend también se beneficia de las diferentes habilidades de sus jóvenes protegidos. La transmisión no es reproducción. Se transmite un conocimiento para ser superado, para hacer evolucionar la cultura relojera.

El modelo Worldtime 1884
El modelo Worldtime 1884

Ese, precisamente, era el mensaje que Pierre-Alexandre Aeschlimann pretendía transmitir cuando se hizo cargo de la marca en 2015, en perfecta sintonía con el maestro. Ya se han contratado dos jóvenes relojeros apasionados; todavía se están buscando otros dos. La historia de Andersen continuará y perdurará en el espíritu de la curiosidad universal, la capacidad de conocimiento, la destreza, la vivacidad y el compartir del hombre que la inspiró.

Jumping Hours 40 Aniversary en Platino. Una esfera excepcional en oro azul de 21 quilates con guilloché a mano con el motivo romboidal “losanges magiques” que refleja la luz de forma diferente según la dirección. Extremadamente difícil de lograr, requiere el uso de no menos de tres máquinas de torneado con motores diferentes. Movimiento automático Frédéric Piguet 11.50 de doble barrilete con módulo Jumping Hours desarrollado y fabricado en Andersen Genève. Edición limitada de 40 piezas.
Jumping Hours 40 Aniversary en Platino. Una esfera excepcional en oro azul de 21 quilates con guilloché a mano con el motivo romboidal “losanges magiques” que refleja la luz de forma diferente según la dirección. Extremadamente difícil de lograr, requiere el uso de no menos de tres máquinas de torneado con motores diferentes. Movimiento automático Frédéric Piguet 11.50 de doble barrilete con módulo Jumping Hours desarrollado y fabricado en Andersen Genève. Edición limitada de 40 piezas.